La serpiente

   Un día una serpiente entró por accidente en un taller de carpintería. Llevada por la curiosidad, empezó a moverse con destreza entre las diferentes herramientas, a las que miraba con asombro pero también con cierto recelo.

   Tan pasmada estaba con esos extraños objetos que veía, que resbaló y sin poder remediarlo rozó una sierra, que la dejó ligeramente herida.

   La serpiente, sorprendida, pensó que la sierra la había atacado y llena de rabia y de ira se volvió y la mordió. Y al hacerlo, se dañó gravemente la boca.

   El animal, sin entender muy bien lo que estaba sucediendo y totalmente convencida de que la sierra quería matarla, decidió rodearla con todo su cuerpo para estrangularla y exprimirla con todas sus fuerzas, pero al abrazar la hoja de acero dentada de la sierra quedó tan malherida que acabó muriendo.

Publicado en la revista Pronto (adaptación).

¿Qué podemos aprender de esta historia?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *