Te reconozco.

Cuando estamos plenamente atentos en el momento presente, percibimos la experiencia directamente con nuestros cinco sentidos, lo que implica estar en contacto con uno mismo. En esta actividad, los niños y las niñas emplean dos de los sentidos que menos atendemos habitualmente, favoreciendo su desarrollo: el tacto y el olfato. Consiste en reconocer a sus compañeros a través de poner atención en estos sentidos.