Orientaciones a la familia para colaborar en el estudio de sus hijos/as

DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN. CURSO 15-16 I.E.S. SAN NICOLÁS

INFORMACIÓN PARA LAS FAMILIAS

La Adolescencia es una edad difícil, no sólo por los cambios físicos y emocionales que se vivencia, sino porque aumenta considerablemente el rigor académico. La familia juega un rol fundamental al ayudar a sus hijo/a/as a vencer los nuevos desafíos de la etapa y tener éxito en la escuela. A continuación tienes algunas sugerencias para ayudarles desde casa:

Preparar los espacios
Todo adolescente necesita tener un lugar donde estudiar y realizar sus deberes, lo que le permitirá concentrase y aprender adecuadamente. Asegúrese de que su hijo/a/ tenga su propio espacio con un escritorio cómodo e iluminado, papeles, lápices, calculadora y otros accesorios necesarios. Debería de estar alejado de posibles distracciones, como la televisión, el teléfono y los juegos de vídeo.
Es posible que se necesite un ordenador para avanzar en las tareas. Sin embargo, es conveniente que sea sólo las actividades escolares y que se encuentre también en los espacios comunes, no en los cuartos. Con ello evitaría que sea utilizada para diversión y no con fines de estudio.
Averigüe que páginas de Internet recomiendan los profesores y profesoras de su hijo/a y agréguelas a la carpeta de favoritos para que pueda acceder a ellas fácilmente. Enséñele a consultar fuentes fiables y a confirmar la información pro0cedente de aquellas que parezcan cuestionables.

Consejos para facilitar la labor escolar
Prepare un plan: Siéntese regularmente con su hijo/a para revisar las exigencias de las distintas asignaturas y asegúrese de que están equilibradas. Si su hijo/a tiene un volumen especialmente elevado de deberes, tal vez le interese modificar su horario para que pueda disponer de más tiempo de estudio durante la jornada o bien limitar sus actividades extra-académicas. El profesorado y orientadores/as escolares pueden tener una perspectiva más acertada sobre qué asignaturas exigen más o menos trabajo.
Establecer rutinas: transmita a sus hijo/a el mensaje de que los trabajos escolares son una prioridad principal y establezca una serie de reglas básicas, como fijar un lugar y un tiempo cada día para hacer los deberes. Y deje claro que no habrá televisión, llamadas de teléfono, juegos, etc, hasta que acabe los deberes y usted se los revise.
Inculque habilidades organizativas: Como cualquier otra cosa en la vida, nadie nace organizado.
Así que hay que aprenderlo y practicarlo con el tiempo. Facilitarle un almanaque a tu hijo/a que lo ayude a mantenerse organizado/a.
Aplicar la escuela a la vida real: Hable a su hijo/a sobre como aprenden los adolescentes se puede aplicar fuera de clase: por ejemplo, lo importante que es cumplir los plazos de entrega (algo que también le ocurrirá en el trabajo cuando sea mayor) o cómo los temas que tratan en la clase de historia se reaccionan con los que ocurre en las noticias actuales.

Problemas con los deberes
Especialmente en los cursos superiores, los deberes aumentan de volumen y de nivel de exigencia y es posible que planteen retos importantes a su hijo/a. Las siguientes estrategias pueden ayudarles a los dos:
Esté disponible. No necesita estar encima de su hijo/a a la hora de los deberes, pero esté cerca de él por si lo necesita.
Esté en contacto con la escuela. Mantenga el contacto con el orientador/a y profesorado
de su hijo/a a lo largo de todo el curso escolar, para que le informen sus progresos, especialmente si tiene dificultades. Le informarán sobre cómo le va en la escuela y sobre formas de ayudarle a rendir más en los estudios. pueden ofrecerle una visión general sobre las exigencias del curso, y orientarle sobre cualquier tema, también puede solicitar que le mantengan informado sobre exámenes, pruebas y proyectos.
No se olvide de las técnicas de estudio. Ayude a su hijo/a a desarrollar unos buenos hábitos de estudio, tanto en lo referente a las clases como los deberes. Nadie nace sabiendo estudiar y a menudo las técnicas de estudio no se trabajan lo suficiente en las clases. Cuando ayude a su hijo a prepararse para un examen, por ejemplo, sugerirle estrategias como utilizar tarjetas nemotécnicas técnicas para memorizar datos, tomar apuntes, hacer resúmenes y subrayar lo más importante mientras lee.
Anime a su hijo/a a pedir ayuda:Anime a su hijo/a a pedir ayuda cuando lo necesite, elogie su esfuerzo. Solicite al orientador/a escolar o al profesorado información sobre recursos pedagógicos, en caso de que la necesite.
O espere a recibir el boletín de las notas para enterarse de que su hijo/a tiene problemas académicos. Cuánto antes intervenga, antes podrá ayudarle a retomar el buen camino.
Asegúrese de que su hijo7a sabe que usted está disponible en caso de que surja algún problema, pero que es importante que trabaje de forma independiente. Fomente el esfuerzo y la determinación, no solo las buenas notas. Hacer esto es decisivo para motivar a los y las jóvenes a rendir en los estudios y a tener éxito en la vida.
Con un poco de apoyo precedente de la familia, los deberes pueden ser una experiencia positiva para el adolescente y favorecer habilidades que duran toda vida y que necesitará para tener éxito en los estudios y en muchas otras facetas de la vida