CINCUENTA AÑOS DESPUÉS

“(…) A mí lo que me preocupa es encontrar un color negro que me parece que he logrado con arena y resina y que se adapta bien a un lienzo seco… Yo creo que así las uñas blancas… pueden dar todo ese mundo que tratamos de entender y que está en las viejas que ordeñan las vacas… y en los hombres que se parten el alma con una azada y… ese matiz del negro… me preocupa”.

El pintor Antonio Padrón hacía estas declaraciones al periodista Enrique Lite durante una entrevista realizada poco antes de su muerte y que Lite incluyó en su artículo Clausura de la muestra de Antonio Padrón en Bellas Artes, “El Día”, Santa Cruz de Tenerife, enero de 1972.

De 1949 a 1968 se extendió la corta trayectoria artística del pintor Antonio Padrón. Sin embargo, a lo largo de esos escasos diecinueve años pintó más de 200 óleos, en los que ofreció una interesante evolución, tanto técnica como temática.

Solo en tres ocasiones mostró su obra a través de exposiciones individuales, en las que se observa una reducción progresiva del material expuesto en ocho y nueve cuadros, respectivamente. A ellas se suman ocho muestras colectivas que finalizan en la Modern Art Gallery de Las Palmas de Gran Canaria, bajo la dirección de Yvette Böesser, donde se contemplaría por última vez óleos como Las tuneras (1965), En la exposición (1964), Mujer infecunda (1962), En el mercado (1962).

Podemos decir que el conocimiento del artista se produce tras su muerte, no solo mediante los homenajes que se le ofrecieron, sino, sobre todo, a través la creación del Museo Antonio Padrón, en 1971, sin duda el mayor acto conmemorativo que se podía tributar al pintor.

Localizado en el mismo lugar donde desarrolló su actividad artística, y situado en medio de la principal fuente de su pintura, Gáldar, el Museo Antonio Padrón fue inaugurado el 8 de mayo de 1971. El pintor Felo Monzón, gran amigo de Antonio Padrón, fue el encargado de catalogar las realizaciones que el artista dejara en el estudio. Junto a él colaboraron Manuel González Sosa y Lázaro Santana.

“(…) no conozco al público de cerca. Lo he tratado a distancia, a través de las exposiciones de los demás”.

Las declaraciones fueron recogidas por el periodista Orlando Hernández y publicadas en “El Diario de Las Palmas”, el 15 de mayo de 1970, donde hacía referencia a la entrevista realizada al pintor con motivo de su primera exposición individual, efectuada en 1954.

A pesar de la desconfianza que sentía Padrón hacia el propio triunfo, el conocimiento de su pintura constituyó un verdadero éxito. Hoy, cincuenta años después de su muerte, prosigue el acercamiento del público a una obra, a un manifiesto que conjuga el pasado isleño con la concepción pictórica y la lucha constante por desvelar el camino: cubismo, expresionismo, fauvismo, se hallan unidos a la revalorización de la estatuaria prehispánica canaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *