Por nuestro huerto, por nuestra vida…

Los huertos del Zerpa han estado esperando pacientes, viendo día tras días cómo las hierbas y los insectos campaban a sus anchas, sin ser interrumpidos por ningún ser humano, salvo por la puntual mano de nuestro querido Mario, quien de tanto en tanto regaba, hacía alguna que otra limpieza, etc.


Así nos han esperado nuestros huertos, albergando más vida que nunca.

Tras un largo periodo, hemos vuelto a abrir las verjas. Hemos vuelto a cavar la tierra con ganas más renovadas…

más sabias si cabe después de lo que hemos vivido.

Más seguras que nunca de que el camino para ayudar a nuestro Planeta está en lo que cultivamos y comemos.