La “Mariposa Monarca” llega al IES San Andrés

     Hoy, día 19 de marzo, han llegado a nuestro centro varias orugas de “Mariposa Monarca” como protagonistas de un nuevo proyecto que el IES San Andrés va a poner en marcha. 

     Nuestro proyecto está basado en el que ha iniciado Sonia Givray en Tenerife:  “Salvemos a las Mariposas Monarcas,” con el objetivo de proteger esta especie amenazada y transmitir su magia a todos aquellos que quieran contagiarse. Pero, ¿qué sabemos de este insecto?

     La mariposa monarca (Danaus plexippus) es probablemente la más conocida de todas las mariposas de América del Norte. Famosa por sus largos movimientos migratorios, es capaz de volar miles de kilómetros.

     En el siglo XIX se encontraron los primeros ejemplares de la mariposa monarca en Australia y Nueva Zelanda. En Europa existen colonias de monarcas en las Islas Canarias, Azores, Madeira y en la Europa Occidental.

     Las mariposas monarcas se alimentan de Asclepias, la planta “huésped” escogida por la monarca para depositar sus huevos. Se trata de un pequeño arbusto de hojas perennes con grupos de flores naranjas y amarillas.
     Florece durante todo el año, vive a pleno sol y en climas templados. Necesita un suelo fresco y bien drenado. De fácil reproducción tolera ser cultivada en macetas, aunque la Asclepias agradece ser plantada directamente en el jardín.
     Como todas las mariposas, su ciclo vital se compone de cuatro fases (o metamorfosis):
– huevo
– larva (oruga)
– pupa (capullo o crisálida)
– adulto (mariposa)
     La mariposa hembra, coloca los huevos durante la época de migración y pueden tener hasta unas 300 crías aproximadamente. Viven 4 días como huevos, 2 semanas como orugas, 10 días como crisálidas y de 2 a 6 semanas como mariposas.
     La oruga y la mariposa adulta son venenosas. Por eso tienen esos colores tan llamativos, naranjas intensos, negros y blancos. Es una forma de avisar a sus posibles depredadores.