El Plan Canario de Formación del profesorado para el curso escolar 2012‐2013 se ha articulado en torno a cuatro principios generales: la escuela inclusiva, considerada desde una perspectiva globalizada de atención a la diversidad; el liderazgo pedagógico, como motor de las organizaciones escolares; el trabajo colaborativo de las comunidades educativas y la formación permanente del profesorado, basada en los proyectos de innovación e investigación.

Este programa ha pretendido contribuir desde la formación y el desarrollo profesional del profesorado, a la consecución de los objetivos trazados en marco del Plan global para la universalización del éxito escolar de la Comunidad Autónoma Canaria.

El Plan ha establecido una serie de líneas estratégicas de actuación que ha definido la prioridad de las acciones formativas y una serie de programas formativos específicos que por su temática o bien por el colectivo al que han ido dirigidos, han requerido de una consideración especial, dadas sus funciones de liderazgo y relevancia pedagógica, como es el caso de los equipos directivos y los servicios de apoyo a la escuela o el profesorado tutor entre otros.

Las siete líneas estratégicas de actuación definidas en el marco del Plan Canario de Formación del Profesorado para el bienio 2011-2013[1], aprobadas por la Comisión Canaria de Formación del Profesorado[2] son:

  1. Las competencias básicas y la programación didáctica.
  2. La atención a la diversidad.
  3. La organización escolar y la cultura participativa.
  4. La formación en el uso de las TIC.
  5. El programa formativo "Hablar otra lengua".
  6. La mejora de la convivencia y del clima escolar.
  7. La formación profesional, la educación de adultos y las enseñanzas artísticas.

De nuevo se ha apostado decididamente por la formación en centros al entender que esta formación crea dinámicas que cambian y transforman la “cultura del centro” En efecto, la capacitación continua y la actualización permanente de los colectivos docentes de los propios centros favorece la integración de la formación y su práctica profesional, el trabajo en equipo y su compromiso colectivo en la mejora de la calidad educativa.

Desde un punto de vista pedagógico la formación se ha dinamizado en torno al proyecto ProIDEAC (Pro Integrar Diseño + Evaluación > Aprendizaje Competencial). Este proyecto surge como una estrategia para consolidar y promover un modelo de educación inclusivo y sostenible, que implique el logro de las competencias básicas para todo el alumnado y que parta del trabajo colegiado de la comunidad docente. En otros términos, se desea conseguir a través de metodologías alternativas, la diversificación de recursos y nuevas fórmulas de organización del centro y del aula, para que el alumnado adquiera aprendizajes funcionales que repercutan positivamente en su desarrollo personal, social y profesional.

Por último, cabe destacar la importancia de los procesos de acreditaciones profesionales docentes, que mediante programas formativos específicos y tras una evaluación competencial del desempeño, pretenden contribuir a la mejora de la calidad de los centros escolares mediante el ejercicio eficaz de una serie de funciones docentes relacionadas con temas esenciales en la escuela, como la mejora de la convivencia o la integración de las TIC entre otras.

La red de Centros del Profesorado de Canarias ha desempeñado un papel esencial tanto en la dinamización de la formación en centros como en el desarrollo e implementación del proyecto ProIDEAC. implementando un proceso de asesoramiento y acompañamiento que se aleja del modelo tradicional de ponente experto y adopta el modelo competencial formando en la práctica y dotando a los centros de autonomía en su aprendizaje y desempeño.