El interés por favorecer la calidad de la oferta formativa de grado y postgrado no se limita exclusivamente a las instituciones universitarias que la promueven sino que también es compartido por la Administración educativa y por los propios centros docentes, en la medida en que se trata de un hito fundamental en la formación inicial del profesorado que en los próximos años se integrará en nuestro sistema educativo. Por otro lado, la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad conoce y desea poner de relieve los esfuerzos que los centros educativos de la red y el profesorado participante desarrollan durante el periodo de inmersión en la vida real de un centro del alumnado universitario, estableciendo el correspondiente reconocimiento formal a las distintas figuras de participación (tutoría, coordinación, supervisión).

Por tal motivo, la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad pone a disposición de las Universidades que han firmado Convenios de Colaboración con este objeto las dos redes de centros educativos no universitarios: Red de centros de Educación Secundaria y Red de Centros de Educación Infantil y Primaria para el desarrollo de las prácticas de sus títulos de grado y postgrado (Practicum de Secundaria y Practicum de Educación Infantil y Primaria, respectivamente). Las redes de centros de prácticas están formadas por 315 centros de Educación Infantil y Primaria y 121 Centros de ESO, Bachillerato, FP y Enseñanzas artísticas.

Actualmente existen convenios con 7 universidades que son: la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; la Universidad de La Laguna; la Universidad Nacional de Educación a Distancia – UNED; la Universidad Internacional Valenciana; la Universidad a Distancia de Madrid; la Universidad Internacional de La Rioja y la Universidad Internacional de Salamanca.

En este curso escolar 1.346 docentes de 246 centros educativos tutorizaron a 1.159 alumnos de grado y máster.

El Prácticum de los títulos universitarios de grado y postgrado se ha configurado como un espacio de formación cuya peculiar organización lo diferencia del resto de materias teórico-prácticas, ya que supone una toma de contacto reflexiva, vivencial y profesionalizadora con la realidad educativa accesible a través de las redes de centros de prácticas. De esta manera se garantiza una formación práctica de calidad a través de su evaluación continua, institucionalizando para ello los programas de prácticas en los proyectos educativos de centro. El trabajo del alumnado en prácticas en los centros es planificado y evaluado por las instituciones universitarias, la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad, y los centros que forman las redes.

Los docentes que realizaron las funciones de supervisión y coordinación de estas prácticas se han encargado de:

  • Colaborar con el tutor o tutora universitaria y con el alumnado en la elaboración del programa individual de desarrollo del “Practicum”.
  • Facilitar al alumnado universitario el conocimiento del centro y de los distintos ámbitos y funciones del profesorado: la práctica docente, la función tutorial y la organización y funcionamiento del centro, entre otros.
  • Promover la integración del alumnado universitario en el centro educativo durante el desarrollo del período de prácticas.
  • Asesorar a los estudiantes universitarios en el desarrollo de las prácticas, especialmente en aspectos pedagógicos y didácticos, en colaboración con el tutor o tutora de la Universidad.
  • Participar en la evaluación del desarrollo de las prácticas del alumnado universitario, de acuerdo con el Plan de Estudios del Máster de cada universidad.
  • Facilitar que el alumnado en prácticas conozca el funcionamiento tanto de los diferentes órganos del centro educativo como de sus servicios complementarios.
  • Favorecer el conocimiento y, en su caso, la participación del alumnado universitario en las relaciones del centro educativo con el entorno y con los diferentes sectores de la comunidad educativa.