Reflexiones sobre el concepto filosófico del tiempo (y III)

Terminamos esta serie que reflexiona sobre el concepto Tiempo con dos disertaciones de alumnos de 1.º de Bachillerato:

  • El tiempo. ¿Qué es el tiempo? ¿Para qué sirve? El tiempo no es más que el cambio de las cosas, muchos alegan a él para explicar el universo. Si lo miramos desde una perspectiva más ordinaria se podría decir que el tiempo es una magnitud que sirve para medir el transcurso de eventos. Asimismo el tiempo es lo más valioso después de la vida, ya que al acabarse la vida se termina nuestro tiempo, por lo menos dentro de lo que conocemos.
    En esta breve introducción he separado el tiempo en dos tipos, uno que se sitúa en un espacio más generalizado y otro centrado en cada uno de los seres humanos como individuos.
    En el primer de los casos, el tiempo es un componente más, al igual que las cuatro fuerzas que formaron el universo que hoy en día conocemos. Aquí el tiempo actúa camuflado como el cambio de las cosas. Desde el principio de los principios este factor, ha sido el principal para que todo se desarrolle y evolucione, todo en este universo está formado por tiempo. Constantemente recreamos viajes tanto al pasado, ¿hace cuánto que todo comenzó?, como al futuro ¿cuándo acabará?, y es que aunque nos cueste admitirlo el tiempo se agota y habrá un momento en el que todo lo que conocemos termine y quizás comience algo nuevo o quizás no. Sin embargo esta idea es extremadamente difícil de asimilar, puesto que no somos capaces de imaginar “la nada», donde ni siquiera el tiempo tiene influencia.
    En la segunda opción planteada vemos un tiempo al que le damos mucho valor, del que tratamos de sacar el máximo provecho. Muchas frases célebres escriben sobre ello, por ejemplo, “La gente vulgar solo piensa en pasar el tiempo, el que tiene talento… en aprovecharlo», esta idea pertenece a Arthur Schopenhauer. Es totalmente cierta, ¿qué sería de nosotros si no aprovecháramos ese valioso tiempo? Nos arrepentiríamos cuando ya fuera tarde de no haber utilizado correctamente o de otro modo la oportunidad que se nos presentó, ¿y por qué ese arrepentimiento? Porque como anteriormente nombré el tiempo es limitado, por lo menos el nuestro lo es. Y es por eso, que es tan valioso, tanto, que somos capaces de cambiar nuestros poderosos billetes por conseguir unos días más de vida que nos aporte un poco más de tiempo. Como débil e ignorante y humana que soy, yo también daría todo por un poco más de el preciado tiempo. Creo que no hay mejor modo de terminar esta reflexión sino diciendo “Carpe Diem».
    Lucía González Hernández 1.°Bachillerato

  • Pitágoras, cuando era preguntado sobre qué era el tiempo, respondía que era el alma de este mundo”, Plutarco

Tal y como lo entendemos hoy en día, el tiempo es una magnitud (t), la cual puede ser medida de forma precisa (segundos, minutos, horas, etc.) mediante relojes atómicos. Además, se entiende a esta magnitud como una dimensión más entrelazada con las otras tres dimensiones espaciales que ya conocemos (x, y, z), las cuales pueden ser entendidas como tres vectores. El tema se pone interesante cuando nos damos cuenta que, ya que el espacio está representado con tres vectores (dado que son tres dimensiones), el tiempo únicamente se encuentra representado por un vector, el cual tiene su dirección y sentido, y quizás no es una locura pensar qué ocurriría si en lugar de un único vector, hubiese dos vectores representando el tiempo, o tres, o los que sea, tal y como ocurre con el espacio.
Lamentablemente, yo no puedo dar nada parecido a una respuesta a la pregunta formulada ya que mi conocimiento acerca del tema es muy reducido. Simplemente quería mostrar la cara más mecanicista y científica que pude encontrarle al tiempo.

Si nos vamos al terreno más misticista o esencialista podemos enfocar el tema de mil formas diferentes y pueden darse cientos de interpretaciones a los cientos de preguntas posibles. Zenón de Elea aportó una famosa paradoja con el tiempo de protagonista que decía así: si la unidad mínima de tiempo es un instante (y estos no duran nada) y el tiempo está compuesto de ellos, el tiempo no duraría nada, es decir, el tiempo no existe. Esto obviamente surge al discretizar el tiempo y no entenderlo como un continuo (que es la versión más comúnmente aceptada). Pero todavía existen más enfoques que pueden dársele al tiempo, incluso algunos de ellos con toques románticos: “¿Qué puedo contar yo acerca del tiempo?, si hasta al abrir este documento de texto para empezar a redactar mi reflexión me
tomó más de dos horas tan siquiera escribir la primera palabra. Vemos el tiempo pasar por delante nuestra y se nos escapa, no hay nada que podamos hacer para evitarlo.” La gente normal suele a enfocar al tiempo como un ente que todo lo puede. El tiempo te da experiencias, enseñanzas, cicatrices, te muestra la verdad, qué es real y qué no, lo que te conviene y lo que te perjudica… en definitiva, tenemos al tiempo como un ente que debe ser respetada y apreciada. Y es por esto que se ha creado tanta cultura, especulación y preguntas alrededor del mismo, ¿cuántas veces hemos dicho “no tengo tiempo”? o “Eso es un desperdicio de tiempo” o algo similar. El tiempo aparece adherido en nuestra rutina casi como de forma implícita en la vida, y es por esto que se le da tanto valor: mientras los niños pierden tiempo jugando con la consola, los abuelos dicen “estás malgastando tu infancia, y es lo más preciado que tienes…”. Si bien es cierto que cada individuo puede hacer lo que desee con su tiempo, parece que una vez que tenemos consciencia de lo efímero que es el mismo, intentamos aprovechar cada momento.

Nuno Cerviño Luridiana. 1.º de Bachillerato.

El ser humano y el poder del mito: disertación finalista de las VII Olimpiadas filosóficas de Canarias

Te presentamos la disertación finalista, seleccionada (junto con otras 7) entre las de más de 60 centros de Canarias, del alumno Héctor González Serrano.  La defendió con honores en la sesión telemática que se realizó para dilucidar el ganador que irá a las Olimpiadas españolas.

Puedes acceder a la disertación completa pinchando «El ser humano y el poder del mito«

Mostramos extractos de la disertación:

«Pues parece que el ser humano siente la necesidad de verse a sí mismo; si no pudiera verse a sí mismo; ¿cómo podría ser?»

«Es innegable que el ser humano tiene deseos, pues el deseo es la motivación de la vida y dirige u orienta los actos del hombre, nuestro cuerpo tiene unos deseos, nuestra psique y también nuestra mente, que desea conocer, pensar y descubrir. Según explican la antropología y psicología, los humanos, como todos los organismos, se mueven hacia alguna parte porque necesitan y desean elementos necesarios para existir. La carencia de estos elementos conlleva a alteraciones internas, desequilibrios y tensiones que buscan suplir de lo que carecemos. Una vez conseguido, la inquietud desaparece, se recupera la estabilidad y cesa la búsqueda hasta otro nuevo desequilibrio»

«Una de las funciones más notables del mito puede referirse a, metafóricamente, ser un faro que nos ilumina y proyecta posibilidades de ser (la metáfora es de Baudelaire, quien originalmente relaciona el faro con el arte), pues además de conocerse al mito como una justificación del mundo, ha servido y sirve para representar un modelo a seguir y para, aunque suene precipitado, ordenarnos y dar un sentido al individuo en este vasto cosmos, instaurando incluso cierta jerarquía abstracta entre nosotros y unas divinidades superiores, no mucho más alejadas de la imaginación, a las que otorgamos de un poder divino del que realmente nosotros somos creadores. Hecho visible en, por ejemplo, la mitología griega donde criaturas antropomórficas, que padecían, vivían, odiaban, amaban y poseían todo aquello que compone interiormente al hombre, eran con sus hazañas e historias representaciones ejemplares de sus coetáneos (de forma estética, social u otra).»

 

Reflexiones sobre el concepto filosófico del tiempo (II)

Te mostramos más reflexiones de nuestro alumnado de 1.º de Bachillerato

  • De acuerdo con Kant, considero que el tiempo es una característica que impone el ser humano. Más bien, la percepción del tiempo y de sus unidades pues, podemos comprobar que a partir de que tomamos conciencia nuestro cerebro recrea una sucesión de acontecimientos que nos van pasando y, en muchos casos, sabemos lo que nos ha ocurrido antes o después. Tanto el antes como el después, y el pasado y el futuro son creaciones que el ser humano ha ido adoptando y normalizando en la sociedad. Solemos dividir el tiempo en meses, días, horas, segundos, minutos y otras unidades, pero ¿por qué no podríamos establecer otras? Un ejemplo de ello es que, lo que consideramos ahora un día no tendría por qué estar compuesto por 24 unidades (que en este caso denominamos horas), me explico, este tiempo podría transcurrir perfectamente en seis unidades, o incluso en cuatro. La diferencia es que el tiempo que transcurre para el cambio de una unidad a otra sería mayor. Sin embargo, si esta medida se implantara, normalizaríamos esta costumbre y lo que consideramos ahora un día dejaría de serlo, y así con el resto de unidades impuestas. Respondiendo a las cuestiones, y de acuerdo con lo anterior, creo que el pasado también es una creación nuestra, un conjunto de recuerdos e ideas que obtenemos de lo que hemos vivido. Pero quizás algún día podríamos comprobar que el pasado depende de diversos factores. En caso de que algún día se lograra realizar un viaje en el tiempo, que se cree posible debido a los agujeros de gusano cuyos estudios revelan que estos viajes en el tiempo podrían llegar a ser viables, se rompería el concepto de pasado y futuro. Pues la persona que viaje se encontraría en el supuesto pasado y a su vez, en su futuro a la vez. Por lo tanto, no creo que exista ni el pasado ni el futuro, sino una construcción mental de ambos conceptos. Además, con los viajes al espacio se ha comprobado que, por supuesto, el tiempo existe y avanzamos en él sin darnos cuenta, pero este tiempo no es igual en todo el universo. El tiempo en el espacio transcurre de manera diferente, por lo tanto, dos personas que se sitúan dentro y fuera de la Tierra pueden envejecer a distinta vez, incluso habiendo nacido el mismo día. Esto demuestra una vez más que el tiempo tal y como lo conocemos transcurre en lugares determinados y con circunstancias determinadas. Finalmente, creo que la palabra tiempo no logra abarcar todo lo que incumbe nuestra vida y las posibilidades que tenemos. Las unidades establecidas para ello, por tanto, tampoco logran dejarnos claro una idea de la realidad en todas sus posibilidades. Considero que todos los conceptos se nos escapan de lo conocido y que tal vez algún día podamos comprender un poco más el verdadero «paso del tiempo».

NIRA AMADOR DÍAZ.

  • La interpretación del tiempo ha variado a lo largo de la Historia y aún no existe una teoría o pensamiento único. Diversos pensadores, desde los antiguos filósofos griegos pasando por la cosmología contemporánea cuántica y otras teorías, han dicho que el tiempo no es
    más que una ilusión. Para ellos, la percepción del paso del tiempo desde un momento presente a otro momento presente es producto de nuestra psicología, de modo que cualquier cosa real o verdadera lo es de manera eterna y atemporal. Julian Barbour, por ejemplo, propone un modelo de física alternativa en la que el tiempo no existe más que como una ilusión en nuestras mentes o Aristóteles pensaba que el tiempo no tiene existencia real, ya que el pasado ya no existe y el futuro no existe todavía. Además, según Einstein el tiempo es relativo, ya que depende de la velocidad a la que se mueve en el espacio un observador, por lo cual se considera que es parte de un compuesto llamado tiempo-espacio. Aquí Einstein ya había formulado algo que actualmente comparten muchos filósofos y científicos que afirman que es la mente la que crea el tiempo. El tiempo no existe independientemente de la percepción. Por otro lado, aparentemente el tiempo progresa linealmente del pasado hacia el futuro, lo que convencionalmente parece algo innegable, sin embargo, desde la perspectiva de la física, estos tres tiempos son en realidad lo mismo. A mi modo de ver el tiempo surge solamente en relación al acto de observación. El tiempo es relativo y caprichoso porque hay veces que se detiene cuando queremos que pase rápido y otras se acelera cuando queremos pararle. El tiempo es relativo o lo que es lo mismo, no es absoluto. Es así, por muy raro que nos resulte pensar que el tiempo pueda pasar más despacio en un lugar que en otro, para unos objetos que para otros, para una persona que para otra.

KYRA LUGO. 

  • El tiempo es relativo. Pero mi constatación no tiene nada que ver ni con la energía ni con la masa o la velocidad de la luz ni nada similar a lo que cualquier científico pudiera haber postulado. Más bien tiene que ver con el lento transcurso de las horas mientras esperamos a que ocurra algo que deseamos. Si nos paramos a pensar sobre el paso de las horas, las semanas, los meses, en cortos periodos de tiempo, este depende de nuestra percepción. Cuando ansiamos algo que queremos que pase, el tiempo parece ralentizarse, al igual que en esos momentos en que estamos aburridos o nos encontramos mal, por el contrario, siempre que nos divertimos y pasamos buenos momentos nos parece que el tiempo pasa como una estrella fugaz, solo poseemos una milésima de segundo para disfrutar de la vida y pedir nuestros deseos. Cuando somos pequeños solo nos percatamos del paso de los minutos y las horas, de lo poco que ha durado la tarde para jugar con nuestros primos o con nuestros amigos, pero a medida que nos hacemos mayores nos percatamos de lo rápido que pasa la vida, hace nada estaba sentada en un banco, junto a mi padre, esperando a que el me matriculara en preescolar, y ahora estoy a punto de entrar en la universidad. Miro fotos de mis padres cuando eran niños y parece mentira que hayan pasado tantos años, que esas dos criaturas ya sean padres de una chica de diecisiete años. El tiempo es el nombre que le ha dado el ser humano a los cambios que van sucediendo uno tras otro en el universo desde la aparición del mismo. Las personas nos identificamos con el mismo DNI durante toda nuestra vida, pero cambiamos física y psíquicamente, ahora somos jóvenes y tenemos energía, pero después somos mayores, se nos arruga la piel y sabemos que hemos cambiado, es decir, que el tiempo ha pasado. Así nos damos cuenta de que no existe un para siempre, de que la existencia no es eterna, pero si aprovechamos cada segundo de nuestra vida nos parecerá que hemos vivido una eternidad, en cambio sí nos quedamos quietos esperando a que nos ocurra algo, el tiempo será fugaz. El tiempo es relativo, todo depende de la manera en que enfoquemos nuestras vidas, y aunque para
    nosotros se acabe, habrá otros que gozarán de él. Mientras el universo perdure el tiempo seguirá existiendo y dependerá de la percepción de cada ser.

NATALIA HERNÁNDEZ.

Reflexiones sobre el concepto filosófico del tiempo.

Les presentamos algunos trabajos del alumnado de Filosofía de 1.º de Bachillerato.

Esclarecer el asunto de el Tiempo ha ocupado a numerosos filósofos:  el tiempo cosmológico nos remite a las preguntas del origen y dirección del Universo. En el tiempo como percepción individual en la vida cotidiana predomina la duración, el cambio, la irreversibilidad. ¿Cuál es nuestra conciencia del tiempo?

REFLEXIONES SOBRE EL CONCEPTO DEL TIEMPO

  • La física, cada vez más, presenta teorías menos accesibles al entendimiento por parte de la gran mayoría del público. La relatividad general, y todo el paradigma de la física contemporánea es algo que muy poca gente comprende.
    Esto no solo se debe a la complejidad del asunto, sino también, desde mi punto de vista, a la educación. Actualmente se estudia la física más básica, la newtoniana, esto quizás es lo que provoca el aburrimiento de los alumnos en la materia. La relatividad, se llega a plantear mínimamente en bachillerato, así como la mecánica cuántica, pero no lo suficiente para lo que lo vas a ver en la universidad en el caso de que estudies físicas.
    El tiempo es otra pregunta sin respuesta en la historia del ser humano, la definición, por parte de la RAE, a este término es lo siguiente (primera acepción): ‘’duración de las cosas sujetas a mudanza.’’ Al leer esta definición, al igual que otras que encontramos, es de esperar que lleguemos a la conclusión de que no se ha conseguido definir el tiempo en sí como lo que es, ya que es un término tan abstracto y tan misterioso, que nuestras mentes colapsan desde que se intenta reflexionar acerca de la existencia real de esta magnitud física. La connotación que cada persona tiene sobre el tiempo es muy diferente, mientras nosotros lo vemos como un transcurso de experiencias, los más expertos e informados en este campo, muchas veces comprenden el tiempo como una dimensión.
    Hay muchos misterios en el universo y en todo lo existente, demasiados para el
    conocimiento humano. El hecho de intentar explicar el todo con una ecuacón matemática es algo realmente imposible, somos humanos, siempre hay algo que se nos escapa, y muchas variables, factores imprevisibles se nos escaparán.
    Esto sumado a que, desde mi punto de vista, en muchos asuntos no existe una realidad y verdad absoluta, y en esto se basa la relatividad. Hay muchos factores, demasiados, y la realidad es subjetiva para cada individuo, por ello quizás la investigación tan profunda a la que se aspira desde la ciencia es algo sobrevalorado, pues va a ser una concepción de la realidad, ya que esta, realmente no existe en un estado absoluto y general.
    Con este último punto descrito, muchos me dirían, ¿pero acaso alguien ve que las vacas vuelan?,a ver, un lenguaje es un código de comunicación para algunos, no para todos, por ello para la otra mayoría de la sociedad que no entiende ese lenguaje, no puede negar que las vacas vuelan. Por otro lado, está la autosugestión, si tu te convences a ti mismo de manera fiable y cierta que las vacas vuelan, acabarás creyéndolo, por ello, tienes una percepción de la realidad diferente, y no hay ningún criterio general que diga quién tiene la razón, pues no hay razón. La inmensidad del universo, y ya no solo del cosmos, sino de todo lo existente, es tan incomprensible, que el conocimiento certero de todo lo existente, es algo imposible. No cabe duda, que es importante seguir investigando y progresando, puesto que es parte de nuestra naturaleza como humanos, y eso es una parte muy a nuestro favor a la hora de investigar. Manuel Martín Galván 1.º Bachillerato
  • Un filósofo griego dijo una vez: “El tiempo es lo más desconocido de lo desconocido.”, y hoy en día considero que es igual. Tan solo intenta preguntarle a alguien qué es el tiempo, se quedará en blanco, incluso si le preguntas a un físico, este como mucho te dirá como se comporta, pero no lo que es en esencia. Las últimas teorías relativistas parecen haber arrojado un poco de luz al asunto, ahora sabemos que lo que consideramos como el paso del tiempo, no es igual para todos, ni siquiera para los propios objetos u elementos en sí. Personalmente, creo que el concepto de tiempo es imposible de entender al cien por cien para el ser humano, simplemente, siente sus efectos, pero es incapaz de saber qué es. Es como una mosca que siente la luz del Sol, ella siente el calor proveniente de un lugar, pero es completamente imposible que llegue a entender el concepto de estrella. Quien sabe, a lo mejor hay una especie que sí sea capaz de entender la naturaleza del tiempo. Por otro lado, tenemos la teoría de la simulación, donde se explica el paso del tiempo como una secuencia de comandos. Similar a cuando ejecutamos un programa, las líneas de código se irán ejecutando en orden. Esto último podría parecer absurdo, pero esta teoría no se puede descartar debido a que todo lo que hemos observado en el universo es perfectamente programable en un ordenador. Si nos damos cuenta, todo en el universo se rige por unas leyes establecidas, relaciones entre diferentes variables lógicas. Pero surge un problema, la mecánica cuántica. Esta teoría se basa en el azar y en las probabilidades, nada está determinado hasta que lo forzamos a ello. Un ordenador no puede aleatorizar nada, todo sigue un orden y una lógica escrita. Por esto último, es por lo que la teoría de la simulación ha perdido peso desde el asentamiento de la mecánica cuántica en la física contemporánea. Esto me resulta realmente curioso, porque te hace darte cuenta de que el ser humano siempre intenta asociar algo que para él es incoherente con algo que conoce y que para él es lógico (mecánica cuántica y el ordenador). A su vez, me hace darme cuenta una vez más de que siempre intentamos colocarnos en el centro de la existencia universal y que todo tiene girar alrededor nuestra, cuando no es así.
    Reflexionando todo lo visto anteriormente, considero que todo lo que percibimos es una ilusión de nuestros cerebros. No estoy diciendo que sea falso y que vivamos realmente en una simulación, no, a lo que me vengo a referir es que el cerebro transforma lo que capta en una ilusión individual. Estoy seguro de que el color verde que yo considero como tal, no es así para otro individuo, y así con todo. Esta idea es reforzada con la Relatividad General de Einstein, donde la experiencia temporal depende de la velocidad y la curvatura del espacio-tiempo del observador. Si algo tan metafísico como el tiempo no es igual para todos, entonces, ¿Por qué iba a ser igual el resto de sensaciones que experimentamos entre personas o animales? Juan Rodríguez Suárez 1.º Bachillerato

  • Muchas veces tememos al paso del tiempo, no solo por la trágica y cada vez más cercana muerte sino también por el miedo de desprendernos de una etapa de nuestra vida, de hecho hay veces que deseamos tanto que ese cambio no pase que nos aferramos a él sin darnos cuenta de que eso hará que no vivamos ni crezcamos como personas. ¿Pero qué es el tiempo? El tiempo es algo tan relativo, cambia constantemente según el lugar en el espacio en el que te encuentres, o sin ir más lejos cambia incluso con respecto a cómo nos sentimos, si estás en un momento feliz o en el que estás contento el tiempo se acelera y parece que han pasado minutos cuando en realidad han pasado horas y del mismo modo pasa lo contrario cuando lo estás mal o estás en una situación en la que no quieres estar. Todo en la naturaleza está en constante cambio, ¿así que no sería ridículo pensar que el tiempo permanece incorruptible? El tiempo se encuentra en constante cambio y nosotros ni nos damos cuenta, preferimos seguir en la monotonía de nuestras vidas intentando no “malgastarlo” o
    “perderlo” ¿Pero que conceptos más absurdos, no? No creo que sea posible perder el tiempo si estamos en constante aprendizaje y crecimiento, e incluso esos momentos en los que pensamos que no sirven para nada son importantes ¿qué se supone que habría que hacer para perderlo? Decíamos que el tiempo es algo relativo pero no solo lo es el tiempo, también lo es lo que consideramos que
    es innecesario y por lo tanto una “pérdida del tiempo”, según a la persona que le preguntes vas a recibir una respuesta u otra en base a lo que le dan más y menos importancia en sus vidas. Sin embargo hay algo en lo que coinciden muchas personas (demasiadas) y es en la pérdida de tiempo que implica el aburrimiento o el no hacer nada. El significado que ha adquirido el aburrimiento en nuestra sociedad es uno muy deformado, entendemos el aburrimiento como algo que no sirve para nada, una “pérdida de tiempo”. ¿Es el aburrimiento algo tan malo como creemos? Actualmente estamos obsesionados con que no podemos malgastar el tiempo así que llenamos nuestras vidas de constantes planes y proyectos innecesarios que realmente no queremos hacer porque nos aterra estar un solo día sin hacer nada debido a que el aburrimiento hace que pensemos y reflexionemos casi sin quererlo. Este estado en el que nos sumimos cuando no tenemos nada que hacer ni en lo que pensar hace que nos planteemos cosas en las que no pensaríamos cuando estamos sumergidos en la rutina del día a día con la cabeza llena de preocupaciones innecesarias, y es a esto a lo que le tememos tanto, a reflexionar sobre las cosas y que eso haga tambalear los cimientos de todo en lo que hemos creído a lo largo de nuestra vida, a pensar en cosas que escapan a nuestro control como la muerte, o
    irónicamente plantearnos cosas que lo son todo en nuestra vida pero que escapan a nuestro entendimiento, como el tiempo.
    En conclusión, tanto el tiempo como la idea de malgastarlo con conceptos completamente relativos, sin embargo hay algo en lo que la mayoría de personas coinciden y es el la pérdida de tiempo que supone no mantenerse ocupado debido al miedo que le tenemos a la reflexión y al estar solos con
    nuestros propios pensamientos. Anónimo.

  • El tiempo pasa inexorablemente para todas las personas. Aunque muchos han intentado frenar su avance o intentar controlarlo, por ahora no hay una solución mágica que lo consiga. Un humano vive alrededor de 80 años, sin embargo, no todas las personas experimentan que esos años hayan sido vividos de la misma manera, pues algunos sienten que su vida ha pasado más rápido que otros o viceversa. ¿De qué depende entonces, que el tiempo parezca más largo más corto?
    Esta pregunta se puede relacionar con otra muy parecida: ¿el tiempo es absoluto o relativo? Muchas personas estarían de acuerdo con que el tiempo es absoluto. El tiempo pasa igual para todo el mundo, si un cronómetro se desplaza de posición y pasa un segundo, ese segundo es igual para todos, independientemente del observador, esto parece algo que se puede saber con el sentido común. En cambio, yo defiendo que el tiempo es relativo, pues comparto completamente los postulados de la teoría de la relatividad especial de Einstein. En esta teoría se defiende que el tiempo y el espacio son variables y no son magnitudes absolutas. Un ejemplo de esta teoría relacionado con el tiempo es la paradoja de los gemelos. En esta paradoja se nos plantea una situación: Dos gemelos, uno que se encuentra en La Tierra y otro que se encuentra en un cohete que se mueve a una velocidad cercana a la velocidad de la luz. Ambos poseen un reloj muy preciso que consiste en hacer rebotar un fotón entre dos espejos, los relojes están perfectamente coordinados. Cada gemelo ve su reloj haciendo tic-tac a la misma velocidad. Sin embargo, debido a un efecto que se produce a altas velocidades, cuando el gemelo que se encuentra en el cohete pasa por delante del que se encuentra en La Tierra, este último verá cómo el fotón del otro gemelo recorre más distancia que el suyo (o sea que le parece que va más lento) y la situación se repite de manera contraria, por lo tanto, se produce la paradoja. Cuando el gemelo que se encuentra en el espacio vuelve a La Tierra, el tiempo que a él le parezca que ha estado en el espacio no coincidirá con el tiempo que ha pasado en La Tierra, pues lo que al gemelo que se encuentra en el espacio le parece un paseo corto, en La Tierra significaría incluso años. Por lo que considero que el tiempo es relativo.
    Como conclusión debo decir que aunque la idea de que el tiempo es relativo es muy difícil de entender, pues supera toda lógica, debemos hacerlo, puesto que se ha demostrado con experimentos que el tiempo, la velocidad y la posición pueden variar debido a unas condiciones específicas. Por todo lo mencionado, por ahora estoy de acuerdo con el punto de vista de Einstein acerca de su teoría de la relatividad especial y solo dejaré de estarlo cuando se realicen los avances y experimentos necesarios como para hacer que mi opinión cambie. Jorge Rodríguez Padilla. 1.º Bachillerato
  • El tiempo cíclico fue el predominante en las civilizaciones asiáticas y en el mundo greco-romano hasta que llegó el cristianismo al mundo, junto con las demás religiones como pueden ser la religión islámica, la hindú… El origen de este modelo es acertado pues se demuestra con sucesos del mundo que son naturales como pueden ser la salida del sol, la luna, y muchos más fenómenos. Entonces ¿Por qué decantarnos por el tiempo lineal? El tiempo lineal se conoce como ‘’Nuestra línea de la vida’’ es decir, que empieza en el nacimiento y termina con la muerte. Pero claro, existe la pregunta de ¿Hay vida después de la muerte? ¿Se rompería el Tiempo lineal, en el caso de que sí? ¿La reencarnación formaría parte de este tiempo también? Jesús Fernández Jérez. 1.º Bachillerato

¿SOMOS LOS/AS MISMOS/AS DE AYER?

¿SEREMOS LOS/AS MISMOS/AS DE MAÑANA? 

  • ¿Qué es aquello que hace que una persona sea quien es y no  otra? la identidad. La identidad es el conjunto de características de una persona que permiten distinguirla de otras en un conjunto. Es por esto que la identidad de una persona es la parte más importante de ella, pues es la que la define. La identidad de las personas se crea a partir de las diversas experiencias a las que dichas personas están sometidas día tras día, sean éstas buenas o malas. Todo el mundo busca y cree haber encontrado su identidad. Pero es cierto que nunca dejamos de experimentar y por ello nuestra identidad nunca llega a concluir. Hacer ese cambio radical no es cuestión de voluntad, puesto que no tenemos el poder necesario sobre nuestra mente para cambiar por completo nuestra identidad. De alguna manera nuestra mente reacciona inconscientemente a los acontecimientos. Por el contrario, si se tratara de algo como la pérdida de memoria, algo que es totalmente involuntario, no recordaríamos esas experiencias que de alguna manera nos han hecho ser como somos. Volveríamos a adquirir nuevas experiencias y por tanto una nueva personalidad, ésta podría ser parecida o completamente distinta a la anterior. Elía Santana. 1.º Bachillerato.
  • Una persona no es cuando nace. Se es gracias al conjunto de experiencias e influencias que nos rodean y que hemos vivido. Una persona que nazca sin afecto tendrá problemas de conducta o le resultará difícil adaptarse a una sociedad en la que eso es lo que sucede como norma general. A la pregunta de «seremos los mismos que ayer», lo serás, pues estas en el punto de HOY porque AYER tuviste una experiencia positiva o negativa, que influenció de manera directa como te relacionas con tu ambiente a partir de ese momento, de la manera que crees más optima según los datos que tienes. Y MAÑANA poseerás un conocimiento que hoy, posiblemente, ni sabías que no sabía. Si perdiésemos la memoria, a nivel completo, posiblemente seríamos diferentes a como lo éramos antes, hay podríamos hablar de un cambio de persona, o al menos de personalidad seguramente. No recordaríamos el ambiente en el que nos criamos, las experiencias más duras por las que pasamos y nos moldearon como somos. Esto sería así con un cambio de memoria radical, con uno parcial, quizás simplemente veríamos las cosas de una manera distinta, y podríamos ser la misma persona, pero con una mentalidad diferente, como siempre, basado en las experiencias vividas. David Hormiga. 1.º Bachillerato
  • Cuando nacemos todavía no tenemos una identidad, sino que la vamos creando a medida que vamos creciendo, las experiencias que hemos vivido son las que nos hacen ser como somos ahora. Con respecto a lo de si seremos las mismas personas que ayer, creo que no. Todos los días aprendemos algo nuevo aunque no lo creamos y esos pequeños detalles son los que nos hacen ser diferentes todos los días. Nosotros podemos pensar que no hemos cambiado porque nos sentimos igual, pero ese nuevo conocimiento va a repercutir en nosotros. Por ejemplo, a mi nunca me había gustado cocinar por miedo a quemarme y hacerme daño, pero después de quemarme y ver la reacción de las personas al probar lo que cocino me voy dando cuenta de que me gusta más cocinar. Soy una persona distinta porque antes no me acercaba a la cocina y ahora puedo estar todo el día en ella, son esos pequeños cambios lo que nos hace diferente cada día. Y finalmente, si perdiéramos la memoria al completo, pues posiblemente no seremos los mismos que fuimos en un pasado. Con el paso del tiempo y con la ayuda de las personas que nos rodean podremos recuperar parte de nuestra identidad, pero siempre habrá algo que haya cambiado en nosotros y no seremos las mismas personas que fuimos un día. Alba González. 1.º Bachillerato
  • Si nos abstraemos de términos físicos, y ocupamos una posición más subjetiva y reflexiva, podemos alcanzar la conclusión de que nuestra manera de percibir y de interpretar el tiempo está directamente relacionada y ligada a nuestra forma de pensar. Después de todo, pienso que nosotros no vemos el paso del tiempo, sino que simplemente sufrimos una serie de experiencias y vivencias que nos curten como persona día a día y que nos construye la manera de percibir el tiempo en nuestra mente consciente. Teniendo en cuenta lo anterior, respondiendo a la pregunta «¿podemos cambiar nuestra identidad radicalmente?», pienso que no, puesto que la personalidad formada por todas aquellas experiencias inolvidables y además incontrolables en nuestra mente. Con esto no digo que no se pueda dar el caso de que una persona cambia de forma radical en un intervalo de tiempo relativamente corto, ya que como he dicho anteriormente los sucesos que nos ocurren nos forman como personas, lo que significa que si en tu vida tiene lugar un acontecimiento trágico o excepcional pueda desencadenar un cambio de identidad lo suficientemente relevante. Daniel Sanfiel. 1.º Bachillerato

 

Recomendaciones de libros para el verano hechas por el alumnado

Algunas alumnas de 1.º y 2.º de ESO hacen las siguientes recomendaciones para el verano, con sus propios comentarios. Si pinchas en los enlaces y fotos encontrarás algunas sorpresas:

El Hobbit, de J.R.R. Tolkien. 
Este libro se encuentra en la lista de mis favoritos, al igual que los tres libros que componen El señor de los anillos. Es muy interesante por la variedad de criaturas, la trama y el mundo que creó Tolkien. Bilbo Bolsón, un pequeño hobbit, es reclutado por Gandalf (un mago) y trece enanos para vivir una gran aventura. Esta aventura está muy bien redactada y, gracias a la variedad de entornos y desafíos a los que se enfrentan los protagonistas, es muy entretenida. Además, tiene pequeñas enseñanzas y lecciones ocultas entre los párrafos. El único riesgo que tiene el libro es que te atrape y quieras leerte la trilogía de El señor de los anillos, que, a fin de cuentas, es la continuación de éste. Recomiendo empezar a leer a Tolkien por este libro porque es el más liviano y ayuda a comprender algunas cosas que suceden en el otro.


Obras de Julio Verne.
Sé perfectamente que no es un libro, sino un autor, pero es que no soy capaz de decantarme por alguna de sus obras. Los libros de Julio Verne narran impresionantes aventuras (no de fantasía épica como El hobbit) que suceden en nuestro planeta Tierra. Estas aventuras con viajes a través del mundo tienen «gancho»: los personajes son ingeniosos y son llevados a situaciones difíciles de las que salen de maneras muy interesantes. Otro punto que merece ser mencionado son las descripciones y datos interesantes: con las primeras me quedé impresionada pues están muy bien hechas (hasta el punto en el que puedes imaginarte perfectamente el lugar en el que sucede) y con los datos me refiero a que se nombran leyes de la física, especies naturales o hechos históricos, es más; puedo decir que he aprendido leyendo sus libros.
Entre ellos: Viaje al centro de la Tierra, De la Tierra a la Luna y Los hijos del capitán Grant.


– Harry Potter, de J.K Rowling.
Con esto me refiero a la saga entera (comentar que yo solo me he leído los dos primeros). La colección se merece la fama que ha adquirido: Hogwarts es un colegio muy interesante y, a la vez, hecho a semejanza de los reales (exámenes, gente que se interesa por estudiar, otros que no, profesores buenos y malos, etc). Son aventuras interesantes y, obviamente mágicas. También me gusta mucho la variedad de personajes (es así en la realidad de cualquier colegio) pues seguro que hay alguno con el que te sientas identificado o uno como el que quieras ser. En este libro hay pequeñas enseñanzas (yo por lo menos he encontrado dos principales en el primero y el segundo). Otra ventaja es que tienes las películas y muchos juegos/manualidades/actividades que hacer con relación a la saga.
Aquí concluye la recomendación, pero quiero mencionar a Laura Gallego, una escritora que a mí me ha gustado mucho desde hace un par de años, por La tierra de la Historias, que es una colección (no recomiendo engancharse tanto como yo a esta pues, desafortunadamente, solo están los dos primeros libros en español, aunque siempre se pueden leer en inglés), la colección de Dragonlance (según me han dicho, son ciento y pico libros, o sea que tela, pero con tan solo haberme leído los primeros capítulos del primer libro ya me gusta) y también libros clásicos como Mujercitas, La historia Interminable y El viejo y el mar.

– Memorias de Idhún y La emperatriz de los etéreos.
Son libros de fantasía que transportan y te llevan a otra dimensión, es decir que te hacen sentir que estás dentro, te hacen sentirte uno de los protagonistas, por lo que te ríes con ellos, lloras con ellos y te enfadas con ellos. Te hacen quedarte con ganas de más.


– Yo antes de ti.
Es una historia súper bonita sobre una chica que tiene que cuidar de un chico que es paralítico y ellos se enamoran, la historia es muy divertida y fácil de leer porque es una narración fácil de entender, enseña muchas cosas y es muy emocionante. También tiene una película.


– Bajo la misma estrella.
Es un libro súper corto y también muy fácil de leer. Trata sobre dos chicos enfermos de cáncer que se enamoran y hacen muchas cosas juntos. La verdad que a mí me gustó mucho porque lo terminé de leer rápido y no se me hizo pesado. Tiene una película como el anterior.

– El diario de Ana Frank.
La historia es sobre Ana, una chica judía, que se esconde en la Segunda Guerra Mundial y el libro no cuenta su historia en tercera persona sino que es su propio diario y me gusta esto porque muestra la historia de una manera más realista y bastante interesante. En este caso hay documentales y varias series de televisión.

Fusion Story es ya un audiolibro

Desde el Proyecto FUSION Erasmus+ que realiza en IES Tegueste coordinado por Turquía y con socios de Grecia, Macedonia del Norte, Hungría y Francia se elaboró un libro con un relato fantástico, que incluía partes elaboradas por cada socio y que tenían que ver con alguna de sus señas de identidad.

El libro se elaboró con la aplicación Storyjumper. Ahora nos ha tocado dotar de voz al libro FUSION STORY. Puedes acceder al libro y leerlo u oírlo en un perfecto inglés pinchando en las imágenes de esta entrada.

Reto Literario: sexta y última entrega!

Queremos dar las gracias a todos los participantes, que han logrado, contándonos sus vivencias personales, hacer más llevadero el confinamiento. De alguna manera hemos sentido su presencia a pesar de no verles las caritas como todos los días.

¡Ánimo y fuerza para el próximo curso! ¡A disfrutar de unas merecidas vacaciones!

En esta entrega presentamos los últimos relatos que, junto con los anteriores, si aún no los has leído, pueden conformar tu lectura del verano.

JUGANDO AL ESCONDITE

Resulta que un día fui con mi madre a casa de mi abuela para hacerle una visita. Yo era pequeño, tenía 6 años. Fuimos por la tarde en el coche. Cuando llegamos estaban mis primos. Me puse muy alegre porque me lo paso muy bien con ellos. Cuando ya saludé a mi abuela y tíos, mis primos y yo nos fuimos afuera a jugar el escondite. Decidimos a quién le tocaba pillar y a quién esconderse. A mí me tocó esconderme. Mi prima, a la que le tocaba pillar, empezó a contar y yo salí corriendo para encontrar un escondite. No encontraba uno. Hasta que vi un árbol y decidí subirme a él. Mi prima terminó de contar y empezó a buscar. Primero encontró a mi primo, luego a otro y así hasta que solo quedé yo. Pasaron varios minutos y como ya estaba cansado de estar en el árbol empecé a gritar para que me ayudaran a bajar porque yo no podía. Cuando me vieron llamaron a un vecino porque no queríamos que nuestros padres se dieran cuenta. El vecino vino con una escalera y me bajó del árbol. Ya era de noche y fuimos ya a casa de mi abuela y nadie se dio cuenta de lo que pasó.


Anónimo

MI BISABUELA

En mi relato voy a hablar de la historia de mi bisabuela. Mi bisabuela se llamaba Nélida. Tenía 86 años cuando murió, y vivía en El Hierro junto con mi abuela y mi abuelo. Hoy vengo a contar su historia de cuando ella era una niña como yo. Cuando mi bisabuela tenía 3 años y su hermana 1 año, su madre se fue a Argentina a por una vida mejor. Mi bisabuela y su hermana se quedaron con su tía y su abuela ya que su padre había muerto cuando eras más pequeñas. Después de unos años, cuando ellas tenían 6 y 8 años, su madre volvió de Argentina para verlas, pero no para quedarse. Su madre fue a la casa donde se quedaban y se volvió a ir en cuestión de días. Después de que la madre de ellas formara una nueva familia en Argentina volvió a El Hierro cuando ellas tenían 14 y 16 años. Mi bisabuela ya había conocido a mi bisabuelo y se iban a casar dentro de poco. Su madre les dijo que si se querían ir con ella a Argentina dónde les esperaría su nueva familia. La hermana de mi bisabuela dijo que sí, pero en cambio ella dijo que no porque, como ya dije, ya tenía una vida en El Hierro y pronto se iba a casar con mi bisabuelo. Antes de que su hermana se fuera con su madre a Argentina, mi bisabuela le dijo que por favor le mandara cartas y estuviera en contacto con ella, y que no hiciera igual que su madre. Su hermana finalmente se fue a Argentina, pero nunca le escribió una carta, ni estuvo en contacto con mi bisabuela. Tiempo después mi bisabuela se enteró de que su hermana lo había pasado muy mal en Argentina debido a la nueva familia de su madre, y por eso no le guardó rencor. Ella siempre quiso saber el porqué ni su hermana ni su madre le escribieron nunca ninguna carta, y el porqué nunca supo de ellas. Años después (cuando mi bisabuela ya había creado una familia) un hombre le tocó en la puerta a mi bisabuela y le dijo que era hermano suyo por parte de la madre. Él vino con el fin de explicarle el porqué nunca había sabido de ellas. Ella no quiso escucharlo porque todavía estaba dolida con el hecho de que nunca quisieran saber de ella. Así que, diciéndole que no, le cerró la puerta a su hermano por parte de su madre. Y nunca lo supo…
Anónimo

ALBERTO Y SUS ESTUDIOS

Esta es la historia de un amigo mío llamado Alberto. Él y su familia vivían en un pequeño pueblo al norte de Tenerife. Era un alumno ejemplar, muy estudioso, y siempre sacaba las mejores notas en los exámenes: La verdad es que le dedicaba la mayor parte de su tiempo a los estudios.

A su padre le preocupaba mucho que pasara su infancia sin hacer otra cosa que estudiar, por lo que un día decidió ayudar a Alberto en sus tareas para que tuviera más tiempo libre y pudiera jugar con sus amigos. Alberto se pasaba todo el tiempo posible jugando y divirtiéndose. Un día jugaba a fútbol, otro a baloncesto, y así estuvo todos los días. Se había olvidado por completo de sus obligaciones escolares. Su padre, por el contrario, se ocupaba de todas sus tareas, trabajos, etc. Esta situación se repetía día tras día.

Cuando llegó la hora de realizar los exámenes, Alberto desconocía completamente el temario y por tanto, vinieron los suspensos. El padre se dio cuenta de que se había equivocado y aunque tenía muy buena intención, perjudicó a su hijo. Alberto se pasó todo el verano estudiando pero, finalmente, pudo aprobar todas las asignaturas. Comenzó el nuevo curso con muchas ganas de estudiar y se dio cuenta de que hay tiempo para todo.
Anónimo

UNA DESCRIPCIÓN

Su cuerpo es de estatura media, con curvas, sus piernas son finas y gruesas a la vez, la cintura finita, el abdomen no es ni plano ni grueso, el pecho grandito, su cara blanca al igual que su piel. En su rostro tiene pequeños granos, el tamaño de sus ojos es  mediano y el color es como verde y gris. La nariz es chiquita y más o menos gruesa, la boca es grande y sus labios gruesos. Las orejas son medianas y tiene un gran pelo lacio y pelirrojo. Sus manos son suaves y medianas, los dedos largos y a la vez no tanto, los brazos largos. Sus pierna cortitas y sus pies chiquititos y suaves.
Anónimo

PERSONAS IMPORTANTES EN MI VIDA

Hoy en este reto literario voy a hablar de una persona muy importante para mí o más bien son dos. Han influido mucho en mi vida y siempre me han apoyado en todo lo que hago. Me han dicho lo que hago mal y me han ayudado a mejorar. Estas personas de las que estoy hablando son mis padres. Ya sé que no soy una alumna modelo y muchas veces no soy la mejor hija, me despisto mucho y no suelo tener en cuenta lo mucho que me quieren. Si hoy estoy escribiendo sobre ellos es porque en estos últimos días me he dado cuenta de que debería haber dado lo mejor de mí para no decepcionarlos y también que no debería haberme despistado tanto. Sé que esto es una tarea y no una carta de disculpa pero consistía en escribir sobre alguien y yo decidí escribir sobre ellos.
Desde que nací, ellos me han cuidado y me han dado de todo lo que podían para que no me faltara de nada. Se han esforzado y ellos sí que se han dejado piel y alma en conseguir que yo haya llegado hasta aquí. Son las personas más importantes de mi vida y me gustaría que supieran que si hago algo mal no es culpa suya ni de cómo me educaron, es culpa mía por no coger de ejemplo esa educación tan buena que me dieron. Nunca me ha gustado desahogarme con nadie, me cuesta pedir ayuda en las cosas, pero ellos saben cuándo me pasa algo e insisten en que se lo cuente hasta que lo consiguen. Sé que son mi apoyo para todo y que siempre me darán su hombro para llorar aunque no lo suelo aceptar. Me ayudan con los problemas y me han enseñado a ser la persona que soy hoy en día. Me han enseñado a ver lo bueno de la gente y dejar lo malo atrás y a no aferrarme a la tristeza. Son unas personas fantásticas a las que vale la pena conocer. Mi madre es extrovertida y alegre, mi padre es un poco reservado pero cuando lo conoces te ríes mucho con él.
Este texto lo hice sobre todo pensando en que deberíamos fijarnos más en las personas que nos rodean y aprovechar todos los momentos con ellas.
Anónimo

Plan de Lectura: última sesión y recomendaciones para el verano

Ya hemos llegado a la última sesión del Plan de Lectura.

En esta ocasión volvemos a insistir en que conozcas la plataforma ebiblio canarias. Para hacerte socio solo tienes que entrar aquíEn esta plataforma puedes encontrar los libros que recomendamos.

Para este verano te recomendamos que visites el siguiente blog de Richard Velázquez Guzmán, compañero del IES Güimar. que mantiene un blog muy interesante sobre la biblioteca escolar:

Además te recomendamos las siguientes lecturas para el verano:

Amor, amistad y misterio se unen en el esperado cierre de la Trilogía Blue JeansLa chica invisible

Reto Literario: quinta entrega

Les presentamos las nuevas creaciones del reto literario propuesto el 22 de abril y sus cuatro ediciones anteriores:

En esta ocasión te presentamos los siguientes relatos:

  • Ella es…

Voy a contar una historia sobre una mujer de este pueblo, Tegueste. Ella nació el 2 de noviembre de 1918 y ya muy jovencita trabajó en la costa, cargando tierra para preparar los terrenos y plantar.
Ya con 19 años, se casó con el que era su novio. Muy pronto tuvieron a su primer hijo. Mientras, ella seguía trabajando en la costa cargando tierra. Al poco tiempo, a su marido lo mandaron a la guerra y como su hijo era pequeño, se dedicó a realizar alpargatas, que era un calzado de la época, y las vendía a 2 pesetas.
Tras estar 3 años en la guerra, regresa su marido y montan una venta. Era la época de la posguerra, había poca comida y existía la cartilla de racionamiento. A su marido en la guerra lo hirieron, y a raíz de esas heridas quedó algo enfermo. Tuvieron un segundo hijo y decidieron montar una panadería. Con éste nuevo oficio el matrimonio iba saliendo adelante, y tuvieron 3 hijos más. Con el tiempo, sus hijos crecieron y mientras iban aprendiendo el oficio, su marido cada vez estaba más enfermo por las heridas de la guerra y por desgracia falleció.
Ella y sus hijos siguieron adelante con la panadería, hasta que pasó a una segunda generación y ya actualmente, a una tercera generación. Esa señora, tan luchadora de este pueblo, es mi bisabuela y actualmente tiene 101. Estoy orgulloso de ser su bisnieto.

Anónimo. 1.º ESO

  • Mi mejor amiga

Mi mejor amiga se llama Carla. Tiene 15 años. A pesar de ser mayor que yo, siempre nos hemos llevado muy bien. Ella es muy divertida, cariñosa y súper amable. A ella, tanto como a mí, le encantan los gatos y siempre hemos querido tener uno. Un día, yo me fui a quedar a dormir a su casa. Estábamos en su cuarto viendo la tele cuando escuchamos un golpe en la calle. Salimos corriendo para ver que había pasado. No vimos nada, pero escuchamos unos maullidos. Buscamos por nuestro alrededor y encontramos una caja al lado de un contenedor. Estábamos seguras de que lo maullidos venían de allí, pero la caja estaba cubierta por una manta. Nos acercamos, quitamos la manta y en la caja había un pequeño gato. Estaba herido. Carla y yo decidimos llevárnoslo a casa. Le dimos de comer y lo cuidamos toda la noche. A la mañana siguiente le contamos lo sucedido a nuestros padres. Ellos nos dijeron que si no venía nadie a preguntar por el gato nos lo podríamos quedar. A día de hoy, no lo ha reclamado nadie y lo hemos estado cuidando entre las dos.

Anónimo.1.º ESO

  • “Lucía” 

Mi hermana. Para mí, una persona fascinante. Le gustan mucho las películas, todo lo que esté relacionado con el cine. Y la música. ¡Oh, la música! Siempre me recomienda cosas que escuchar, me abre un mundo nuevo de géneros que me acaban gustando. Amplía mis horizontes musicales. Sabe cocinar muy bien, y sus postres son para derretir cualquier boca. Es alguien con quien puedes pasar un rato genial, sea en familia o amigos, acaba haciendo reír a todos. Aunque sea una persona a la que le gusta la fiesta y quedar, también es muy estudiosa. Su carrera, Diseño Gráfico, es muy interesante. Parece fácil, pero lleva mucho esfuerzo. Un esfuerzo en el que mi hermana da su tiempo y dedicación para sacar adelante. A la vez que estudia, me ayuda con las tareas. Y no sólo con las tareas. Me echa una mano cuando tengo un día malo. Me anima cuando mi día es gris, ella lo vuelve de colores. Con ella, tiempos como los que pasamos, cuarentena, días de tormenta, días de bajón, se convierten en días de disfrute, de alegría. Días que recordaré toda mi vida. Los habrán mejores, y solo se que espero pacientemente a que lleguen, pero mientras, disfruto del presente. Disfruto de mi familia y amigos. Pero, sobre todo, disfruto de ella. De mi hermana.

Clara Perdomo Pérez. 1.º ESO

  • Mi vecino de enfrente. (Este relato ha sido escrito con todo mi respeto y sin ánimo de ofender).

Esta cuarentena no ha sido fácil. Aunque me agrada bastante estar en casa, se hace un poco pesado no poder salir a dar un paseo, a quedar con amigos, etc… Sumándole el hecho de no haber clase, se ha alargado bastante y echo en falta muchas cosas de mi vida cotidiana.

Es curioso, pero se puede uno fijar en quien menos habías pensado. Creo que no lo conocía o si lo había visto sería muy poco.
La hora de los aplausos no es que me entusiasme demasiado, pero me animaban mi madre y mi hermana.
En una casa de enfrente salen a la terraza dos niñas acompañadas de sus padres…
De momento todo va normal, no hay nada fuera de lo común, hasta que el padre de las niñas se pone a gritar huracanadamente: ¡¡VIVA TEGUESTE!!, desde el fondo de su alma.

Al principio siempre subía solo unos diez minutos antes y se ponía a esperar hasta las 19:00, ni un minuto más y ni un minuto menos. Siempre era él el que empezaba con los aplausos. Después empezó a salir con sus dos hijas y un poco más tarde con su mujer. Para no aburrirse se ponía a hablar con el señor que vive al lado, de su terraza hasta la azotea de su amigo.

Cada tarde sin darnos cuenta al salir al balcón era la primera persona que veíamos, en pantalón corto y sin camisa hablando con su amigo, a la vez que impaciente se frotaba las manos.

Y así es como lo acabamos apodando »VIVA TEGUESTE». Reconozco que ha sido un gran animador de nuestra calle y que gracias a él las tardes de confinamiento se han hecho mucho más animadas.

Anónimo. 1.º ESO

  • El árbol de la vida

Mi abuela es una persona muy importante para mí. Me ha enseñado mucho sobre la vida mediante sus muchas e interesantes historias, algunas inventadas y otras reales. He llegado a un punto en el que no sé distinguir cuales son ficticias, pero ya no me importa porque cada vez que escucho las moralejas y lecciones de vida que hay a través de sus relatos siento que estas son mucho más interesantes que saber si lo que dice es verdad o no. Hay una historia en concreto que recuerdo todos los días que me siento triste o desmotivada y es mi favorita de todas.

Un día, mientras estábamos hablando, le pedí que me contara una historia y me empezó a contar una de cuando era joven. Una tarde de verano, sus favoritas, mientras estaba viendo el atardecer con su padre se fijó en que había una especie de muro enfrente de ella que no le dejaba ver del todo el mar a ninguno de los dos, así que el padre decidió subir por las ramas de un gran árbol que tenían en el jardín delantero. Cuando bajó del árbol él le contó que la vista desde allí era increíble ya que se veía todo el extenso horizonte desde una perspectiva en la que no se atravesaba ningún objeto y era el atardecer más bonito que había visto en toda su vida. Al oír el entusiasmo del padre decidió escalar ella misma el árbol pero cuando empezó a intentar subir se calló y se raspó en las rodillas y las manos, así que se frustró y le dijo a su padre que no podía subir, que era imposible y que no entendía por qué él sí había podido subir. Él le explico que cosas como escalar un árbol a veces llevan mucho esfuerzo y práctica. Su consejo era que lo siguiera intentando todos los días y un día sin darse cuenta iba a estar en la cima del árbol. Al día siguiente ella volvió a intentarlo pero se volvió a caer. Llegó un día en que dejó de intentarlo y se dijo a ella misma que nunca llegaría a ver el atardecer completo, pero ella cuenta que la noche que se intentó rendir tuvo un sueño en el que aparecía ella en la cima del árbol viendo el atardecer y eso la motivó a no rendirse. A la mañana siguiente se despertó y estuvo todo el día escalando el árbol hasta que lo logró. Cuando llegó a la cima sintió una especie de euforia y satisfacción que no podía describir y entonces miró al horizonte para encontrarse con una imagen que no olvidaría en toda su vida. El atardecer, un atardecer como todos, cálidos, pero como ninguno a la vez. El color que predominaba era el naranja, que rozaba a las nubes hechas trozos de algodón esparcidos por un lienzo en el que el protagonista era el sol en el medio de la escena, un círculo perfecto salpicado por el mar azul topacio rociado por gotas de plata que lo atravesaban. Entonces se dio cuenta de que la satisfacción que sentía no se debía al atardecer. El hecho de haber puesto toda su concentración y fuerzas en el objetivo de escalar un árbol y haberlo conseguido por su propia cuenta era la mejor parte de todo el trayecto.

Después de contarme ese relato me dijo que la vida es como el gran árbol, a veces difícil de escalar, puede hacer que te caigas y te hagas daño, pero la constancia da resultados, y cuando llegas a la cima y encuentras el atardecer de la vida todos los arañazos pasan a ser cicatrices que te recuerdan cómo lograste llegar a verlo. Sé que mi abuela ha llevado a cabo este consejo toda su vida y espero poder seguirlo yo también.

Anónimo. 2.º ESO

Primer Concurso de Relato Corto IES Tegueste: Fallo del Jurado

Finalizado el plazo de presentación de los relatos, el día 31 de mayo, el jurado, formado por:

Luis F. Clemente Martín,
Rita Lourdes Martínez Santana (Malu)
Rosa María Gutiérrez Díaz
Antonia María Melián Gutiérrez,

ha decidido que la ganadora de la Segunda Categoría es:

Laura Palao Santana, de 2º ESO C con su relato De donde menos te lo esperas

Extracto:

«Meses más tarde Brenda seguía sin cambiar. Decidí ayudarme de otro de mis poderes y le leí los pensamientos durante varios días. Los temas que más tocaba eran las tareas, las cosas que aprendía en clase, sus amigas, su familia, el concurso al que quería presentar su cuadro y el chico que le gustaba»

Reciben asimismo una mención especial:

Extracto:

«Si bien se encontraba en la ciudad de las oportunidades y tenía trabajos alguna que otra vez, los cuales no le daban para poder llegar a fin de mes, jamás pensó que podría llegar a sumirse en tal punto de miseria. Su casa no era más que un pequeño estudio lleno de ratas, cucarachas y mugre, pero, sobre todo, sueños rotos».

Extracto:

«Hebreo se puso a pensar en las palabras del señor que, según él, era una especie de guardia, solo que, con un uniforme más feo. No sabía por qué a las demás personas les había llamado “presos”, pero no le prestó atención y supuso que los demás serían aquellas personas que estaban haciendo los trabajos tan raros y se fue con ellos».

En la Primera Categoría no se presentaron relatos.

En Tegueste, a 5 de junio de 2020

Pueden acceder a los relatos pinchando en el título de cada uno de ellos.