Juventud inclusiva en Canarias

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Juventud, desde el Colectivo Gamá se reivindica una sociedad sin estigmas, diversa, libre y empoderada, con la educación y el aprendizaje temprano como la mejor herramienta para conseguirla.

En un día tan especial no podíamos dejar pasar la oportunidad para hablar de la importancia de la prevención de la LGTBIfobia en las aulas, donde aportamos nuestro granito de arena con el proyecto “Atención a la diversidad en las aulas”.

Esta acción, que llevamos a cabo con la población infantojuvenil de la isla de Gran Canaria, busca trabajar con la juventud a través de talleres de concienciación sobre la diversidad sexual, donde se habla de orientaciones, identidades y se abordan las posibles situaciones de bullying LGTBI.

Tenemos claro que este proyecto, que lleva en marcha desde 2015, en colaboración con el Cabildo de Gran Canaria, aporta distintas herramientas con las que intervenir en la juventud, con sus familias y los propios profesores y profesoras, por lo que, como nos dice Olaia Morán, consejera de Educación y Juventud de la institución insular, “la parte más destacable de este proyecto es, por un lado, el esfuerzo que se hace para formar en diversidad sexual y la prevención de la LGTBIfobia al personal que trabaja directamente con jóvenes y la labor de asesoramiento y acompañamiento individual que desde la asociación ofrecen a la juventud que se acerca en busca de la ayuda que no se atreve a solicitar dentro de su círculo cercano bien sea centro educativo, amigos, familia…”.

De hecho, como explica nuestra técnica de Educación, Lucía Pérez, el trabajo de prevención que realizamos desde este proyecto sigue siendo necesario en las aulas, ya que no sólo queremos que conozcan las distintas realidades y sepan detectarlas, sino que queremos ir un paso más allá: que se abran a la reflexión sobre los prejuicios y estigmas que siguen persiguiendo al colectivo LGTBI hoy en día. Además, en el caso de la infancia, trabajamos para hacer entender a los niños, niñas y niñes, que todas sus realidades son igual de válidas. Estamos convencidas que trabajando esto desde pequeños, su experiencia vital será más responsable y respetuosa con la diversidad”.

En cuanto a las posibles situaciones de acoso escolar, derivadas por razón de orientación o identidad sexual, la consejera nos afirma que “los datos siguen siendo alarmantes, queda mucho trabajo por hacer y además es un trabajo cuyos frutos se ven a largo plazo, aunque ahora, gracias a acciones como esta, el profesorado está formado, sabe cómo actuar y cómo detectar este tipo de problemas. Los centros educativos tienen un protocolo de actuación y lo que para mí es la fortaleza más grande, y en la que se tiene que seguir trabajando, es la conciencia social sobre el colectivo. Por fortuna la sociedad empieza a darse cuenta de que ciertos comportamientos, expresiones y costumbres, que se repetían de generación en generación por inercia, no pueden normalizarse en una sociedad que lucha por la igualdad real”.

Por su parte, Xenia Brito Hernández, persona no binaria de 23 años y voluntaria del Colectivo Gamá, nos traslada su punto de vista del día a día y comenta que la realidad de su colectivo es “invisible. Si ya a la mayoría le cuesta entender la transexualidad, e incluso la homosexualidad, que es algo que debería ser completamente entendido, imagina la realidad de las personas no binarias. En nuestra sociedad todavía no se habla lo suficiente de las personas no binarias, por lo que, a veces, estamos sometides a comentarios ofensivos de “yo me identifico con un helicóptero, etc.”, tonterías, vaya”.

Añade, por otra parte, que hay avances y “no cabe duda de que se camina hacia la igualdad. Obvio que hay adelantos, pero no al paso que nos gustaría. Eso sí, vale más un cambio cada cierto tiempo que no dar ninguno o ir deprisa y que volvamos hacia atrás”.

Sobre esa visibilización y conciencia temprana, la consejera del Cabildo de Gran Canaria nos comenta que “por suerte esta generación de jóvenes tiene algo que no tuvieron las anteriores, tienen referentes. Personas jóvenes que viven y hablan libremente sobre su sexualidad y que ocupan puestos relevantes en la sociedad desde donde lanzan el mensaje de que hay que celebrar lo diverso. Incluso a la hora de ver campañas publicitarias, series, películas de dibujos animados, cuentos, etc. Visibilizar la diversidad es cada vez más común y hablar de ello ha dejado de ser un tabú”.

Si bien el Colectivo Gamá ha venido trabajando desde sus orígenes la LGTBIfobia en los centros educativos, el actual marco legal de Canarias, con la reciente aprobación de la Ley Trans, dota de herramientas concretas a la comunidad educativa, y a padres y madres, para impartir una educación con modelos más inclusivos y velar por la diversidad de sus hijos, hijas e hijes.

Buscar trabajo, doble batalla para las personas trans*

La población LGBTQIA+ es particularmente vulnerable a ser excluida de procesos de selección por el simple hecho de ser quienes son, algo que ocurre especialmente con las personas trans: desde utilizar los pronombres correctos hasta educarse en diversidad sexual, aún queda camino para que los procesos de selección de las empresas sean realmente inclusivos.

trans

Para muchos de nosotros, los procesos de selección de empresas pueden llegar a ser muy estresantes. El resultado es usualmente incierto, y eso conlleva mucha frustración y ansiedad. Estas reacciones se acrecientan si uno al final no es elegido para un cargo que realmente desea.

De hecho, investigaciones sugieren que es sumamente normal sentir todo un rango de emociones durante el proceso de búsqueda de trabajo, y esto es particularmente cierto cuando existen ciertos factores adicionales en juego como, por ejemplo, dificultades financieras: cuando alguien busca trabajo mientras afronta problemas económicos, pone aún más esfuerzo y persistencia en la búsqueda.

NeeducaSEX, educación sexual para el alumnado de necesidades especiales canario

‘NeeducaSEX’, un proyecto de educación sexual dirigido al alumnado de Necesidades Especiales.La iniciativa, pionera a nivel estatal, se desarrollará en los centros docentes canarios el próximo curso escolar.

La iniciativa ha sido impulsada por la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, bajo sus líneas estratégicas de promoción de la igualdad en el marco de los derechos humanos con perspectiva de género, la diversidad afectivo-sexual y la educación sexual

Así lo explicó hoy en el pleno parlamentario la titular del Departamento, Manuela Armas, quien aclaró que el desarrollo de las actividades de esta iniciativa está asociado a las concreciones curriculares de Infantil, Primaria y Tránsito a la Vida Adulta establecidas en la Orden de 10 de febrero de 2016 dirigidas al estudiantado escolarizado en Aulas Enclave y Centros de Educación Especial en el archipiélago.

Detalles de ‘NeeducaSEX’

Los contenidos que se desarrollan en el programa incluyen el autoconocimiento y valoración personal, identidades corporales, identidades de género, identidad y valoración personal, autodirección, afecto, emociones y sentimiento, relaciones interpersonales, manejo de las expresiones, gestos, deseos y conductas eróticas y sexuales, salud sexual y salud reproductiva.

Incluye, además, material didáctico, vídeos tutoriales, un espacio web adaptado a las diversas capacidades, herramientas para las familias y seminarios formativos para la mejora de la capacitación profesional del personal docente.

También, contempla el trabajo con el profesorado, alumnado, familias y personal auxiliar.

Plan de Educación Sexual

Cabe destacar que la Consejería está trabajando, en la actualidad, en el primer Plan de Educación Sexual para el Sistema Educativo Canario, que incluirá los contenidos y las estrategias didácticas necesarias para abordar la educación sexual del alumnado, en función de la edad y en todos los niveles educativos.

El documento girará en torno a una visión de la sexualidad en términos de igualdad y corresponsabilidad con especial atención a la prevención de las violencias basadas en el género y la violencia sexual, el reconocimiento de la diversidad sexual, la prevención de las enfermedades de transmisión sexual o de los embarazos no planificados.

En este momento, los esfuerzos se centran en la formulación de objetivos generales y metas y en las estrategias de actuación (ejes y líneas prioritarias de actuación). Una vez superados estos pasos, se procederá a definir los indicadores de logros para evaluar sus resultados.

