Mission Océan

Laura y Henri, de Mission Océan, en su vuelta al mundo a bordo de un catamarán, han recalado en nuestro instituto a través de la Asociación de Profesores de Francés. Mission Océan es una organización sin ánimo de lucro, formada por esta joven y dinámica pareja, con el objetivo de compartir su respeto y amor por el mar, ya sea a través de proyectos educativos, científicos o simplemente a través de blogs y publicaciones. Apasionados por la lucha contra la contaminación marítima, están plenamente comprometidos en la concienciación y apoyo a esta causa.

Nuestro alumnado se ha quedado bastante sorprendido y conmovido por el impacto del plástico en el océano: bastoncillos de oídos, cañas para los refrescos, botellas de agua, vasos, cucharillas, minúsculas partículas exfoliantes, etc, que solo usamos en un momento de nuestra vida, permanecerán en la naturaleza durante muchísimos años: de 1 a 20 para los envases plásticos finos, hasta 450 años para las botellas plásticas y más aún para otros materiales. Se estima que la mala gestión de los residuos domésticos o municipales es la responsable de que se viertan en los océanos entre 50 y 130 millones de toneladas de plástico anuales a partir de 2025. Hay siete zonas de acumulación de plásticos que se sitúan respectivamente en el Pacífico Norte, Pacífico Sur, Atlántico Norte, Atlántico Sur y Océano Índico. Se les denomina el Séptimo Continente debido a su extensión: la zona más extensa está situada en el Pacífico Norte y su tamaño aproximado es de seis veces la superficie de Francia: 3,4 millones de kilómetros cuadrados. Tanta en la basura que se vierte en el mar que en el año 2050 habrá una mayor cantidad de plásticos que de peces. Estas son las consecuencias del uso descontrolado del plástico y de su vertido, además de los peces atrapados, la contaminación química que producen los residuos, las especies invasivas que se transportan por medio de los residuos, su efecto en la cadena alimenticia etc.
Seguramente no estamos preparados para cambiar nuestro hábitos de repente, pero nuestros pequeños gestos ecológicos unidos a los de los demás contribuirán a la limpieza y belleza de nuestros litorales.

El futuro pertenece a los que creen en sus sueños…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *