Ventana tradicional

De CanariWiki
Revisión del 12:01 11 ago 2015 de Vanessamitcanet (discusión | contribuciones) (Página creada con «La ventana tradicional canaria es, junto con la puerta, la almena y el balcón, uno de los elementos más característicos de la arquitectura de la vivienda de las Islas Ca...»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

La ventana tradicional canaria es, junto con la puerta, la almena y el balcón, uno de los elementos más característicos de la arquitectura de la vivienda de las Islas Canarias, en la que casi no hay elementos accesorios pues responde a un estilo sencillo y funcional. De ella se distinguen varios tipos: la más común es la de cojinetes o cuarterones, estrechamente relacionada con la celosía, y la de guillotina, que en su parte superior es fija y la inferior móvil; la menos común es la de corredera y la esquinera. Todos los tipos comparten una estructura básica y la madera como elemento principal en su construcción.

Descripción

La estructura básica de la ventana tradicional proviene de la ventana castellana y se resume en que está constituida por armazones de peinazos o maderos y “cosueras” o largueros. A partir de esa estructura y según la frecuencia con la que se observan en las casas de Canarias, se puede hablar de tres tipos fundamentales cuya procedencia, como la de los demás elementos de la arquitectura de la vivienda tradicional, es extranjera. No obstante, a pesar de las influencias y el origen de las diferentes ventanas, tanto la construcción general de la vivienda como la de los elementos en particular se adaptó y modificó, evolucionando hasta convertirse en un estilo propio. El material fundamental con el que se hacían las ventanas tradicionales es la madera del pino canario, en especial la tea, el corazón resinoso de gran dureza y resistencia. Era muy valorada, se utilizaba con más frecuencia en las casas señoriales que en las viviendas populares debido a las posibilidades económicas de los distintos grupos de propietarios.

Tipos

Podemos distinguir varios tipos de ventanas: de cojinetes o cuarterones, de guillotina, de celosía, de corredera, esquineras y ventanillos. A continuación se describen las características así como la procedencia de las más comunes: La que se observa con mayor frecuencia es la ventana de cojinetes o cuarterones, cuyo cometido es el de evitar el calor y la luz, y así conservar la casa fresca. Normalmente estaba allanada en la parte exterior del muro con lo que en el interior del mismo se formaba un hueco espacioso. Para aprovechar este hueco, se solía poner un poyete sobre el que poder sentarse y apoyar la espalda en el lateral, que generalmente se cubría con tablones de madera y a la vez se creaba un conjunto (partes laterales o gualderas, poyete o banco y ventana) gracias al material común. La forma de este tipo es de estructura tripartita: el cuerpo inferior es fijo y pequeño, con una antepecho opaco, generalmente de cuarterones y decorado. La parte intermedia es la mayor, con dos hojas de abatimiento vertical compuestas por dos ventanucos de giro horizontal en los que las hojas principales abren hacia dentro, mientras que los postigos (las puertas pequeñas) se abaten por giro hacia fuera, así se puede refrescar y ver desde dentro. Por último, el cuerpo superior, también llamado marco de luz, suele ser fijo, con divisiones rectangulares de vidrio, carpintería de color blanco, y en el interior hay unas hojas de madera para oscurecer en caso necesario. Por otro lado, la procedencia de la ventana de guillotina no está clara, según algunos autores es holandesa, según otros, inglesa, francesa, o, incluso, castellana. A Canarias se cree que llegó con los primeros carpinteros portugueses que se afincaron en las islas. Este tipo posee una gran ventaja: concede la máxima cantidad de luz a la vez que protege del viento. Es más frecuente en las islas occidentales y centrales. La componen dos hojas, la superior fija y la inferior móvil que se abre verticalmente. Los cristales están incrustados en unas varillas de madera que crean un enrejado en las ventanas. Detrás de los cristales, se encuentran dos hojas de madera con las que se puede manejar la luz que entra y, además, como normalmente están equipadas con postigos pueden dar visión del exterior sin tener que abrir las hojas. Por último, la ventana de celosía es característica de las islas occidentales y, en particular, de la isla de La Palma. El origen de las ventanas de celosía que se conservan en Canarias se encuentra en los ajimeces andaluces y cuya procedencia es oriental, pues tanto en la Andalucía hispanomusulmana como en antiguos territorios otomanos, la India, Nepal, etc., se observan elementos arquitectónicos con celosías. La estructura es apeinazada tripartita, como la que ya se ha explicado en la de cojinetes, tipo con el que está estrechamente relacionada. Las celosías canarias se realizan con varillas planas cruzadas en diagonal, y en algunas ocasiones los recuadros se revisten con listeles finos de arquitos afrontados. Con estas ventanas se consigue que la casa se ventile a través del aire que entra por las rejillas y, al mismo tiempo, mantener la privacidad del interior de la vivienda así como de las personas que miren por la ventana.

¿Sabías qué?

La ventana, además de un elemento arquitectónico imprescindible, es una seña del nivel social y cultural de la vivienda y, por ende, de sus propietarios. El origen de tal distinción reside en la carpintería pues entre mejor tallada la madera más acomodado es el dueño de la casa. Este hecho toma especial relevancia en las islas de Lanzarote y Fuerteventura donde este material escasea y, al tener que importarlo, se convierte en un recurso aún más exclusivo.

Referencias