MADERA, BARRO Y HELECHAS

MADERA, BARRO Y HELECHAS

El helechón, las helechas de a metro, la fina, la rizada,…, no son sólo simples plantas que decoran los patios y casas, sino un patrimonio familiar que se hereda y se atiende con esmero. Un patrimonio que enlaza el pasado y el presente a través de las personas encargadas de su cuidado, normalmente las mujeres, y crea un vínculo con tradiciones de antaño que buscaban la armonía y el equilibrio entre el clima y la decoración de un espacio tan importante como es el patio y el gusto por las plantas. Una costumbre que profundiza hasta no se sabe cuándo.

Tradicionalmente se han plantado en macetas de alambre con el fondo recubierto de musgo y rellenas con la mejor tierra de monte, y en la actualidad con fibra de coco y sustrato preparado, pero en ambos casos se cuelgan de vigas, parrales o techos, sin más. En el Ciclo de Diseño y Amueblamiento pensamos que esta planta emblemática puede ser objeto de un mueble singular que revalorice su función original al fusionarla con la madera y otro símbolo característico de la cultura isleña, la talla o vasija de barro tradicional, que actuaría como depósito para recoger el agua sobrante que gotea tras el riego. Dos prototipos que den solución a esta idea serían los modelos que siguen a continuación, Diamon y Ahemon.

 

Diamond: con una estética de líneas rectas y acabado en punta que surge como modificación de la destiladera tradicional.

 

Ahemon: de formas más orgánicas y un toque marinero.