Presentación

Las Islas Canarias comparten una problemática respecto de sus recursos naturales, derivada, entre otros, de la territorialidad insular que se ve afectada por el incremento poblacional, el uso que se le da a esos recursos, la fragmentación del territorio, y en último término, las variaciones climáticas que se han venido acentuando en los últimos años. Este último factor ha provocado un efecto “potenciador” en la afección a los entornos naturales, acentuando los problemas ya conocidos y otros que están apareciendo.

Nuestro Municipio, Adeje, contiene muchos de esos valores naturales que han caracterizado el entorno propio del mismo. El Barranco del Infierno y todo el frente costero, entre otros, se erigen como elementos caracterizadores de tales recursos naturales en nuestro Municipio. Muchos de ellos se configuran bajo los criterios de protección de Natura 2000, de la UE, por las Directivas Aves y Hábitats.

De forma inconsciente hacemos uso y disfrute de tales recursos, sentimos nuestros paisajes como algo normal, sin caer en la cuenta de lo especiales que son, de su importancia para nuestro futuro; y de lo que ha significado tenerlos.

Nuestra propuesta parte de unas preguntas sencillas: ¿es nuestro paisaje lo que fue?¿ha variado en su configuración y en su composición?¿somos conscientes de esos cambios y el porqué se han sucedido?¿podemos participar en la alerta y respuesta a esos cambios?¿podemos evitarlos?

Son preguntas que son complejas de responder, que nos preocupan y que nos inspiran para optar por una iniciativa que intente reflejar cómo es la huella que estamos dejando a nuestro paso… quisiéramos mesurar esa acción que hacemos sobre el medio

Creemos que es necesario saber cómo, en qué medida y de qué forma está variando y se está afectando a los recursos naturales, y así intentar establecer acciones cotidianas que permitan ayudar en la conservación de estos entornos tan singulares.

Somos conscientes que es una empresa difícil, quizás complicada, pero que debemos plantear ante la posibilidad de perder esos valores naturales que nos identifican y nos importan.

Para acometer dicha empresa nos hemos propuesto, antes que nada, saber qué está pasando. Para ello hemos establecido varias líneas de trabajo:

  • por un lado, conocer cómo se encuentran los elementos naturales propios del Municipio. Nos hemos basado en la vegetación autóctona que podíamos encontrar a nuestro alrededor. Surge la iniciativa “Diagnóstico de los Hábitats Naturales y Seminaturales” en el Municipio de Adeje.
  • por otro, comprobar cómo la vegetación exótica podría estar ganando terreno a la vegetación autóctona. De aquí surge el estudio denominado “Distribución de la Vegetación Alóctona Naturalizada”
  • En este año del proyecto, realizar una propuesta de posibles acciones de mejora de la vegetación autóctona que pudiera romper las discontinuidades ecológicas que se pudieran detectar en el Municipio. Este último da pie a unas propuestas englobadas en “Ámbitos de mejora natural. Infrestructuras verdes”

Como punto de partida hemos considerado los hábitats Natura 2000 definidos para Canarias, en concreto las asociaciones vegetales que caracterizan a los mismos. El ahora lo podemos conocer pues con los datos recopilados en nuestras visitas pudimos describir cómo está nuestro entorno… pero ¿y el antes? Recurrimos al Mapa de Vegetación de Canarias como fuente objetiva, aunque también consultamos entre nuestros familiares y amigos mayores qué percepción tenían del entorno cuando tenían nuestras edades.

La recopilación de estos datos cuantitativos durante nuestros desplazamientos en el Municipio en nuestra vida diaria, así como los pareceres y opiniones de nuestros vecinos, nos han dado una perspectiva cualitativa diferente de cómo es el lugar en el que vivimos, de su singularidad y de las huellas que hemos dejado en él a lo largo del tiempo.

Te invitamos a que nos sigas en este descubrimiento