Conmemoración de los finados

Recordar a los fallecidos se convertía en una fiesta en la víspera del día de difuntos o finados. Se enramaban las tumbas con flores y loas a los que ya no están, salían a la calle los Ranchos o Cofradías de Ánimas en busca de limosna y, además, las familias y vecinos se reunían para contar historias de finados. Las castañas, las nueces, las almendras e higos, el vino dulce, el anís o el ron miel acompañaban la velada en la que la pena y la nostalgia se sobrellevaban con ayuda de guitarras, bandolas, panderetas, castañuelas, sonajillas y triángulos. La costumbre de conmemorar a los muertos, sin embargo, tiene matices según las islas y sus zonas. El Pan por Dios que gritaban los más pequeños con sus cestas en la mano, de puerta en puerta, en Garachico, Buenavista o Santiago del Teide; los Santitos en época más reciente, en San Juan de la Rambla…y así en otros tantos lugares de las islas.

Como todos los años, nuestra compañera y profesora del ciclo de Jardinería y Floristería, Carmen Nieves, nos agasajó con sus grandes detalles. Aquí pueden ver la muestra…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.