El acertijo del maestro Hora

¿Te gustan los acertijos? —le preguntó el maestro Hora, como quien no quiere la cosa, mientras seguía su camino.

¡Sí! ¡Mucho! —contestó Momo—. ¿Sabes alguno?

Sí —dijo el maestro Hora, mirando sonriente a Momo—, pero es muy difícil. Muy pocos saben resolverlo.

Eso está bien —dijo Momo—, así me lo aprenderé más tarde y se lo repetiré a mis amigos.

A ver si lo adivinas —contestó el maestro Hora—. Atiende:

Tres hermanos viven en una casa: son de veras diferentes;

si quieres distinguirlos, los tres se parecen.

El primero no está: ha de venir.

El segundo no está: ya se fue.

Sólo está el tercero, menor de todos;

sin él, no existirían los otros.

Aun así, el tercero sólo existe

porque el segundo se convierte en el primero.

Si quieres mirarlo

no ves más que otro de sus hermanos.

Dime pues: ¿los tres son uno?,

¿o solo dos?, ¿o ninguno?

Si sabes cómo se llaman

reconocerás tres soberanos.

Juntos reinan en un país

que ellos son. En eso son iguales.

   El maestro Hora miró a Momo y agitó la cabeza, dándole ánimos. Había escuchado con mucha atención. Como tenía muy buena memoria, repitió el acertijo palabra por palabra.

¡Uy! —exclamó entonces—. Sí que es difícil. No tengo ni idea de lo que podría ser. Ni siquiera sé por dónde empezar.

¡Inténtalo! —dijo el maestro Hora.

MICHAEL ENDE, de Momo.

¿Sabes cuál es la solución del acertijo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *