Reflexiones sobre el concepto filosófico del tiempo (II)

Te mostramos más reflexiones de nuestro alumnado de 1.º de Bachillerato

  • De acuerdo con Kant, considero que el tiempo es una característica que impone el ser humano. Más bien, la percepción del tiempo y de sus unidades pues, podemos comprobar que a partir de que tomamos conciencia nuestro cerebro recrea una sucesión de acontecimientos que nos van pasando y, en muchos casos, sabemos lo que nos ha ocurrido antes o después. Tanto el antes como el después, y el pasado y el futuro son creaciones que el ser humano ha ido adoptando y normalizando en la sociedad. Solemos dividir el tiempo en meses, días, horas, segundos, minutos y otras unidades, pero ¿por qué no podríamos establecer otras? Un ejemplo de ello es que, lo que consideramos ahora un día no tendría por qué estar compuesto por 24 unidades (que en este caso denominamos horas), me explico, este tiempo podría transcurrir perfectamente en seis unidades, o incluso en cuatro. La diferencia es que el tiempo que transcurre para el cambio de una unidad a otra sería mayor. Sin embargo, si esta medida se implantara, normalizaríamos esta costumbre y lo que consideramos ahora un día dejaría de serlo, y así con el resto de unidades impuestas. Respondiendo a las cuestiones, y de acuerdo con lo anterior, creo que el pasado también es una creación nuestra, un conjunto de recuerdos e ideas que obtenemos de lo que hemos vivido. Pero quizás algún día podríamos comprobar que el pasado depende de diversos factores. En caso de que algún día se lograra realizar un viaje en el tiempo, que se cree posible debido a los agujeros de gusano cuyos estudios revelan que estos viajes en el tiempo podrían llegar a ser viables, se rompería el concepto de pasado y futuro. Pues la persona que viaje se encontraría en el supuesto pasado y a su vez, en su futuro a la vez. Por lo tanto, no creo que exista ni el pasado ni el futuro, sino una construcción mental de ambos conceptos. Además, con los viajes al espacio se ha comprobado que, por supuesto, el tiempo existe y avanzamos en él sin darnos cuenta, pero este tiempo no es igual en todo el universo. El tiempo en el espacio transcurre de manera diferente, por lo tanto, dos personas que se sitúan dentro y fuera de la Tierra pueden envejecer a distinta vez, incluso habiendo nacido el mismo día. Esto demuestra una vez más que el tiempo tal y como lo conocemos transcurre en lugares determinados y con circunstancias determinadas. Finalmente, creo que la palabra tiempo no logra abarcar todo lo que incumbe nuestra vida y las posibilidades que tenemos. Las unidades establecidas para ello, por tanto, tampoco logran dejarnos claro una idea de la realidad en todas sus posibilidades. Considero que todos los conceptos se nos escapan de lo conocido y que tal vez algún día podamos comprender un poco más el verdadero «paso del tiempo».

NIRA AMADOR DÍAZ.

  • La interpretación del tiempo ha variado a lo largo de la Historia y aún no existe una teoría o pensamiento único. Diversos pensadores, desde los antiguos filósofos griegos pasando por la cosmología contemporánea cuántica y otras teorías, han dicho que el tiempo no es
    más que una ilusión. Para ellos, la percepción del paso del tiempo desde un momento presente a otro momento presente es producto de nuestra psicología, de modo que cualquier cosa real o verdadera lo es de manera eterna y atemporal. Julian Barbour, por ejemplo, propone un modelo de física alternativa en la que el tiempo no existe más que como una ilusión en nuestras mentes o Aristóteles pensaba que el tiempo no tiene existencia real, ya que el pasado ya no existe y el futuro no existe todavía. Además, según Einstein el tiempo es relativo, ya que depende de la velocidad a la que se mueve en el espacio un observador, por lo cual se considera que es parte de un compuesto llamado tiempo-espacio. Aquí Einstein ya había formulado algo que actualmente comparten muchos filósofos y científicos que afirman que es la mente la que crea el tiempo. El tiempo no existe independientemente de la percepción. Por otro lado, aparentemente el tiempo progresa linealmente del pasado hacia el futuro, lo que convencionalmente parece algo innegable, sin embargo, desde la perspectiva de la física, estos tres tiempos son en realidad lo mismo. A mi modo de ver el tiempo surge solamente en relación al acto de observación. El tiempo es relativo y caprichoso porque hay veces que se detiene cuando queremos que pase rápido y otras se acelera cuando queremos pararle. El tiempo es relativo o lo que es lo mismo, no es absoluto. Es así, por muy raro que nos resulte pensar que el tiempo pueda pasar más despacio en un lugar que en otro, para unos objetos que para otros, para una persona que para otra.

KYRA LUGO. 

  • El tiempo es relativo. Pero mi constatación no tiene nada que ver ni con la energía ni con la masa o la velocidad de la luz ni nada similar a lo que cualquier científico pudiera haber postulado. Más bien tiene que ver con el lento transcurso de las horas mientras esperamos a que ocurra algo que deseamos. Si nos paramos a pensar sobre el paso de las horas, las semanas, los meses, en cortos periodos de tiempo, este depende de nuestra percepción. Cuando ansiamos algo que queremos que pase, el tiempo parece ralentizarse, al igual que en esos momentos en que estamos aburridos o nos encontramos mal, por el contrario, siempre que nos divertimos y pasamos buenos momentos nos parece que el tiempo pasa como una estrella fugaz, solo poseemos una milésima de segundo para disfrutar de la vida y pedir nuestros deseos. Cuando somos pequeños solo nos percatamos del paso de los minutos y las horas, de lo poco que ha durado la tarde para jugar con nuestros primos o con nuestros amigos, pero a medida que nos hacemos mayores nos percatamos de lo rápido que pasa la vida, hace nada estaba sentada en un banco, junto a mi padre, esperando a que el me matriculara en preescolar, y ahora estoy a punto de entrar en la universidad. Miro fotos de mis padres cuando eran niños y parece mentira que hayan pasado tantos años, que esas dos criaturas ya sean padres de una chica de diecisiete años. El tiempo es el nombre que le ha dado el ser humano a los cambios que van sucediendo uno tras otro en el universo desde la aparición del mismo. Las personas nos identificamos con el mismo DNI durante toda nuestra vida, pero cambiamos física y psíquicamente, ahora somos jóvenes y tenemos energía, pero después somos mayores, se nos arruga la piel y sabemos que hemos cambiado, es decir, que el tiempo ha pasado. Así nos damos cuenta de que no existe un para siempre, de que la existencia no es eterna, pero si aprovechamos cada segundo de nuestra vida nos parecerá que hemos vivido una eternidad, en cambio sí nos quedamos quietos esperando a que nos ocurra algo, el tiempo será fugaz. El tiempo es relativo, todo depende de la manera en que enfoquemos nuestras vidas, y aunque para
    nosotros se acabe, habrá otros que gozarán de él. Mientras el universo perdure el tiempo seguirá existiendo y dependerá de la percepción de cada ser.

NATALIA HERNÁNDEZ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *