Abrazos musicales

   «Hacemos musicoterapia en los hospitales de Canarias. Animamos a que los pacientes nos acompañen, a que toquen algún instrumento con nosotros siempre que sea posible. E incluso, también hacemos partícipes a los familiares de las sesiones de musicoterapia». Esta es la labor que día tras día realiza Guacimara Molina Sosa, licenciada en Psicopedagogía y diplomada en Magisterio con especialidad en Educación Musical y con un máster en Musicoterapia avanzada y sus aplicaciones.

   Guacimara Molina es además la coordinadora del proyecto Musicoterapia Hospitalaria, que se incluye dentro del programa Abrazos, que Fundación MAPFRE Guanarteme pone en marcha desde su Área de Acción Social. Actualmente son cuatro los musicoterapeutas profesionales que forman parte del proyecto, llevando música a cuatro hospitales canarios en sesiones cuya duración va desde los quince minutos hasta una hora dependiendo de las necesidades de los pacientes, pudiendo ser de carácter individual o grupales.

   Al ser la musicoterapia una terapia complementaria, se realiza como labor interdisciplinar teniendo en cuenta la opinión y el trabajo de los profesionales del equipo médico, educativo y psicológico que actúa con los pacientes: «Antes de trabajar con los pacientes, nos reunimos con los médicos y jefes de planta para que nos indiquen en sesión clínica sobre qué pacientes trabajar y con qué objetivos», explica Molina. A través de la musicoterapia se pueden abordar problemas de áreas tan distintas como la comunicación (con médicos o familiares) en el nivel emocional, o la respiración y el dolor en el nivel físico.

   El proyecto va dirigido a diferentes poblaciones de pacientes tratando a través de la música de mejorar su estancia durante el tiempo que están hospitalizados a la vez que sirve como vía de expresión de sentimientos y emociones ante la nueva situación que están atravesando.

   Como fenómeno ligado a todas las culturas, la música se encuentra en nuestra actividad cotidiana a la vez que se encuentra ligada a momentos de ocio, produciendo efectos sobre la persona, en todas sus dimensiones. A nivel físico, es capaz de controlar la respiración, la actividad muscular, las ondas cerebrales, etc. A nivel emocional, ayuda a expresar estados emocionales y modifica estados de ánimo. A nivel cognitivo, estimula la imaginación y la creatividad, ayuda al aprendizaje, mejora la memoria a corto y largo plazo, etc. Por último, a nivel social, favorece la integración social, así como el diálogo y la comunicación entre los miembros de un grupo.

MARÍA LÁZARO, publicado en la revista La Fundación (marzo 2016).

¿Crees que la música puede ayudar a mejorar la salud de las personas? ¿Por qué?

 

Un comentario en “Abrazos musicales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *