Actividad Deportiva en Las Rehoyas 2ESO

Actividad Deportiva en Las Rehoyas 2º ESO

IMÁGENES DE LA ACTIVIDAD

El día comenzó con Rosy pidiéndonos que nos portáramos bien y, con una sonrisa en la boca nos dijo que la salida era para que nos cansásemos y no paráramos de sudar. Cuando Belén llegó, nos explicó las actividades que íbamos a hacer en el complejo deportivo Las Rehoyas.

Tras juntarnos a las dos clases en el patio, nos subimos a las guaguas y partimos hacia Las Rehoyas. Una vez allí, entramos en las instalaciones y dejamos las mochilas en la sala de body combat. Nos separaron en tres grupos para realizar a la vez las tres actividades que nos habían preparado. Mi grupo fue el primero en hacer “La búsqueda del tesoro”: los dos instructores nos explicaron que debíamos seguir el orden que indicaba el mapa de nuestro equipo, buscar las preguntas y escribirlas en un folio junto a su respuesta. Escogieron a los capitanes y éstos a los integrantes de sus equipos. Cuando los equipos estuvieron formados nos entregaron un mapa, un folio y un boli a cada equipo. Dijeron que el juego acababa cuando tocaran el silbato y que tendríamos un minuto para llegar a la zona de partida (el parque infantil) o nuestras respuestas no valdrían. Dieron la salida y empezamos todos a correr. Mi equipo debía buscar su primera pista en la cancha de fútbol. Tras encontrar y responder 13 pistas, oímos el silbato. Como estábamos lejos del parque infantil, donde se encontraban los instructores, tuvimos que correr un montón para llegar a tiempo, exhaustos, pero a tiempo. Tras corregir las respuestas, mi equipo ganó.
Luego nos llevaron a la cancha de balonmano y una nueva instructora nos explicó cómo sería la clase de zumba. Puso la música, en la que no podían faltar cinco canciones de Pitbull, y empezó la clase. La verdad es que fue bastante divertida. Al acabar esta actividad, tocaba reponer fuerzas así que nos reunieron en las gradas a los tres grupos para comer y descansar un poco.
Finalmente, llegamos a la última actividad. Nos llevaron a la sala de body combat y el monitor que daba la clase nos empezó a hablar sobre cómo se iba a desarrollar. Primero nos enseñó los golpes, a los que luego fue sumando otros nuevos, y las patadas. Después nos dijo que escogiéramos a un compañero y le ordenáramos que golpes debía dar y luego al revés, para adquirir fluidez. Al cabo de un par de minutos, puso la música y empezó a decir los pasos. La actividad era agotadora y, además, en algunos momentos paraba y cuando pensabas que había acabado o era un descanso porque se acercaba al aparato de música como si lo fuera a apagar…pues no, ¡cambiaba la canción y volvía a dar puñetazos y patadas! A pesar de todo eso, el body combat fue una pasada y nos encantó a todos.
Al acabar nos cambiamos la ropa de deporte y, tras un par de fotos grupales, subimos a la guagua y volvimos al instituto.

Miguel Martín, 2º A

A continuación Daniela Suárez nos relata su experiencia,

La actividad realizada en el parque de Las Rehoyas me ha parecido muy divertida e interesante. Los monitores han sabido mantenernos enganchados hasta el final y enseñarnos a trabajar en equipo, a ejecutar cada movimiento, etc.
Cada uno de ellos han sido muy simpáticos y divertidos a la hora de realizar y explicarnos cada una de las actividades.

La salida en general me ha gustado mucho aunque dos actividades en particular en mi opinión fueron las mejores: el body combact y el baile moderno.
La actividad está increíble y divertida. Una forma muy entretenida de hacer deporte.

Iker del Burgos añade: “me lo pasé muy, muy bien, ya que fuimos a pasar una jornada en el parque de Las Rehoyas haciendo varias actividades físicas entre ellas el baile moderno, me encantó, a mi y creo que a toda mi clase ya que tuvimos que bailar canciones modernas que todos conocíamos y nos gustaban. ¡Nos divertimos muchísimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *