Las cuatro ranas

   Cuatro ranas estaban sentadas sobre un tronco que flotaba en la orilla de un río. De pronto, la corriente empezó a arrastrar dicho tronco, y las ranas, sorprendidas, observaban interesadas su movimiento.

   Una de ellas dijo: «Este tronco se mueve como si estuviese vivo».

   Otra, mirando con contrariedad a la primera, le contestó: «No, este tronco no se mueve, es el río que lo transporta y lo hace mover».

   La tercera de las ranas añadió: «No es así, son nuestras mentes las que se mueven y nos hacen ver el desplazamiento del tronco».

   Las tres ranas comenzaron a discutir sobre qué era realmente lo que se estaba moviendo, pero no lograban ponerse de acuerdo. Se dirigieron a la cuarta rana, que hasta aquel momento había escuchado en silencio y le pidieron su opinión.

   Ésta dijo: «Se mueven el tronco, el río, y vuestro pensamiento. Ninguna os habéis equivocado, todas tenéis razón».

   Sus compañeras se enfadaron porque ninguna quería admitir que la suya no era la verdad completa y que las otras no se hubieran equivocado y, por ello, decidieron tirar a la cuarta rana al agua.

Publicado en la revista Pronto.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *