El arte de las neuronas

Diferentes dibujos del tejido nervioso elaborados por Ramón y Cajal.

   En 1906, Santiago Ramón y Cajal recibió el Premio Nobel de Medicina.

   Él había querido ser artista pintor.

   Su padre no lo dejó, y no tuvo más remedio que convertirse en el científico español más importante de todos los tiempos.

   Se vengó dibujando lo que descubría. Sus paisajes del cerebro competían con Miró, con Klee:

   —El jardín de la neurología brinda emociones artísticas incomparables—solía decir.

   Él disfrutaba explorando los misterios del sistema nervioso, pero más disfrutaba dibujándolos.

   Y todavía más, más todavía, disfrutaba diciendo a viva voz lo que pensaba, a sabiendas de que eso iba a darle más enemigos que amigos.

   A veces preguntaba, sorprendido:

   —¿No tienes enemigos? ¿Cómo que no? ¿Es que jamás dijiste la verdad, ni jamás amaste la justicia?

EDUARDO GALEANO, de Los hijos de los días.

¿Crees que los artistas son tan importantes para nuestra sociedad como los científicos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *