Archivo del Autor: flopflo

!Estamos de enhorabuena¡ Nuestra querida alumna Raquel Clemente Díaz ha ganado el primer premio del VIII Concurso Literario de Microrrelatos Rafael Arozarena 2019. Felicidades de parte de todo el profesorado del IES San Nicolás. Además del galardonado texto les adjuntamos algunas fotos del acto de entrega del premio en La Orotava.

Buenos días:
!Estamos de enhorabuena¡ Nuestra querida alumna Raquel Clemente Díaz ha ganado el primer premio del VIII Concurso Literario de Microrrelatos Rafael Arozarena 2019. Felicidades de parte de todo el profesorado del IES San Nicolás. Además del galardonado texto les adjuntamos algunas fotos del acto de entrega del premio en La Orotava.
UNA PALABRA
Raquel Clemente Díaz
Hoy he visto a un hombre al que creía muerto hacía tiempo. Pensé que estaba loca. Majareta. Para mí él seguía muerto, una visión, un pequeño tropiezo. Seguí caminando. Lo miré. Una pequeña vuelta. Una pequeña mirada. Nada lo suficientemente grande como para desviar la atención de alguien. Él lo hizo. Sus ojos dieron con los míos. Me reconoció. Sé que volvió por mí. Siempre le quedó aquello pendiente. Seguí caminando. Me sigue. Aún entre toda la gente sé que me sigue… Sin salida. Deja que acabe todo ya, me dije. Mi ego se enciende. No puedo. Continúo. Más cerca. Modero mis pasos. Él también. No se rinde… Detente ya, no sirve de nada. Obedezco. Mi orgullo estalla. ¡No puedo! Sigo caminando. Él no, pero lo que hizo antes de desaparecer sigue vivo. Lo que NO hizo. Nunca me dijo… ¡Ah! ¡¿Qué importa?! El pasado ya no se puede arreglar… ¡Para! Los sentimientos reprimidos queman. Funden. Abrasan. Dolor. Ganas de llorar… ¡No puedo seguir reprimiendo todo esto! Me detengo. Ahí está. Me mira a los ojos. Sabe que aún lo sigo esperando. Él siente al ego, al orgullo y a la ira quemándome por dentro. Suspira. Un pequeño paso. Inevitable. Inesperado… Me abraza. Todos los sentimientos se evaporan al instante, como un vaso de agua apagando mis llamas. Me acuerdo de aquello. Estoy a punto de volver a arder. Entonces la oigo. La palabra que le hizo morir y que le ha hecho volver a la vida… <<Perdón>>.