Wakaliwood

Cualquiera pensará que en África es imposible hacer películas. Pero no, ahí está Wakaliwood, un auténtico estudio de cine.

Prácticamente sin electricidad, sin internet… Ellos lo construyen todo, desde los trípodes hasta los ordenadores que salen en sus películas. Con bates, palos, ramas que encuentran por el suelo, los actores fabrican sus armas, como en un juego infantil.

Ramon Film Productions, la productora que constituye toda la industria de Wakaliwood, nació en 2005. La fundó en Wakaliga -un barrio marginal de Kampala, la capital de Uganda- Nabwana IGG con su mujer y, desde ahí, aprendió de forma autodidacta a grabar y a editar, con la ayuda de su hermano, que tenía una escuela de kung-fu. Los domingos se juntaban e iban a filmar. “Creábamos historias donde unos eran los buenos, y otros eran los malos”, menciona el ugandés.

En realidad, él nunca fue muy aficionado al cine. Su hermano era quien iba todas las semanas a la sala de cine, y al llegar, le contaba historias protagonizadas por Jet Li, Arnold Schwarzenegger o Bruce Lee, que aún hoy le inspiran para crear sus propias películas. Nabwana es conocido como el “Tarantino de Uganda”, por la violencia gratuita que contienen sus películas, rodadas con presupuestos de menos de 200 dólares.

En muchas ocasiones las películas africanas se dan a conocer por You Tube, ya que es una plataforma digital universal en la que muchos usuarios están constantemente viendo videos de todas partes del mundo.

Para más información sobre las películas de Wakaliwood puedes pinchar en el siguiente enlace:

https://www.elmundo.es/f5/2016/01/29/56a8c2fc22601df1568b4584.html

Y ahí va un video promocional de una de sus películas:

Una respuesta a “Wakaliwood”

  1. Yoel Izquierdo Fonseca dice:

    La información me parece fantástica y me gusta mucho cómo estas personas se las han arreglado como han podido para dejar marca en la industria del cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *