AURORA MEDINA DELGADO, PROFESIONALIDAD Y COMPROMISO

Ya han transcurrido  casi dos décadas desde que disfrutamos de su simpatía y profesionalidad.

Mujer dinámica y perseverante, su trayectoria ha planeado desde el trabajo en el aula a la búsqueda y elaboración de materiales didácticos dentro del CEP, para, finalmente, desembocar en el ejercicio de un cargo directivo, que ha desempeñado con impecable eficacia.

Aurora Medina Delgado pertenece a esas primeras generaciones femeninas que veían su futuro a través de los estudios universitarios, para lo cual se preparó a conciencia en el Saulo Torón.

Tal vez la cercanía de la Cueva Pintada influyera en su decisión de estudiar Geografía e Historia en la Universidad de La Laguna , si bien, con anterioridad, disfrutó de muchas horas de diversión en la Plaza de Santiago: jugó a pompa, al escondite entre las araucarias, a 1, 2, 3 Caravana es…  Y, por supuesto, de veranos a orillas de las playas de Sardina o de El Agujero.

Una vez alcanzado el gran objetivo académico, la licenciatura en Geografía e Historia, quedaba por culminar el profesional y personal, conseguidos con posterioridad.

Ya era una experimentada profesora cuando, en 1992, se incorporó al Claustro del Saulo Torón… Y, a partir de ese momento, observamos con qué grado de generosidad comenzaba su implicación en la labor docente.

Ha mostrado la belleza e importancia del paisaje geográfico a los alumnos de la ESO, revelado los estilos artísticos a los estudiantes de Bachillerato e incluso a desentrañar el intrincado lenguaje de un texto histórico.

A estos indiscutibles éxitos académicos se suma un gran logro social: ser referente para el alumno adulto, en quien ha volcado todo el poder de la empatía, guiándolo por el mejor camino en su desarrollo personal para alcanzar la titulación.

La efectividad de su trabajo ha sido producto de la preparación y renovación académica, así como de la experiencia en el CEP, de esos años en busca de nuevas ideas, transformadas posteriormente en proyectos educativos. Y tras todo ello, entre bastidores, el auténtico motor: la vocación.

Ha llegado el momento de adueñarse del tiempo y olvidar el sonido tiránico de la sirena.  Queda mucha Historia por leer y mucha Geografía por recorrer: tienes la mejor de las razones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *