Servicio Canario de Salud

Estás en:

Red Canaria "Islas y Municipios Promotores de la Salud"

Introducción

La vinculación de la salud a la calidad de la vida de las personas es una constatación que se concreta en la experiencia cotidiana; es tan real y universal que la propia Organización Mundial de la Salud en 1987, se hizo eco de la misma proponiendo en el ámbito europeo el marco de trabajo denominado “Ciudades Saludables” cuya derivación local más cercana se materializó en el Proyecto “La Red Canaria de Municipios Saludables” que posibilitó la visualización de los objetivos de la propuesta realizada previamente en 1984 “Salud para Todos en el año 2000”, y se adapta al modelo GLOCAL (pensar globalmente, actuar localmente) de la misma institución.

La Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud en 1986, manifiesta abiertamente que la Acción Promotora de Salud, va más allá de la asistencia sanitaria, subrayando cómo el valor salud debe figurar en la agenda política de todos los sectores y niveles del gobierno. En dicha carta versa la Promoción de la Salud como la tarea destinada a proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar la salud y ejercer un mayor control sobre la misma, pues para alcanzar el mejor estado posible de bienestar físico, mental y social, un individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar o adaptarse al medio, en su amplio sentido.

Ya desde la Declaración de Adelaida sobre la salud en todas las políticas (2010) se perfila la necesidad de un nuevo contrato social entre todos los sectores para hacer avanzar el desarrollo humano, la sostenibilidad y la equidad, así como para mejorar los resultados sanitarios. Esto requiere una nueva forma de gobernanza en la que haya un liderazgo conjunto dentro de los gobiernos, intersectorial e intergubernamental.

En la 9ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, Shanghái 2016, alcaldes de todo el mundo, se comprometieron firmemente a dar prioridad a las políticas que generen beneficios mutuos entre salud y otras políticas locales, así como lograr la participación de todos los agentes pertinentes en la planificación urbanística.

El trabajo en red es eficaz, efectivo, eficiente y global, favorece la integración, la equidad, la participación y la autonomía, por lo que resulta estratégico en nuestro territorio permitiéndonos superar las limitaciones vinculadas a su particular geografía y multigobierno (autonómico, insular y municipal).

Una comunidad cohesionada y con buenas redes tiene mayor capacidad para afrontar las dificultades, es lo que podría garantizar la Unidad de Canarias a través de los contenidos saludables.

Canarias solo puede ser Una si lo es en el consenso participativo de los contenidos.

Fundamentación

La diversidad y complejidad de los problemas humanos que en el campo de lo social y por ende de la salud, que presenta nuestra sociedad actual, indicadores de los aspectos más disfuncionales y desacertados de su dinámica, así como su abordaje, reclaman además de un espíritu emprendedor una apuesta decidida por el ser humano y su desarrollo integral como valor universal; ser humano que se nos presenta tangible y con rostro en el ciudadano o vecino de la isla y el municipio en el que se escenifica su vida cotidiana.

El gran manifiesto por la Salud que constituye la Carta de Ottawa.1986 afirma categóricamente que la salud se crea y vive en el marco de la vida cotidiana.

El elemento de atención a la cotidianidad de la experiencia de la salud, resaltado de forma particular en la mencionada declaración, conduce irremediablemente a la búsqueda del sujeto y de los acontecimientos de toda índole, que acontecen en su contexto como unidad de trabajo y atención.

Fundamentalmente a través de la localización de la acción preventiva/promocional se puede acceder de forma más directa al ciudadano y contemplar la individualidad intransferible y original de su ser, la comunidad en la que está incorporado y de la que se siente partícipe. En su isla y municipio se le conoce más al/la ciudadano/a y se entienden mejor sus necesidades y carencias, posibilitando así el diseño de las políticas de calidad que persiguen su promoción y desarrollo.

Desde esta perspectiva es fácilmente deducible que para que las intervenciones sean lo más eficaces y eficientes posibles, las iniciativas deben estar lideradas por los Cabildos y Ayuntamientos.

El ámbito de lo local se consolida pues como el idóneo y más natural para el diseño de la intervención normalizada/naturalizada con el ciudadano y su medio; es lo que se podría denominar como la Localización de la Acción Preventiva o Promocional de la Salud, (Implementación Local de la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el SNS) en la que el cabildo tiene, junto a los municipios, un papel vertebrador relevante en lo que se refiere a la promoción de la tarea coordinada y la sinergia de los esfuerzos.

La transformadora tarea educativa de la Promoción de la Salud está íntimamente ligada a la promoción de la persona y su comunidad y por tanto sólo cuando ella sienta considerada su singularidad y se reconozca en el interés de la propuesta institucional más cercana, será posible aquella.

Caminar o perseguir el horizonte de la Salud Pública por los senderos de la Promoción de la Salud es ciertamente encontrarse en la ruta de la sostenibilidad, pues induce a la activación de la creatividad de todos los sectores y ámbitos de la comunidad, invitándolos a la comunicación y elaboración coordinada y consensuada de un plan estratégico propio (Estrategia Canaria de Promoción de la Salud “Islas y Municipios Promotores de la Salud”), capaz de estructurar todos los recursos y servicios para optimizarlos y ponerlos a disposición de los/as ciudadanos/as en términos saludables.

Los ingredientes de paz, educación, vivienda, alimentación, ingreso económico, ecosistema estable, justicia social y equidad, que la propia Carta de Ottawa establece como imprescindibles, si queremos de verdad saborear el valor salud, es un ambicioso plan de lucha contra la pobreza y la exclusión social.

En definitiva, es el faro del valor salud el que debe científicamente alumbrar toda la acción política insular y municipal, si realmente queremos construir una sociedad canaria más justa, solidaria y consecuentemente sostenible, el mundo mejor con el que por el momento sólo soñamos.

Objetivo General

Promover un proceso participativo de generalización del trabajo de Promoción de la Salud en toda la Comunidad Autónoma Canaria, considerando las características propias de cada territorio.

Objetivos Específicos

 

  • Organizar y estructurar un Servicio de Promoción de la Salud, de proyección comunitaria, determinado por una dinámica de trabajo participativo, sinérgico y coordinado en la Comunidad Autónoma Canaria.
  • Crear un instrumento integrador de los grupos de trabajo multidisciplinares, que desarrollan proyectos de promoción de la salud en distintos ámbitos del nivel local.
  • Implementar una dinámica de trabajo en red, motivador, que promueva la integración progresiva de las islas y municipios que aún no hayan desarrollado proyectos de promoción de la salud.
  • Fomentar los Procesos de Desarrollo Comunitario promoviendo el conocimiento de la realidad canaria en sus distintos contextos y en clave de calidad de la vida, esto es, salud, a los efectos de producir respuestas consensuadas, solidarias y equitativas a los determinantes de salud de la comunidad.
  • Generar un contexto de referencia y convergencia que promueva la participación ciudadana institucional y organizada, a los efectos de poder tomar decisiones consensuadas en los temas específicos que son de su interés por condicionar y/o determinar la calidad de su vida.
  • Promover la investigación vinculada a la Promoción de la Salud y la Salud Comunitaria.

 

Objetivos Operativos

 

  • Crear, organizar y estructurar una red de trabajo, tanto presencial como virtual: 
    • Red Canaria” Islas y Municipios Promotores de la Salud”.
    • Página web interinstitucional (Dirección General de Salud Pública, Federación Canaria de Cabildos Insulares y Federación Canaria de Municipios).
  • Constituir la Comisión Técnica Permanente en cada una de las islas, según se desarrolla en documento adjunto.
  • Constituir un espacio temporal de encuentro, anual, de carácter asambleario: Encuentro Regional de la Red Canaria "Islas y Municipios Promotores de la Salud".
  • Constituir el Comité Técnico Intersectorial de la Red Canaria “Islas y Municipios Promotores de la Salud”: 
    • Secretarios/as Comisión Técnica Permanente, representantes de la Dirección General de Salud Pública.
    • Técnico representante de Federación Canaria de Cabildos Insulares.
    • Técnico representante de Federación Canaria de Municipios
  • Constituir la Comisión Gestora Institucional, integrada por representantes gubernamentales de la Dirección General de Salud Pública, de la Federación Canaria de Cabildos Insulares y Federación Canaria de Municipios, con capacidad política de decisión.
  • Viabilidad de una Escuela Regional de Salud, estructurada dentro del Servicio Canario de la Salud, optimizando e integrando los recursos existentes en la actualidad: 
    • Aulas de Salud.
    • Radio ECCA.
    • Parque Temático de Salud adscrito al Museo Elder.
    • Programas de formación del Servicio de Promoción de la Salud de la Dirección General de Salud Pública.
  • Potenciar los instrumentos/herramientas o estrategias de comunicación, educación y formación:

 

© Gobierno de Canarias