El Rincón de Santa Lucía

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LA ERMITA DE SANTA LUCÍA

 

Vídeo texto leído.

La desaparecida ermita de Santa Lucía se hizo, posiblemente, en los inicios de la segunda década del S. XVI a expensas de Pedro de Vega, uno de los primeros vecinos de Gáldar.

Por esa época los primeros munícipes carecían de una sede propia donde celebrar sus reuniones y sesiones plenarias. Desde antaño, la costumbre era usar para tales menesteres la casa del alcalde de turno o seguir las disponibilidades familiares, la de los demás ediles. Este continuo recorrer dio lugar al frecuente extravío de documentos, algunos de los cuales, por la importancia de su contenido, dieron lugar a serios problemas administrativos, hechos que habían de durar bien entrado el primer tercio del s. XIX.

Después de una minuciosa búsqueda decidieron los rectores locales que el edificio más adecuado era la antigua ermita de Santa Lucía, situada frente a la plaza de Santiago, cerrada al culto por el obispo Martínez Carnero y usada como depósito de cadáveres desde 1829.

Sin embargo, el 25 de octubre de 1836, el obispo Romo, tras una visita pastoral al municipio, y viendo el esfuerzo que había hecho la villa de Gáldar en la edificación de su actual hermoso templo, la dona enteramente al pueblo de Gáldar, sin que se pudiera reclamar jamás por ninguna autoridad civil y eclesiástica.

Por lo tanto, el pequeño y popular oratorio de Santa Lucía se convirtió en la primera sede de la municipalidad, sirviendo para este menester hasta finales de agosto de 1841, en que siendo absolutamente imposible continuar el Ayuntamiento en esta sede, por lo húmedo y fetidez de su piso, por los enterramientos que en el se había hecho y por lo ruinoso de su techo que amenazaba una pronta ruina y por su antigüedad, acordó buscar otro lugar hasta que hubiera medios para su reedificación.

En septiembre del mismo año, por la intervención de D. Nicolás de Aguilar y un alquiles de 30 pesos anuales, además del compromiso de repararla, se le cedió al Regimiento para la Sala de Arma de la compañía de Tiradores destacada en esta villa. Tiempo después tuvo otros usos: carnicería, emisora de radio auspiciada por el ayuntamiento y sede ocasional de la policía municipal.

Demolida a medio siglo pasado, ocupa ahora su espacio  un pequeño rincón con asientos de cantería al que le da nombre la cerámica con la imagen de Santa Lucía diseñada por el escultor D. Diego Higueras.

Esta entrada fue publicada en Lugares. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a El Rincón de Santa Lucía

  1. Javier dijo:

    Me encanta este blog, tiene muchas historias interesantes, un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *