Efectos huracán en San Juan (Cuba)

 

 

 

La Dirección General de Emigración del Gobierno de Canarias, dirigida por Manuel Rodríguez Santana, tras las noticias de los daños sobre las personas y materiales que ha causado el huracán “Ian” contacta con los canarios en Pinar del Río, una de las zonas más afectadas.

 

Ángel Víctor Torres, Presidente Gobierno de Canarias

Manuel Rodríguez, tras diferentes llamadas que fueron infructuosas, logra contactar con Florita López Rivero, presidenta de la casa canaria Leonor Pérez Cabrera en Pinar del Río. Florita manifiesta lo considerable de los daños en infraestructura, entre ellos, casas derruida, techos de vivienda que se han desprendido, calles cortadas, conexiones eléctricas dañadas. Preguntado por Rodríguez, Florita añade que no conoce de daños personales de canarios en su zona, ello debido a que no se ha podido comunicar con ellos puesto que las conexiones telefónicas también están dalladas. Conoce que una de las zonas más dañadas por el temporal es San Juan en Pinar del Río, donde también hay presencia de canarios, continúa diciendo que a duras penas puede comunicar por su móvil y que prevé que en breve se quedará sin batería, ya que aún no se han resuelto los problemas de electricidad en la zona.

Inundaciones provocadas por “Ian”

Ante esta información, el Director General le pidió que le comunicara si conocía de canarios afectados y ofreció la posibilidad de tramitar ayudas a canarios que hayan sido afectados por el temporal, siendo breve en la continuación del contacto para que no perdiera la conexión telefónica por falta de batería.

En otras zonas del país, comprobó los efectos de “Ian”, como en Camagüey, donde le manifestaron que también tenían problemas con las infraestructuras eléctricas y que el huracán se había manifestado en esta zona como una potente borrasca, pero nada en comparación con Pinar del Río, manifestaba una socia de la casa canaria en esta zona del país.

También, Rodríguez contacto con Dayamí Blanco, directiva de la casa canaria Leonor Pérez Cabrera en La Habana, quien le comunicó, que una de las consecuencias del huracán fue la subida de la marea, llegando a sobrepasar el Malecón anegando comercios y viviendas en planta baja, incluso afectando a edificios que se han derruido.