SKATE

SKATE

Buenas, me presento como Kiwi, una chica alemana crecida en España y alumna del Ciclo Superior de Diseño y Amueblamiento, en el IES Geneto. Soy aficionada a los deportes en la naturaleza y tengo una curiosidad innata por todos los objetos que me rodean. Eso me motiva a observarlos e intentar crearlos. Mis utensilios más valiosos para fabricarlos son mis manos.

La técnica del curvado de la madera permite crear un continuo tecnológico desde la prehistoria hasta el presente, enlazando los trabajos tradicionales del doblado de las fibras vegetales, la caña o el mimbre, con las técnicas de construcción de instrumentos musicales, de carpintería y ebanistería o las modernas técnicas del curvado por vaporizado y secado de alta frecuencia, que permite crear piezas imposibles garantizando la estabilidad del producto.

Empecé a crear longboards de carretera a partir de las mediciones que obtenía de las tablas que iba comprando, de un molde casero, paños de fibra de vidrio, resinas epoxy, tableros de marquetería de contrachapado y chapas de 2 mm de maderas diversas para darle  el acabado final. También a base de tiempo, trabajo y afición.

El curvado de la madera da la impresión de ser un acto contra natura, ya que es un material rígido con posibilidades limitadas en cuanto al doblado. Esta capacidad se basa en una propiedad única ligada a la elasticidad/plasticidad: al forzar las fibras, se pueden estirar por el lado convexo y contraer por el cóncavo, una técnica que se ve favorecida por la humedad y el calor.

A diferencia de otras aplicaciones relacionadas con la madera, el curvado requiere profundos conocimientos sobre el material, de su comportamiento, límites y posibilidades, un trabajo metódico, paciecia y cierta capacidad de experimentación, razones que han hecho que la técnica no sea popular en el campo de la industria y sus procesos en serie.

Para hacer una tabla el primer paso es componer el sándwich: las capas que unen el tablero con la fibra y la resina para su fijación en un molde bajo presión. El tiempo de secado es de 48 horas. Una vez seco, se hace el recorte simétrico de la forma, los agujeros para los ejes (drop-in), se barniza a pistola y se fija la lija que se obtiene a partir de microbalones de cristal (también arena o sal). Para que esté listo es necesario un periodo de estabilizado y la aplicación de una capa final de barniz.

La técnica del curvado se basa en dos procesos, el calentamiento y la laminación. El primero se aplica a la madera maciza y suele combinarse con el humedecido en sus distintas variantes, siendo su uso frecuente en la fabricación de instrumentos musicales.

La otro se basa en cortar láminas delgadas de madera y pegarlas aprovechando su flexibilidad, lo que no excluye el uso de calor y la humedad para facilitar su doblado. En ambas se usan moldes para guiar el curvado.

¿El porqué de toda creación? Me siento realizada y feliz de trabajar con mis manos, de crear por mi cuenta aquellos objetos que están en contacto conmigo. También sacar sonrisas a cualquier persona, una buena forma de compartir vibraciones y momentos. Y utilizar creaciones propias y ver que funcionan. Inspiración y ganas.

 

Autor: Kim Wieland