Archivo mensual: diciembre 2016

El Belén de la Encantadora, I.E.S. Poeta

En estos días el público que acuda a la Casa de la Cultura de Vallehermoso podrá disfrutar de un Belén elaborado por el alumnado del IES Poeta García Cabrera bajo la dirección de su profesor de Tecnología Abelardo Herrera Rodríguez, contextualizado en el incomparable paisaje de la Presa de la Encantadora. Este Belén es el resultado de un trimestre de trabajos que se han planteado desde una perspectiva interdisciplinar.

En este proceso de implicar a diferentes saberes uno de los principales capítulos lo constituye la acción realizada el pasado 24 de Noviembre, cuando el alumnado de primero y segundo de ESO visitó la Presa de la Encantadora en busca de inspiración para la elaboración del Belén. Mediante entrevistas a vecinas y vecinos conocieron un poco de la historia de la zona, así como las principales actividades económicas y culturales. También recolectaron especies de flora natural para crear un jardín autóctono en el Instituto.

En este enlace podrás ver con todo detalle el póster portal de la encantadora

La compañía de Monse Pérez (Vallehermoso Agroecológico) y Jacinto Leralta (Parque Nacional de Garajonay) fue de gran ayuda, pues sacaron a la luz muchos detalles que suelen pasar desapercibidos. Por todo ello, gracias de corazón.

Tradición oral y cuentos en el Poeta

Entre los meses de noviembre y diciembre se han realizado en el IES Poeta García Cabrera diferentes trabajos literarios que han tocado distintos géneros y temáticas.

De gran interés para la formación cultural del alumnado fueron las actividades realizadas en torno al Día de Todos los Santos con su contrapunto festivo Halloween. Destacaremos la reflexión que sobre esta Víspera realizó nuestra alumna Paula Rodríguez Jara, de 1º ESO, preguntándose por lo qué se hacía antiguamente por la fecha de Todos los Santos, documentándose en la tradición oral familiar:

Mi abuelo me cuenta que su madre de la cera de la miel de abeja, la derretía, le ponía un hilo y hacía una velita. De esas velas repartía a sus vecinos y a sus más allegados.

Esas velas las usaban para encenderlas el día de los difuntos, se encendía una vela por cada querido familiar muerto.

En la religión católica se usa esta tradición, que se cuenta que sirve para ayudar y dar luz a los difuntos para subir al cielo. También me cuenta mi abuelo que se reunían en familia y contaban anécdotas y recuerdos de sus seres queridos muertos. Además rezaban por sus almas.

En esas reuniones se asaban y comían castañas, ya que era la época de éstas.

También en esas fechas se acudía a los cementerios y se ponían flores a los seres queridos que se recolectaban en los jardines de las casas.”

Por otra parte, en diciembre, en los días previos a la Navidad, el alumnado de 1º y 3º ESO acudió a las aulas de Primaria e Infantil del CEIP Ángel Moreno Urbano para realizar una lectura de cuentos navideños inspirados en su municipio.

Uno de los relatos fue escrito por el alumno de 1º ESO Iker González Armas y trata sobre la “La Navidad en Valleumbroso”:

Había una vez un lugar llamado Valleumbroso, era un pueblito en el norte de una pequeña isla de un hermoso archipiélago, su nombre se debía a que siempre estaba oscuro y su gente era muy pobre y siempre estaban triste. Allí vivían, sin que la gente lo supieran, unas criaturas maravillosas, eran unos duendes y nunca habían vivido la navidad. Todos estaban muy tristes hasta que un día algo extraordinario ocurrió.

Un frío día de invierno, tres de ellos se dirigieron a un viejo bosque donde nadie se atrevía a entrar desde hace muchos años. Era el bosque al que todos conocían como Arerú. Los lugareños contaban una leyenda muy antigua que decía “El que logre pasar por el bosque, encontrará una cosa muy valiosa”. Los duendes se dirigían allí con mucho miedo, nadie había entrado nunca en aquel lugar boscoso y sombrío. Mientras caminaban, oían ruidos; parecían voces de personas y risas, pero no pudieron ver nadie alrededor, aunque según caminaban, se empezaron a sentir contentos y alegres de manera inexplicable. El miedo les invadía poco a poco según se adentraban en Arerú. Según caminaban, se quedaban más impresionados, los árboles les saludaban, las cabras les seguían, los cabritos les acariciaban. ¡Los animales hablaban! Llegaron a un sitio donde había muchos regalos. Todo era ilusión y felicidad, un pequeño hombre con barba blanca estaba ahí, vestido con un atuendo rojo y un gran gorro en su cabeza.

-¡Hola, somos los duendes que se adentraron en este bosque para encontrar el tesoro que hay al final de camino! ¿Quién eres?

-¡Soy Papá Noel! os llevo esperando mucho tiempo, y ahora que al fin habéis llegado hasta aquí, os daré algo muy especial.

En ese momento, Papá Noel les entregó el regalo más valioso que tenía, tres pequeñas campanillas mágicas.

-Ya podéis volver a vuestro pueblo, en cuanto lleguen allí, toquen cada uno de vosotros la campanilla que les he regalado.

Los duendes agradecieron a Papá Noel el regalo, pero no salieron muy contentos con lo que les dio, a su vez que no entendían para qué servían.

Al volver al pueblo no se pudieron ni imaginar lo que iba a suceder. Al tocar la primera campanilla, los árboles de Valleumbroso se encendieron con unas hermosas luces y todo quedó completamente iluminado. Al tocar la segunda, las calles se inundaron de alegría y felicidad, y cuando finalmente, al tocar la tercera, en cada casa de ese humilde pueblo aparecieron una gran multitud de regalos. Nuestros queridos amigos no se lo pudieron creer, fue el inicio de la Navidad en lo que ahora se conoce como Vallehermoso. Todos recibieron la magia y la felicidad que siempre estuvieron soñando, y al alzar su mirada al cielo, pudieron ver un pequeño trineo volador, saliendo del bosque de Arerú, que dejaba una preciosa estela dorada en el firmamento.

Desde entonces, la Navidad existe para los habitantes de este hermoso municipio, de una pequeña isla, de un gran archipiélago.”

Número premiado del sorteo navideño

El número premiado del sorteo navideño del IES Poeta García Cabrera, a beneficio del viaje de fin de curso del alumnado 4º ESO es: 3435.

El plazo de recogida del premio, que tendrá lugar en el propio centro, termina el día 12 de enero de 2017.

Redacción del Poeta