Modas

   Les falta tela, pero son tela… marinera. Si creías que lo habías visto todo en fricadas fashion, aquí tienes la prueba de que la capacidad del ser humano para crear cosas absurdas no tiene límites.

   Es como si alguien hubiera cogido un pantalón vaquero para hacer trapos y a mitad de faena le hubieran llamado por teléfono. Solo tienen las costuras laterales y la cintura, lo justo para que no se desmonten. Ah, y le han dejado los bolsillos. Eso sí, a la hora de plancharlos son una gozada. Y bien fresquitos. Pero tranquilo, que sepamos, de momento no se vende la versión masculina. O por lo menos no la hemos encontrado. O no hemos querido encontrarla.

   Si, como a nosotros, te parece fascinante que a alguien se le haya ocurrido poner esto a la venta, agárrate porque la segunda parte de la noticia es, si cabe, más escalofriante: cuestan nada más y nada menos que 168 dólares.

   Y, si creías que ya lo habías leído todo siéntate que viene el golpe de efecto final: ¡se han agotado! Sí, como lo lees, en pocos días han volado las existencias.

   Si te habías encaprichado con estos naked jeans o vaqueros-tanga tienes dos opciones: apuntarte a la lista de espera que han abierto para el próximo lanzamiento, o dejarle unos vaqueros viejos a tu perro. A ver qué pasa.

ÁLVARO LUENGO, en Esquire (09/05/2018) (adaptación).

¿El autor del texto está a favor o en contra de estos vaqueros? ¿Por qué?

¿En qué estás de acuerdo con él y en qué no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *