PROYECTO "ENLAZA"

PROYECTO “ENLAZA”

Entre los objetivos del Marco Estratégico de Educación y Formación 2020, un programa europeo que busca fomentar el desarrollo de los sistemas de educación y la formación en los Estados miembros, están los de mejorar la creatividad, la innovación y el espíritu empresarial a todos los niveles y contextos. Un marco de cooperación que precisa la actuación conjunta de la Administración y los agentes sociales. Dentro de este plan estratégico, el Gobierno de Canarias pone en marcha el Proyecto Enlaza.

Una iniciativa que tiene entre sus directrices vincular la mejora del mercado de trabajo, la empleabilidad de los trabajadores y la competitividad de las empresas con la Formación Profesional, por lo que, para llevarlo a efecto, es condición ineludible que exista una coordinación entre las áreas de Educación y Empleo. En ese contexto de cooperación, Enlaza quiere servir de instrumento para desarrollar dichas políticas junto al Plan Canario de Formación Profesional 2017-19.

Un plan de empleabilidad que, a través de la formación profesional, aspira a vincular la Administración con el sector empresarial, especialmente el industrial, fomentando la innovación y el emprendimiento a través de un modelo que asocia la empresa y la formación con la creación de empleo estable y de calidad. En ese sentido, Enlaza persigue integrar tales políticas e impulsar la formación y la inserción laboral haciendo suya la finalidad y el objetivo general del Plan Canario de Formación Profesional, respectivamente:

Contribuir al desarrollo de un nuevo modelo social, económico y cultural adaptado a las singularidades de Canarias, capacitando a la población para que adquiera y/o mejore su empleabilidad y espíritu empresarial mediante una Formación atractiva, de calidad y adecuada al mercado laboral y a la carrera personal“.

Promover e impulsar la estructura que de respuesta a la creación y operatividad de la Red Canaria de Formación Profesional“.

Unos resultados que se formalizan en las líneas de actuación y los objetivos específicos del proyecto Enlaza, y que se concretan en sus iniciativas, entre otras, la coordinación de las familias profesionales, el desarrollo de proyectos de innovación en la Formación Profesional y la promoción de proyectos de colaboración con las empresas que incentiven tanto su actividad como la contratación de alumnos al finalizar sus estudios.

Dentro de este marco, la familia profesional de Madera y Mueble y la empresa Cortelima, una empresa de capital isleño dedicada al diseño y la fabricación de casas y estructuras de madera, firman un proyecto de colaboración en dos fases. En la primera, se llevaría a cabo pequeñas estructuras tipo porches, pérgolas o cubiertas para los espacios abiertos de los centros formativos; en la siguiente, de mayor calado, el diseño de un refugio de alta montaña para el Parque Nacional del Teide.

El proyecto está liderado por el IES La Orotava, el encargado de llevar a cabo las iniciativas Enlaza, como la coordinación de la formación específica, el desarrollo de los proyectos de movilidad para el alumnado y la promoción de los proyectos de colaboración con la empresa Cortelima.

El IES Geneto, a través de los profesores y alumnos del Ciclo Superior de Diseño y Amueblamiento, aportan una idea que parte de la finalidad del Plan Canario de Formación Profesional: diseñar unas estructuras que  aparte de integrar las iniciativas Enlaza con la empresa colaboradora, permita adecuarlas a la singularidad cultural de las Islas que, en este caso, sería a través de la geometría de los calados tradicionales.

Como punto de partida del diseño, es necesario integrar los objetivos Enlaza con el material base que usa la empresa, la madera laminada encolada. Un producto derivado de la madera que se obtiene encolando láminas que a su vez están formadas por piezas de menor tamaño pegadas a través de uniones dentadas. Un sistema de fabricación que le aporta una gran resistencia y ciertas ventajas que lo hacen especialmente recomendable para su uso en cubiertas, vigas o estructuras ligeras.

Las especies utilizadas, normalmente abeto o pino, suelen caracterizarse por su baja densidad y su elevada impregnabilidad, unas cualidades que las hace muy adecuadas para los procesos de encolado y protección frente a agente abióticos, como la humedad, la radiación solar o el fuego, y los bióticos, como los hongos e insectos xilófagos. Estos tratamiento de protección incrementan su durabilidad natural en un proceso que se denomina autoclave, en el que los productos protectores son introducidos en la madera utilizando los procesos de vacío y/o presión.

La empresa Cortelima integra todo el proceso productivo relacionado con su finalidad, desde el cultivo de la madera hasta el montaje e instalación del producto acabado, pasando por el aserrado, secado, laminado y aplicación de los productos protectores en sus instalaciones ubicadas en Chile, desde donde se llevaría a cabo el cálculo y la fabricación de los productos diseñados a través del proyecto Enlaza.

Al tener como destino final el urbanizado de espacios exteriores, la idea parte de la estructura de un árbol, en el que el tronco y sus ramas lo forman las vigas de este material. Los diseños serían de dos tipos según el número de ramas: la seta de cuatro ejes y la de seis.

En el ejemplo de la seta de cuatro ejes, para crear una estructura de madera laminada que pueda anclarse al terreno y que soporte las solicitaciones a las que estaría sometida, tendría que tener un alma formada por un pilar metálico con aspas que permita atornillar el conjunto al terreno y unir las distintas vigas. Esta cimentación estaría formada por un dado de hormigón que, según el tipo de suelo donde se asiente y las condiciones del lugar, permita a la estructura dar respuesta a las cargas correspondientes.

Por otro lado, el clima de las Islas demanda estructuras que sirvan tanto de protección frente a la luz solar, dando sombra y refugio en las épocas de mayor intensidad, como que permitan cierta permeabilidad en las de baja, más que resguardo de la lluvia. Esta solución no sólo permitiría reducir el peso de la cubierta, sino limitar las solicitaciones debidas al viento, un problema que sí es frecuente y que implicaría un mayor coste al tener que sobredimensionarla el conjunto. Para resolverlo, se ha diseñado una cubierta partiendo del material utilizado para el recubrimiento de uno de los muebles urbanos icónicos del diseño español, el Banco Catalano, el panel metálico troquelado.

Este panel, al tener poca superficie expuesta, aparte de limitar la luz y secar rápidamente, sería permeable  al viento, lo que reduciría el peso total de la cubierta; además, al ser un panel galvanizado, sería resistente a la intemperie, lo que redundaría en una solución óptima en cuanto a los materiales y la función.

Para formar un paño susceptible de ser atornillado al conjunto, el panel troquelado debería estar soldarlo a una pieza que actúe como nervio, el cual sería atornillado sobre la madera utilizando un soporte adecuado, de modo que quede estable y separada lo suficiente de la viga para que no se acumule la humedad.

Para unirlo a otras setas y generar combinaciones que permitan simular la geometría de los calados, habría que utilizar conectores, en este caso, placas metálicas que permitan atornillarlas entre si para que trabajen conjuntamente como si fueran pórticos.