Bellas durmientes

¿Te has enterado de lo de «la gripe de Aurora»? ¿La enfermedad del sueño?

He oído algo por la radio. Unas ancianas que no pueden despertar en Hawái y Australia…

Es real, mamá, y puede afectar a cualquier mujer. Mayores, recién nacidas, jóvenes, de mediana edad. Cualquier mujer que se quede dormida. O sea: no duermas.

¿Cómo dices? —Algo no cuadraba. Eran las once de la mañana. ¿Por qué iba a dormir? ¿Estaba diciéndole Michaela que no podía volver a dormir nunca? Eso es absurdo.

Pon las noticias de la televisión, mamá. O de la radio. O míralo en internet.

Vale —contestó Janice, sin saber qué otra cosa decir. Su hija podía estar equivocada, pero no le mentiría. Tanto si aquello era una tontería como si no, Michaela creía que era verdad.

La científica con la que acabo de hablar… trabaja para el gobierno federal, y es amiga mía, confío en ella… está al corriente. Dice que, según estimaciones, en el huso horario de la costa del Pacífico, el ochenta y cinco por ciento de las mujeres ya están inconscientes. No se lo digas a nadie; en cuanto la noticia llegue a internet, va a ser un caos.

¿Qué quieres decir con eso de «inconscientes»?

Quiero decir que no se despiertan. Forman esos… una especie de capullos. Membranas, revestimientos. Cambia de forma casi en el instante mismo en que aparece, pero no intentes quitarlo. Se han producido… reacciones. ¿Queda claro? No intentes retirar esa sustancia. ¿Mamá?

Sí, Michaela. Aquí sigo.

   De pronto su hija adoptó un tono más intenso, vehemente.

Ha empezado entre las siete y las ocho hora local, entre las cuatro y las cinco hora del Pacífico, por eso las mujeres que viven más al oeste han sufrido tanto los efectos. Así que nosotras tenemos todo el día. Tenemos prácticamente el depósito lleno.

El depósito lleno… ¿de horas de vigilia?

Premio. —Michaela respiró hondo—. Ya sé que parece un disparate, pero no bromeo ni mucho menos. Debes quedarte despierta. Y vas a tener que tomar algunas decisiones difíciles.

STEPHEN KING y OWEN KING, de Bellas durmientes (adaptación).

¿Qué crees que pasaría si la «gripe de Aurora» dejara dormidas indefinidamente a todas las mujeres del mundo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *