El IES Nicolás Estévez Borges de Icod de los Vinos ha iniciado centro coordinador un proyecto Erasmus+ denominado “Don’t bully me, don’t discriminate, include me!” (¡No me acoses, no me discrimines, inclúyeme!). Esta iniciativa se desarrolla durante dos cursos académicos desde 2019 a 2021. En el proyecto intervienen otros cinco centros de educación secundaria de Reino Unido, Estonia, Grecia, Polonia y República Checa.

El proyecto surge de la detección de comportamientos poco adecuados en el alumnado como la agresividad, ciberacoso, cibercontrol, insultos, mensajes ofensivos, rumores difamatorios, celos..., que en la mayoría de casos vienen fomentados por el uso inadecuado de las nuevas tecnologías.

Empatizar, comprender, respetar, ayudar, incluir, sentirse en la piel del otro, escuchar, responsabilizarse… son acciones que se trabajarán de forma multidisciplinar desde todas las materias del currículum del alumno tratando de generar así un mayor impacto.

Educar en valores, en igualdad, en libertad, en diversidad y en tolerancia es una de las misiones que todas las escuelas han de trabajar, superando los estereotipos y comportamientos sexistas, potenciando las relaciones igualitarias y previniendo la violencia de género.

Se plantea también lograr una inclusión real en las escuelas y en la vida, donde se eliminen las barreras pertinentes y con diferentes ritmos se logren las metas esperadas, compensando las desigualdades sociales, culturales, económicas y personales.

Además, se tratará de concienciar y prevenir sobre los peligros que conllevan las nuevas tecnologías, promoviendo un uso adecuado y responsable.

El proyecto, financiado por la Comunidad Europea, prevé distintas visitas a cada una de las ciudades participantes donde acuden tanto profesorado como alumnado. Este último se aloja en casa de alumnos y alumnas del país organizador, conociendo así de primera mano la cultura, el modo de vida y las costumbres de otras regiones europeas.

Por otro lado, el proyecto permitirá conocer la realidad de otros países europeos, sin dejar de lado el profundizar en las propias raíces, respetando y siendo tolerantes con sus creencias y tradiciones, sintiendo la diversidad como un valor enriquecedor.

Todas estas actividades representan simplemente un largo e ilusionante camino de dos años donde se tratará de conseguir un alumnado más responsable, respetuoso, inclusivo, tolerante, comprometido, activo, imaginativo, crítico, cooperativo, dinámico, creativo, maduro, comunicativo, reflexivo, equitativo y seguro de sí mismo que permita sentir la idea de Europa como algo más cercano y más propio.