Laurisilva

De CanariWiki
Revisión del 12:20 11 ago 2015 de Vanessamitcanet (discusión | contribuciones) (Página creada con «El bosque de laurisilva, también llamado bosque laurófilo o selva templada, es una gran formación vegetal propia de los climas templados húmedos y cálidos. En casi tod...»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

El bosque de laurisilva, también llamado bosque laurófilo o selva templada, es una gran formación vegetal propia de los climas templados húmedos y cálidos. En casi todas las Islas Canarias, al igual que en algunas zonas de la región Macaronésica, la laurisilva se compone de especies arbóreas lauráceas que junto con el Fayal-Brezal, forman el tan conocido Monteverde. Algunas de las representaciones vegetales más conocidas de esta zona son el Laurel (Laurus azorica) el Tilo (Ocotea foetens) o el Viñátigo (Persea indica).

Origen

Este tipo de flora tiene un origen muy antiguo, con una datación de más de 20 millones años (período terciario) y según se ha descubierto, sus bosques cubrían gran parte de los trópicos de la Tierra. La laurisilva canaria, tuvo su origen en antiguos bosques terciarios de la cuenca mediterránea, desaparecidos hace también millones de años. Su extinción fue debida a las glaciaciones del cuaternario y el avance del desierto, pero una pequeña parte se ha mantenido viva en algunas de las islas de la Macaronesia,ya que este bosque, propio de los ambientes sombríos, ha encontrado en esta zona las condiciones óptimas de humedad y temperaturas templadas.

Características

La laurisilva se instala en las islas de mayor altitud y es posible gracias a unas precipitaciones de 500 a 1100 mm y una temperatura media anual de entre 15 y 19 ºC. La bruma de los alisios produce, en la vertiente septentrional de dichas islas, un fenómeno denominado mar de nubes, que se explica gracias a la condensación de la masa del aire del alisio que es capaz de generar una capa continua de estratocúmulos. Este hecho aporta una humedad excepcional a los suelos gracias a la popularmente conocida “lluvia horizontal”, o lo que es lo mismo, la presencia continuada de nubes bajas en contacto con el bosque, que provocan que éstos se vayan empapando y goteando continuamente.

Distribución

A día de hoy, la mejor representación de bosques de laurisilva en nuestro Archipiélago se encuentra en la isla de la Gomera, en el declarado en 1981 Parque Nacional de Garajonay. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y ocupa la parte central de la isla (3.984 hectáreas). Se trata nada más y nada menos que de una reliquia viviente de esta centenaria selva. En la Isla de La Palma, encontramos el Canal y Los Tilos, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1983. Gran Canaria alberga actualmente, una pequeña representación debido a la masiva tala de sus bosques en el siglo XIX y se encuentra en Los Tilos de Moya. La isla de Tenerife tiene una mayor biodiversidad referida a la laurisilva atlántica en el Parque rural de Anaga y en el Monte del Agua dentro del Teno. El Golfo, en la isla de El Hierro cuenta con zonas de laurisilva degradada.

Especies

Entre las especies vegetales hay que nombrar el laurel (Laurus azorica), la faya (Myrica faya), el viñátigo (Persea indica), el til (Ocotea foetens), el acebiño (Ilex canariensis), el naranjero salvaje (Ilex platyphylla), el madroño (Arbutus canariensis), el palo blanco (Picconia excelsa), el mocán (Visnea mocanera) o el brezo (Erica arborea), entre otros…

¿Sabías qué?

La laurisilva constituye el ecosistema más rico en invertebrados y con mayor porcentaje de endemismos. Sus especiales condiciones de humedad y umbría favorecen el desarrollo de lombrices, moluscos y, sobre todo, artrópodos.

Referencias