Las canciones de Avicii

   Tim Bergling, más conocido como Avicii, deslumbró al mundo en su carrera de apenas diez años. Su fallecimiento repentino, a los 28 años, ha puesto fin a una carrera artística que se había convertido en el monstruo que le estaba devorando.

   Las palabras que cantaba Avicii -su nombre artístico procede del término budista para referirse al infierno, una elección del sueco que lo dice todo- son el mapa para orientarse en el mundo de alguien que alcanzó el éxito siendo muy joven pero que vivía atrapado por sus inseguridades.

   La ansiedad y la depresión de Tim Bergling es evidente en el documental ‘Avicii: true stories’, un programa en el que el músico llega a reconocer que llegó a abandonar la música porque ya no le gustaba. En 2016, cuando ya había anunciado un retiro, llegó a reconocer que empezó tomando un par de copas para superar su dificultad para relacionarse con la gente pero se le fue de las manos.

   Sus letras eran un reflejo de ese alma torturada e incluso en aquellos temas más optimistas es fácil encontrar los rastros de una persona pesimista que solo ve hostilidad en su entorno por mucho que el éxito le acompañe. Estos son fragmentos de las letras de algunas de sus canciones.

1. Waiting for Love: «Somos únicos, insustituibles, ¿cómo llegamos a estar ciegos y ser tan cínicos?». El músico acompaña esta pregunta con el deseo de poder recuperarse: «Si hay amor en esta vida somos imparables, no podemos ser derrotados».

2. Flaws: El músico explica su relación con la música. «Hay un agujero en mi alma y yo no puedo llenarlo».

3. Wake Me Up: La letra no puede traducir más pesimismo y cansancio a la hora de enfrentarse a la vida. «Todo este tiempo, estuve buscándome a mí mismo, y no sabía que estaba perdido».

4. Hey, brother: «Hey, hermano, ¿todavía crees en ayudar a los demás? Hey, hermana, me pregunto si todavía crees en el amor».

5. Lonely Together: Habla abiertamente del alcohol y afirma: «Puede que mañana me odie, pero esta noche voy de camino al fondo de una botella. Tú eres el veneno en el vino y no puedo cambiarte».

ÓSCAR B. DE OTÁLORA, en El Correo (22/04/2018) (adaptación).

COMENTARIOS Y REFLEXIONES SOBRE ESTA NOTICIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *