Encuentro final LPA Cultura de Paz 21 de enero de 2020

Son las 9:30 horas de la mañana y empieza un apasionante viaje a través de la ayuda a la mediación con un compromiso social y solidario en el  marco de una convivencia positiva. El acto comienza con la improvisación a través de la palabra, animando al alumnado asistente en este encuentro  de jóvenes receptivos a este tipo de juegos literarios. Con un grito de guerra, 5,4,3,2,1,Impro Canarias, chacho, mi niño,.. Azúcarrr…, dan  lugar a una improvisación con estilo contando con el aforo de participantes en el desarrollo de este evento por la mediación y la cultura de paz, en el que se ponen en práctica los diferentes estilos literarios y que ha puesto la nota cómica a este acto en el que no faltaron los voluntarios/as.
Ha sido Raúl Saavedra, coordinador de la Red de mediadores, quien introduce el objetivo de este acto por la mediación  con una gran entrada :1,2,3,Pun!
25 centros educativos se han embarcado en este proyecto por la convivencia positiva y la prevención del acoso escolar a través de REDECO,  sumando  230 horas de formación de la que nacen continuas remesas de mediadores que no desean que la violencia tenga cabida en sus vidas, naciendo así auténticas alianzas cívicas en las que el protagonista es el alumno/a mediador/a de los diferentes centros educativos.
Son los representantes de estos centros quienes, acto seguido, exponen sus experiencias en vídeos e imágenes alusivas a sus diferentes trabajos durante la formación.
Hemos tenido la suerte de tener en el escenario a Rita Ojeda, promotora de este proyecto desde el año 2000,al tiempo que han vivenciado el acto diferentes autoridades, entre ellas la Concejala de Juventud del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Clara Campo Amor.
Concluye el acto con actuación inesperada del cantante canario, Arístides Moreno, que intercala entre  sus temas el tema de la mediación junto a sus  particulares enseñanzas, levantando y animando a su joven público durante su intervención.
No cabe duda de que la labor docente ha estado presente en la preparación de las intervenciones del alumnado de los diferentes centros, que sorprende por su locuacidad y capacidad comunicativa, elevando el valor de la educación en Canarias. Nos despedimos con la frase de Arístides para concluir el acto, en la que recuerda que la felicidad no es una meta sino que ésta está en el día a día.