Quemaduras. Guía de atención a emergencias sanitarias en los centros educativos

1,652 reproducciones

Las quemaduras son muy frecuentes y se producen, en la mayoría de los casos, en el hogar. Se definen como toda lesión producida por el calor en cualquiera de sus formas. Se podrían clasificar en: 

  • Quemadura térmica: directamente por un aumento de temperatura (fuego, objeto caliente…).
  • Quemadura química: producida por una sustancia química (ácido…).
  • Quemadura eléctrica: por corriente eléctrica, ya sea de alta o baja tensión.

La estructura de la piel se divide en tres niveles:

  1. La epidermis: es la capa más externa, muy delgada.
  2. La dermis: capa intermedia de mayor grosor que contiene todas las glándulas (sudoríparas, sebáceas), folículos, además de vasos sanguíneos y nervios.
  3. La hipodermis: es la más profunda y está compuesta principalmente de tejido adiposo (graso). Es muy blanda y elástica.

Gravedad y pronóstico

La gravedad y el pronóstico de una quemadura dependen de:

La profundidad. Teniendo en cuenta este factor podremos clasificar las quemaduras en:

  • Quemaduras de 1º grado: que afectan únicamente a la epidermis; aparece un eritema o enrojecimiento de la piel (las solares son las más frecuentes). Son dolorosas.
  • Quemaduras de 2º grado: hay afectación de la epidermis y la dermis. La principal característica es la aparición de la flictena o ampolla. Son las más dolorosas.
  • Quemaduras de 3º grado: la afectación puede llegar desde la hipodermis hasta el músculo e incluso al hueso. Se caracteriza por la aparición de la escara o tejido carbonizado de color negruzco.

La extensión. Es otro factor muy importante ya que el riesgo de muerte es directamente proporcional a la superficie corporal quemada. Para calcular esta superficie utilizamos la regla de los 9, que consiste en dividir el 100% de la piel de todo el cuerpo en porciones del 9% o múltiplos de 9 en adultos y mayores de 15 años: En las niñas y niños más pequeños estas proporciones son diferentes. A modo más práctico se puede utilizar como unidad de medida para todas las edades la palma de la mano de la víctima, que equivale al 1% de su superficie corporal.

  • Cabeza 9%
  • Torso 18%
  • Espalda 18%
  • Miembro superior 9%
  • Miembro inferior 18%
  • Genitales 1%

En las niñas y niños más pequeños estas proporciones son diferentes. A modo más práctico se puede utilizar como unidad de medida para todas las edades la palma de la mano de la víctima, que equivale al 1% de su superficie corporal.

La localización. La gravedad de una quemadura también depende de su localización, siendo las zonas potencialmente más peligrosas o con mayor riesgo de secuelas: la cara, el cuello, los genitales, los orificios naturales y todas las zonas de pliegues (manos, axilas, etc.)

Son más peligrosas las quemaduras producidas en niños y niñas y en personas ancianas, porque tienen una menor respuesta ante cualquier agresión a su salud. En las quemaduras existe un gran riesgo de infección de la herida al romperse nuestra gran barrera a las infecciones que es la piel.

Primeros Auxilios en quemaduras

1. Valoración ABC, actuando en consecuencia.

2. Aplicar sobre la quemadura abundante agua fría durante 10-15 minutos o más. Cubrir la zona afectada con una gasa estéril húmeda o algo limpio: sábana, ropa propia, etc.

3. Si la persona está ardiendo en llamas, hay que impedir que corra y apagarlas cubriéndolas con una manta o similar o haciéndole rodar por el suelo.

4. Retirar anillos, relojes, pulseras, etc. de la zona afectada.

5. En el caso de quemaduras eléctricas, antes de tocar a la persona accidentada, debe desconectarse la corriente y, si no es posible, aislarse con palos de madera o cualquier otro objeto aislante para retirarla de la corriente, sin tocarla directamente.

6. Traslado de la persona a un centro sanitario. En quemaduras eléctricas, puede haber lesiones internas y hay alto riesgo de arritmias e incluso de parada cardiorrespiratoria.

Hay cuatro “Reglas de oro” en el auxilio a las quemaduras que deben respetarse hasta que la persona pueda ser asistida por los recursos sanitarios:

  1. NO retirar la ropa a la víctima (sobre todo si se encuentra pegada a la piel), salvo en el caso de que se encuentre impregnada de alguna sustancia caliente o cáustica
  2. NO aplicar ningún tipo de crema, pomada o remedio casero.
  3. NO pinchar las ampollas.
  4. NO dar de beber a la persona con quemaduras graves; en todo caso se le podrían humedecer los labios.

Si la quemadura es extensa, hay que prevenir la aparición del shock, colocándole en la posición antishock (tumbar a la persona boca arriba, con la cabeza ladeada y elevarle las piernas 45º).

Consideraciones especiales para las quemaduras solares

Evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo entre las 12 y las 16 horas.

Utilizar siempre protección solar adecuada, con un factor de protección mínimo de 15, aplicándolo 30 minutos antes de tomar el sol y cada 30-45 minutos, si continúa la exposición.

Extremar las precauciones en niños y niñas (factor de protección solar más alto, gorra, camiseta…).

Quemaduras. Este vídeo ha sido realizado por el Gobierno de Canarias, a través de las Consejerías de Educación, Universidades, Cultura y Deportes y de Sanidad para la colección que completa lal Guía de atención a emergencias sanitarias en los centros educativos.

Si necesitan ampliar esta información lo podrán hacer en la: “Guía de atención a emergencias sanitarias en los centros educativos