El médico y el paciente

   El paciente aparece completamente desnudo sobre la mesa de reconocimiento, mientras el médico aplica diversos aparatos a su organismo. Durante largas horas el médico palpa, mira, escucha y mide. Los ojos le brillan por el interés de la tarea y su rostro expresa una profunda bondad y un sincero interés por el objeto de sus observaciones.

   Cuando por fin concluye, indica al paciente que descienda de la mesa con un gesto lleno de confianza y con palabras tranquilizadoras, de las que el examinado extrae la agobiante certidumbre de que aunque el médico ha excluido la posible existencia de todo germen patógeno, de toda lesión orgánica y de todo trastorno funcional, no por eso ha dejado de comprobar que -aunque lentamente- su cuerpo camina de un modo continuo hacia la muerte.

LUIS MARTÍN-SANTOS, de Apólogos.

¿Cuál es la actitud del médico? ¿Cuál es la reacción del paciente?

¿Te parecen normales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *