Moribito III. El guardián de los sueños

Portada de Moribito III

Continuamos de nuevo con Moribito. Esta vez con El guardián de los sueños. Esta es la tercera historia de la colección, de la escritora Nahoko Uehashi (publicada por la editorial SM). Si ya han leído las reseñas de las historias anteriores, sabrán que se trata de historias entretenidas de acción, aventuras y fantasía, y que la autora es muy hábil manteniendo el suspense y la intriga.

La protagonista, Balsa –como ya saben–, es una guardaespaldas a sueldo, experta en artes marciales y en el manejo de la lanza, y aunque la historia está ambientada en lugares imaginarios, refleja la cultura y el estilo de vida del Japón feudal durante la Edad Media.

La primera historia transcurría en Nuevo Yogo, un imperio fundado en la península de Nayoro. En aquella historia conocíamos a Balsa y a otros personajes, que continuarán en la saga: Jiguro, su maestro protector ya muerto, quien había sido el mejor lancero de Kanbal y que le había salvado la vida cuando niña; Tanda, curandero y aprendiz de chamán, amigo de la infancia de Balsa; Torogai, una de las chamanes más reputadas de Nuevo Yogo; Shuga, el joven astrólogo imperial de gran talento; o Chagum, el joven príncipe de Nuevo Yogo, a quien Balsa le salva la vida.

En la segunda historia, Balsa regresaba a su país natal, Kanbal, un país de clanes de guerreros y campesinos y del pueblo de los pastores trashumantes, al norte de Nuevo Yogo y al otro lado de las montañas de la Niebla Azul. Allí resurgían los recuerdos del pasado y cobraba protagonismo Jiguro, del que descubríamos nuevas facetas.

En esta tercera historia, nos encontraremos de nuevo con todos estos personajes y descubriremos el pasado de la chamana Torogai. Pero también conoceremos a un singular personaje nuevo: Yugno, un cantante viajero y actual Li Tu Luen, amador de los kodama (los Li, espíritus de los árboles que aman los cantos).

En el reino de Nuevo Yogo, la esposa del mikado (el emperador) y una joven campesina han quedado atrapadas en el mundo de los sueños. Ven una flor exuberante en cuyos pétalos quedan cautivas sus almas. Balsa se enfrentará al guardián de la flor, y volveremos a sumergirnos en los mundos paralelos al mundo visible de Sagu. En esta historia nos encontraremos de nuevo con Nayugu, el mundo el invisible, el cual, como un pozo sin fondo, a medida que ahondas más vasto e insondable se hace.

En este sentido, esta historia me parece la más “enredada” de las tres (por cómo se entrelazan los mundos que aparecen y los personajes vinculados a ellos), pero Nahoko Uehashi consigue mantener el interés, a pesar de todo. E igualmente resulta curioso cómo aparecemos en el mundo de los sueños. Adentrarse en el mundo de los deseos puede ser peligroso. Quedas invitado al viaje.

[Este artículo se ha publicado de forma simultánea en mi blog de profesora de Lengua y Literatura Bajo el arce]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *