Salvaje oeste

   Fonseca cogió el periódico del día anterior en el que Morelli publicaba que la presidenta del Congreso había mentido en su currículo, incluyendo una licenciatura en Derecho que no tenía, y lo sacudió en el aire. Casi salió arena del desierto.

   Esa misma mañana el presidente, en el bar, había restado importancia a los hechos, diciendo que el valor de algunas personas está más allá de un papelito que dice “licenciada”:

   -Conozco al pueblo español. Es tan estúpido que no votará pensando en si mentimos o en si robamos mucho o poco, sino en si a veces pueden robar ellos, pagar menos impuestos y tener un trabajo temporal poco cualificado y que lo tengan sus hijos a cambio de comprarse un coche nuevo cada diez años.

   Los votantes no se inspiran en los principios de la Ilustración, se limitan a elegir un bando. Después adoptan los principios de ese bando.

   ¿A cuánta gente conoces que reúna información, datos, deduzca de ellos conclusiones que después emplee para decidir a quién quiere votar? La gente elige a quién quiere pertenecer y a continuación elige aquellos datos e informaciones que apoyan las posiciones de los suyos.

JUAN TALLÓN, de Salvaje oeste (adaptación).

Según el texto, ¿de qué modo vota el pueblo español?

¿Estás de acuerdo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *