Servicio Canario de Salud

Estás en:

Campaña de vacunación contra el virus del papiloma

Si cumples ktorce mrkate el 012

PortadaCancerUtero.jpg

La Consejería de Sanidad a través de la Dirección General de Salud Pública, pone en marcha una campaña informativa destinada a incentivar la vacunación de las niñas de 14 años contra el virus del papiloma humano (VPH), bajo el lema Si cumples ktorce mrkate el 012.

Campaña de vacunación en las Redes Sociales

El objetivo es difundir esta campaña en aquellos medios más cercanos, por lo tanto, la campaña será difundida mayormente en las Redes Sociales.

Dentro de las redes se han escogido para realizar la campaña, a tres de ellas:

Tuenti: La principal red para usuarios de entre 14-25 años.

Facebook: La principal red para usuarios de entre 24-45 años.

Youtube: El grupo de edad al que va dirigida la campaña, pasa mucho tiempo al día viendo y escuchando los videos en esta red.

Dudas frecuentes sobre el papiloma virus, su infección y la vacuna

• ¿Qué es la infección por el virus del papiloma humano?

Los virus del papiloma humano (VPH) comprenden un grupo de virus que se transmiten casi exclusivamente por contacto sexual, y cuya infección es la causa de la producción del cáncer de cuello de útero, además de otros cánceres como lo de vulva, vagina, ano y pene.

Existen más de 120 tipos distintos de estos virus del papiloma humano que pueden infectar al ser humano, aunque sólo 15 de ellos se consideran de alto riesgo para el desarrollo de cáncer de cuello de útero, siendo los llamados tipo 16 y 18 los causantes de más del 70% de los cánceres.

Aproximadamente, el 85% de las personas se suelen infestar a los dos-tres años de haber iniciado relaciones sexuales.

• ¿Qué síntomas produce la infección por VPH?

La infección por los papilomavirus pasa desapercibida al no producir síntomas. En la mayoría de las personas infectadas los virus desaparecen espontáneamente sin secuelas a lo largo de los dos años siguientes a una infección.

Teniendo en cuenta la alta frecuencia de circulación de los virus, y la gran cantidad de tipos distintos, las reinfecciones y las infecciones múltiples (por distintos tipos de este virus a la vez) son muy frecuentes, de manera que más del 50% de las personas sexualmente activas han sido infectadas en algún momento de su vida sexual.

Cuando los papilomavirus de los tipos asociados al cáncer no son eliminados y quedan en las capas profundas de la piel y mucosas genitales, aparecen al cabo de los años lesiones precancerosas (hasta en 30 de cada 100.000 mujeres) que si no se eliminan quirúrgicamente, evolucionan hacia el cáncer.

• ¿Cómo se diagnostica la infección por VPH?

Las lesiones causadas por el VPH únicamente se puede detectar en exploración ginecológica con la realización de citologías periódicas (prueba de Papanicolaou) en las mujeres sexualmente activas. Estas estrategias han permitido el diagnóstico temprano y el control de las lesiones precancerosas, con disminución importante de la frecuencia de cáncer de cuello uterino

La recomendación de realización cada 3-5 años de citologías en todas las mujeres sexualmente activas ha demostrado su eficacia y debe de mantenerse de acuerdo a los criterios científicos y a los resultados de las citologías previas de cada mujer.

La utilización de las vacunas frente a los tipos de virus del papiloma más patógenos, no elimina la necesidad de realización de las citologías, si bien permitirá ir adecuando la frecuencia de su realización en mujeres vacunadas con intervalos de control más largos.

• ¿Cómo se trata la infección por VPH?

No existe tratamiento para la infección. En las mujeres en las que mediante citologías se detectan lesiones precancerosas de cuello uterino, se efectúa la resección quirúrgica de la lesión. Puede requerir la histerectomía (extirpación del útero) y tratamientos antitumorales cuando se maligniza (cáncer).

El cáncer del resto de localizaciones (vagina, vulva, ano, pene) se trata dependiendo de su ubicación y grado de afectación (cirugía, radioterapia o quimioterapia).

• ¿Cómo se puede evitar el contagio?

En este momento actual disponemos de dos vacunas que previenen la infección por los virus del papiloma, asociados con mayor frecuencia a la producción de cáncer de cuello uterino, lo que permitirá prevenir más del 70% de estos cánceres.

La vacuna es eficaz para prevenir la infección, y por tanto, su aplicación debe de realizarse antes de que se tengan relaciones sexuales. Por ello, la edad de vacunación sistemática idónea es la preadolescencia (entre los 9 y 14 años).

Hay un gran consenso en la prioridad de incorporar la vacuna frente al papilomavirus en el calendario de vacunaciones infantiles, en niñas a una edad entre los 9 y los 14 años. Recientemente se acordó recomendar la vacunación sistemática en adolescentes de 11-14 años, según se apruebe en el calendario de vacunaciones de cada comunidad autónoma, incorporándose antes del año 2010.

Canarias incorporó la vacuna contra el VPH en su calendario vacunal en 2008, y a partir de entonces a través de los puntos de vacunación de la Red de Centros de Atención Primaria se vacuna a las niñas que cumplen 14 años .

El esquema completo de vacunación consta de tres dosis, administradas en un periodo de seis meses. Tras la administración de la primera dosis en su centro de salud, se le dará cita para la segunda, y tras la administración de esta segunda dosis, se le dará cita para la tercera .

Los padres o tutores de las niñas que no estén incluidas en el cupo de tarjeta sanitaria del Servicio Canario de la Salud (porque están en mutuas, seguros privados, u otras entidades) y que deseen vacunarse, deberán solicitar la vacunación a su respectiva entidad, que se encargará de derivarlos al centro vacunador que corresponda.

• ¿qué pasa si una niña comenzó la vacunación pero no la ha completado?

Si una niña no ha completado su pauta de vacunación porque en su día se puso una dosis y no continuó, o llegó a ponerse la segunda pero no terminó el proceso, no importa, no tendrá que volver a comenzar la pauta de vacunación. En cualquier momento puede llamar o acudir a su centro de salud, y la citarán para completar su vacunación.

• ¿Por qué son importantes estas vacunas?

La vacunación generalizada tiene el potencial de reducir hasta en dos terceras partes el número de muertes por cáncer de cuello uterino en el mundo, si todas las mujeres se vacunaran y si la protección resulta ser de largo plazo. Además, las vacunas pueden hacer que disminuya la necesidad de atención médica, de biopsias y de procedimientos agresivos asociados con las secuelas de pruebas anormales de Papanicolaou, lo que ayudará a reducir los costos de atención médica y la ansiedad relacionada con las pruebas anormales de Papanicolaou y procedimientos de seguimiento.

• ¿Son seguras las vacunas contra el VPH?

Antes de autorizar cualquier vacuna, se verifica por parte de las autoridades sanitarias que sea segura y efectiva. Las vacunas han sido probadas en millones de personas en Europa y en los Estados Unidos. Hasta ahora, no se han registrado efectos secundarios graves causados por las vacunas. Los problemas más comunes han sido una breve dolencia y otros síntomas en el sitio de la inyección. Estos problemas son semejantes a los que se experimentan ordinariamente con otras vacunas. Las vacunas contra el VPH no han sido probadas lo suficiente durante el embarazo, por lo que no deberán ser usadas por mujeres embarazadas

• ¿Necesitan hacerse todavía pruebas de Papanicolaou las mujeres que se hayan vacunado?

Sí. Ya que estas vacunas no protegen contra todos los tipos de VPH que pueden causar cáncer, las pruebas de Papanicolaou como exámenes selectivos de detección de cáncer de cuello uterino siguen siendo esenciales para detectar los cánceres de cuello uterino y los cambios precancerosos. Además, las pruebas de Papanicolaou son especialmente importantes para las mujeres que no han sido vacunadas o que ya tienen la infección de VPH.

© Gobierno de Canarias