Reto n.º 5 de desintoxicación digital

Para muchos/as, el móvil se ha convertido en una extensión más de su cuerpo y necesitan estar pendientes de él en todo momento: 24 horas al día, siete días a la semana, doce meses al mes.  

Aunque parezca increíble, quedan lugares en el mundo sin cobertura y no pasa nada. Si te condiciona tus movimientos tener o no cobertura (y no nos referimos a poder comunicarte en situaciones de emergencia, sino a ver Instagram en el pico de una montaña), tienes un problema. Te animamos a superarlo poco a poco. 

La siguiente meta se titula: “Ojos que no ven el móvil, corazón que no siente las vibraciones” 

Hasta la próxima semana y recureda: ¡rétate!