Capitán Quesada

Vídeo alumna leyendo.

El 20 de agosto de 1897, la Corporación municipal de Gáldar, presidida por el Alcalde don Sebastián Montesdeoca Martín y los munícipes galdenses, decidían denominar Capitán quesada a la más emblemática de las vías reales: «La Calle Larga».

Con ello se ponía fin al prolongado e injusto olvido del que fuera el protagonista principal del acontecer político, social y religioso de la Gáldar del siglo XVIII y su más representativo ciudadano: el Capitán de Infantería de la Milicia, don Esteban Ruíz de Quesada.

En la calle principal, a la que da nombre, y delante del casino de Gáldar, se puede admirar el busto del Capitán Quesada que fue esculpido por el escultor galdense don Juan Borges Linares. Sin embargo, dado que el mismo representa a un don Esteban Ruíz de Quesada, muy logevo, ya se piensa que dista mucho su parecido, con la fisonomía real del renombrado personaje.Y nace esta opinión de la observación del cuadro ubicado, en los primeros momentos, en la Capilla de San Miguel, dentro del Templo Parroquial Galdense y expuesto ahora en el Museo Sacro de dicho Templo.

Del examen del cuadro, el Capitán Quesada no era de llamativa corpulencia, de estatura mediana y de una fibrosa y bien cuidada delgadez que le permitió gozar de larga vida, sin que padeciera más achaques o dolencias que los propios de la edad, salvo la pronunciada ceguera que le afectó en los años finales de su vida.

Esta entrada fue publicada en Calles, Personajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *