El pastoreo en Canarias

De CanariWiki
Revisión del 11:29 11 ago 2015 de Vanessamitcanet (discusión | contribuciones) (Página creada con «El pastoreo tiene un fuerte arraigo en el Archipiélago Canario desde épocas prehispánicas. Después de la conquista castellana, la cultura del pastorl fue incorporando e...»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

El pastoreo tiene un fuerte arraigo en el Archipiélago Canario desde épocas prehispánicas. Después de la conquista castellana, la cultura del pastorl fue incorporando elementos y técnicas de otros lugares del mundo que han dando como resultado unas estrategias pastoriles muy complejas y especializadas. La trashumancia, o lo que es lo mismo, un tipo de pastoreo en continuo movimiento, sigue hoy en día practicándose en algunos lugares de nuestra región.

Historia

El aborigen canario era fundamentalmente pastor. El cuidar de los ganados de cabras u ovejas le llevaba la la mayor parte del tiempo. En Tenerife y La Palma, en verano llevaban el ganado a la cumbre ya que allí tenían su refugio, donde guardaban vasijas y otros utensilios que escondían en las grietas de las cuevas. Los desplazamientos de ganado se hacían necesa¬rios también hacia zonas más cálidas en épocas invernales, tanto para la búsqueda de pastos como de abrigo para el ganado. Llegado Diciembre, mes de co¬mienzo del trashumo, los pastores deja¬ban los pastos de sus tierras y se trasla¬daban, en un largo recorrido a pie, a otros sectores más al sur. Durante el trayecto, incómodo tanto para el pastor como para sus anima¬les, portaban zu¬rrones, abrigos y mantas para luchar contra el frío y el calor, la lluvia o el viento, siguiendo los caminos donde las fuentes de agua estuvieran al alcance para poder dar de beber al ganado. Al anochecer, los pastores pernoctaban normalmente al aire libre, al calor del fuego, que hacían de forma tradicional. Para dormir, cons¬truían un círculo de piedras en el cual alojaban matas secas y pinocha.

Útiles

En el camino de cumbre a costa, los pastores llevaban algunos útiles necesarios para soportar los días a la intemperie. Los zurrones eran uno de los complementos más importantes. Los de mayores dimensiones eran aprovecha¬dos para el transporte de toda la gama de enseres necesarios: quesos, cacharros, cubiertos, etc., y por el contrario, los más pequeños, se em¬pleaban en la conservación de la leche y amasamiento del gofio, que se mez¬claba con agua y leche. También llevaban un bastón llamado garrote hecho de madera, generalmente de Pino (Pinus canariensis), como medio para recorrer la sinuosa orografía del Archipiélago Canario. La longitud de ésta herramienta de trabajo estaba en función del lugar donde se realizaba el pastoreo, siendo más pequeño en zonas de costa y medianías, que en las zonas de alta montaña. Este paolo tiene forma troncocónica de unos 3 cm de diámetro en su punta superior y 4,2 cm en la inferior donde va la parte metálica y el regatón, para clavar el garrote en el terreno, de unos 20 cm. Por último, destacar el transporte de vasijas de barro, gánigos y hondas hechas al horno para almacenar agua o leche.

El salto del pastor

También llamado brinco canario, se refiere a la forma en la que los antiguos pastores se desplazaban por barrancos y riscos con el apoyo único de un palo de madera, sorteando así todo tipo de obstáculos, desniveles y cuestas. Existen fuentes y relatos históricos de después de la Conquista donde se cuenta de forma detallada como los antiguos pobladores se trasladaban arriesgadamente por laderas y acantilados, mostrando una destreza y un saber hacer único debido a la necesidad de moverse por tan complicado terreno.

¿Sabías qué?

En la actualidad, aún quedan algunos pastores, en la mayoría de los casos con edades superiores a los 70 años, que vivieron la actividad pastoril tradicional tal y como la hemos contado. Estos cabreros poseen una valiosísima información sobre fuentes, rutas pastoriles, pastos, enfermedades y remedios para sus animales, yacimientos arqueológicos, tradiciones y leyendas, alimentación, recolección vegetal, en definitiva, un caudal de conocimientos sobre un sistema de vida que está a punto de extinguirse en nuestro Archipiélago.

Referencias