Proyecto de Convivencia Positiva

El tratamiento y la regulación de la convivencia en los centros educativos requiere de nuevos planteamientos. La Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa (DGOIPE), ha venido desarrollando durante cuatro cursos escolares el plan para promover la “Implementación del Modelo de Convivencia Positiva en los centros educativos”. Con esta acción se ha pretendido impulsar la transformación de los planes de convivencia basados en modelos disciplinarios y de carácter sancionador, en modelos alternativos que partan de las premisas de la convivencia y la disciplina positiva. Todo ello con el objetivo de educar en y para un modelo de convivencia basado en el respeto y la solidaridad, así como para la consolidación de una cultura de paz que vele por la gestión pacifica de los conflictos mediante procedimientos basados en el dialogo, con la finalidad ultima de erradicar todo tipo de violencia en el ámbito escolar. El modelo tradicional de gestión de la convivencia ha ido evolucionando, de manera que se ha pasado de un modelo disciplinario a un modelo relacional para, posteriormente, pasar a un modelo integrado y, finalmente, desembocar en el que ha dado en denominarse modelo de convivencia positiva. El modelo de convivencia positiva se caracteriza por entender el conflicto como una oportunidad de aprendizaje y de adquisición y desarrollo de las competencias, desde una filosofía que contempla la gestión proactiva de la convivencia, lo que significa que anticipa y previene problemas y, si no se han podido prevenir, se actúa precozmente, buscando alternativas y perseverando en los intentos de encontrar soluciones apropiadas. Se parte de la participación, de la implicación activa y de la corresponsabilidad de todos los componentes de la comunidad educativa. Se fundamenta en el poder de la palabra, del entendimiento, del acuerdo y de la mediación como elementos claves de un planteamiento restaurativo y reparador. Las estrategias que se proponen (alumnado ayudante, hermana o hermano mayor, equipos de mediación, dinamización de recreos, tutorías afectivas, rincones de paz, etc.) inciden directamente en la mejora de las competencias, favoreciendo el éxito educativo, el rendimiento académico y la prevención del absentismo; y actuando como factor de protección ante el abandono escolar.

Acceso al blog: Área de Convivencia Positiva