Servicio Canario de Salud

Estás en:

Hipnosedantes

BANNER_DIA2.gif

Sanidad presenta una campaña de sensibilización sobre el consumo abusivo de fármacos tranquilizantes

La consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha puesto en marcha una campaña informativa para concienciar a la población sobre el riesgo del consumo abusivo de fármacos tranquilizantes, que consumen diariamente más de 124.000 personas en Canarias.

Tras el alcohol y el tabaco, los fármacos de la familia de las benzodiacepinas son las sustancias psicoactivas más consumidas en Canarias, según revelan los resultados de la encuesta EDADES.

Según los datos de prescripción de recetas del sistema sanitario público de Canarias, en el último año, 40.616 mujeres de entre 45 a 60 años han consumido diariamente fármacos hipnosedantes.

AbusoFarmacosCartel.jpg

La Campaña, con el lema "No te pierdas la vida…, hay otros caminos", consta de un spot televisivo, cartel, cuña radiofónica, y banners en prensa digital, y pretende llamar la atención sobre los efectos del consumo abusivo de fármacos hipnosedantes como las benzodiacepinas (tranquilizantes, ansiolíticos, somníferos, relajantes musculares) cuyo uso está ampliamente extendido pero no se percibe como un problema a pesar de su capacidad para generar adicción.

El consumo abusivo de hipnosedantes constituye un importante problema de salud que está aumentando por la tendencia a la medicalización del sufrimiento humano, el incremento de problemas sociales y económicos, y el desconocimiento de los efectos secundarios y la adicción que pueden generar estos fármacos.

El abuso de estos fármacos está relacionado con un mayor riesgo de accidentes (de tráfico, domésticos, laborales), alteración de la esfera familiar y emocional por "anestesia emotiva", y potencial dependencia.

Las benzodiazepinas son medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central, con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes (relajantes musculares). Son las drogas psicotrópicas más ampliamente utilizadas en todo el mundo.

El consumo de benzodiacepinas se da particularmente en personas que buscan un alivio sintomático y rápido de los efectos de estados de elevada ansiedad. Su consumo va en aumento. En España, entre los años 1987 a 1995 se experimento un crecimiento del 88% y entre los años de 1995 a 2002 el crecimiento fue de un 56%.

En el momento actual (2013) el consumo abusivo de benzodiacepinas se considera un importante problema de salud en muchos países occidentales. A la prescripción facultativa se le suma el modelo de mercado negro por el que se obtienen, paralelamente, estas sustancias.

Estos datos son aún más preocupantes en la última encuesta sobre alcohol y drogas en población general en España (EDADES 2011) realizada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre drogas.

Consumo de tranquilizantes en Canarias

La encuesta EDADES señala que las benzodiacepinas son la tercera sustancia psicoactiva mas generalizada en Canarias, después del alcohol y el tabaco. Esta encuesta indica que alguna vez en la vida, al menos el 23,9 % de la población ha consumido hipnosedantes y que el 4,8% de la población canaria los consume diariamente. Su consumo es más frecuente en mujeres, en el tramo de edad entre los 55 a 64 años de edad. Y la edad de inicio entre los canarios, se sitúa en los 34,6 años, similar al de la media del Estado.

Según los datos de prescripción y dispensación de estas sustancias en Canarias, proporcionados por el Servicio de uso racional del medicamento y control de la prestación de la Dirección General de Programas Asistenciales, en los últimos doce meses (desde octubre de 2012 a septiembre de 2013) el porcentaje de pacientes que consumen diariamente hipnosedantes en nuestra Comunidad Autónoma es de un 5,9% (124.498 personas) con respecto a la población total.

De ese total de población que consume diariamente fármacos hipnosedantes, el 32,62% por ciento lo constituyen mujeres con edades comprendidas entre los 45 a 60 años. En total, 40.616 mujeres de entre 45 a 60 años consumen diariamente estos fármacos prescritos por el sistema público. El número total puede ser mayor, ya que no se incluyen las cifras de prescripción de fármacos hipnosedantes de las consultas privadas.

Sin embargo, este aumento manifiesto del consumo no se corresponde con la percepción de riesgo, ni con las demandas de tratamiento en las Unidades de Atención a las Drogodependencias (UAD). Durante el año 2012, solamente 205 personas han solicitado asistencia médica por dependencia a este tipo de sustancias.

Los inconvenientes de las benzodiacepinas como efectos adversos o efectos secundarios incluyen sedación, alteraciones psicomotoras (ataxia, incoordinación, vértigo, mayor riesgo de caídas) y trastornos cognitivos. Estos fármacos tienen un gran potencial para generar tolerancia y adicción. La "anestesia emotiva", o sea la incapacidad de sentir placer o dolor, es un síntoma común entre los pacientes que hacen uso prolongado de benzodiacepinas.

© Gobierno de Canarias