Tribus urbanas

       Una tribu urbana es un grupo de gente que se comporta de acuerdo a las ideologías de una subcultura, que se origina y se desarrolla en el ambiente de una urbe o ciudad.

     Las tribus urbanas se caracterizan por mantener una estética similar entre varios individuos de la misma tendencia. Suelen ir acompañadas de convicciones sociopoliticas o creencias religiosas o de carácter místico, dependiendo del movimiento o tribu urbana perteneciente.

     Esta es la exposición que los alumnos de 3º ESO A del IES San Andrés realizaron en la entrada del centro:

Piratas

 Los alumnos de ATU de 3º ESO han realizado un trabajo de investigación sobre los piratas. Estos trabajos han sido expuestos en la entrada del centro.

     La piratería alcanza su auge con el descubrimiento y explotación de América y también debido a los conflictos entre las grandes potencias del momento: Francia, Inglaterra y España. Éstas apoyaban a los piratas, siempre que las víctimas fueran sus enemigos, de ahí que a veces se puede confundir las diferencias entre piratas y corsarios.

     Las islas Canarias junto con Azores se convirtieron en puntos estratégicos en las rutas marítimas de Europa, América y Asia. Los tesoros y especies descubiertos en el nuevo mundo resultaban botines irresistibles para los piratas. Como los navíos que transportaban estos tesoros americanos recalaban en las Islas Canarias o en las Islas Azores en su trayecto a Europa, la piratería no tardó en aparecer en los mares cercanos a las islas. También esta situación estratégica hizo que los barcos que iban a América pasaran por las islas a aprovisionarse de agua y alimentos, y de camino atacasen alguna población costera.

     Las Islas Canarias fueron atacadas por piratas y corsarios de todas las nacionalidades, pero principalmente fueron ingleses (John Poole, Sir Francis Drake, William Harper, Sir Walter Raleigh, John Jennings, Woodes Rogers, Charles Windon, John Hawkins, Robert Blake…….), franceses (Jean Fleury, François Leclerc, Durand de Villegaingnong, Jean Capdeville, Jaques de Sores….) y de los Países Bajos (Pieter van de Does).

     Los piratas no siempre venían en son de rapiña sino que muchas veces lo hacían con el fin de practicar el contrabando con los isleños. De hecho ciertos magnates canarios debieron su fortuna a este comercio clandestino con los piratas. Por ejemplo, el pirata inglés John Hawkins, conocido en las islas como Aquines, mantuvo relaciones comerciales durante muchos años con Pedro Ponte, un mercader y gran propietario tinerfeño.

     Las islas también tuvieron piratas y corsarios propios. El más conocido fue Ángel García, nacido en 1800 y conocido con el nombre de Cabeza de perro, pues su cabeza era deforme. Fue comerciante, negrero y cuando atacaba a un navío mataba sin piedad a todo el que iba abordo. Y hay otro personaje que, por sus posibles lazos con la alta sociedad tinerfeña de la época, ha desatado más de una polémica. Su nombre es Amaro Rodríguez Felipe, nacido en 1695 y más conocido como Amaro Pargo. Pertenecía a la clase noble y era más bien un corsario, lo que daba carácter “oficial” a los ataques que llevara a cabo contra barcos enemigos. Las huellas de su paso se encuentran por todas partes: en el convento de las Catalinas, en la ermita de Nuestra señora de El Rosario y sobre todo su propia tumba en la iglesia de Santo Domingo de La Laguna. Sobre la lápida se aprecia una calavera y dos tibias cruzadas…. símbolo de los piratas.