«En breve se publicarán los nuevos currículos y dentro de las líneas estratégicas establecidas para su elaboración se ha incluido la perspectiva de género y la coeducación, para lo que se han diseñado unas orientaciones en las que se ha incorporado un apartado específico de educación sexual», especificó la consejera.

CANARIAS 7

El autor trans* de Solo los valientes relata su decisión de cambiar de género en su novela testimonial

Alejandro Albán, psiquiatra y escritor: “Cuando transicioné no sentí alegría. Sentí paz”

El psiquiatra y escritor Alejandro Albán, a mediados de junio en la plaza Tirso de Molina de Madrid.
Alejandro Albán jamás pronuncia ya su antiguo nombre. Hoy es psiquiatra y escritor. En su libro Sólo los valientes (Círculo de tiza), este granadino sin acento de 33 años cuenta cómo decidió convertirse en hombre y dejar atrás a la mujer que durante años habitó su cuerpo. Dice no haber sentido alegría, sino paz en el proceso. Lo describe sin ápice de rencor, sencillamente con esa nostalgia que lo llevaba a una agobiante extrañeza de sí mismo.

Pregunta. En su libro hay una total falta de rencor, ¿le salió consciente o inconscientemente?

Respuesta. Inconscientemente, de fábrica, la verdad.

P. Pues eso es que debe ser usted buena persona.

R. Gracias.

P. A veces la gente escribe para vengarse de algo, ¿usted no?

R. No. Si medito las razones por las que he escrito este libro, la venganza no es una de ellas. Más bien lo hice por una necesidad privada de expresar mi experiencia.

P. Ya ha dejado de ser privada.

R. Es lo que tiene la literatura, sirve para sacar cuestiones privadas y convertirlas en públicas.

P. ¿Para lo impúdico?

R. Yo soy muy pudoroso, la verdad, pero la novela me ha salido un poquito… abierta.

P. Condición trans, drogas, sexo… todo pecado. Hasta la psiquiatría.

R. No me gusta hablar abiertamente de ello, así que por eso lo escribo, para no dejarlo dentro. Cuando lo trabajaba, me daba cuenta de que si escondía algo, fallaban otras cosas.

P. No menciona su nombre anterior, se refiere al mismo como su antiguo nombre.

R. Algunas personas trans llaman a su antiguo nombre necronombre.

P. ¿Lo matan? ¿Está muerta aquella mujer dentro de usted?

R. No sé si está muerta o si nunca existió. A mí me cuesta pronunciar el viejo nombre. Fue una identidad no verdadera a la que me cuesta regresar.

P. Es fuerte que la mate. ¿Ni siquiera la quiere?

R. Nunca fui yo, sino una máscara, más bien. ¿Existía aquella persona o se presentaba simplemente para los demás? Yo no era capaz de interiorizar lo que los demás pensaban de mí. Y de ahí esa infelicidad crónica.

P. Trans es un prefijo que se ha convertido en sustantivo al que usted le saca muchos significados.

R. Al otro lado de… Transparente, evoca el viaje, la transición, la transformación.

P. ¿Basta transformar el cuerpo para sentirse cómodo?

R. No solo. También es importante cambiar el nombre, simplemente. Si el nombre no se corresponde contigo, te aleja de las cosas.

P. ¿Cómo se le ocurre a usted convertirse en hombre en plena crisis de la masculinidad?

R. ¡No fue una ocurrencia! Ni un deseo. Simplemente es así. Tampoco lo puedo llamar una alegría. Lo fue cuando sentía atisbos de lo que podría llegar a suceder antes de transicionar. Pero cuando conseguí mi transición plena, lo que sentí fue paz, no alegría.

P. A ver…

R. Paz como un alivio de lo negativo y un encuentro con lo positivo. Así lo viví. No se trata de que no puedas habitar tu identidad, sino de que te impidan vivir [por culpa de] una identidad que no es la tuya.

P. ¿Sigue aliviado o le decepciona ser hombre?

R. Sigo aliviado. Hay cuestiones de la masculinidad que no me afectan. No tanto por el hecho de ser trans, sino por ser gay: me siento liberado en otras cuestiones.

P. ¿Cuáles?

R. No sé, que se me vaya un poco la manita sin darme cuenta. No tengo mucha pluma, pero me he reconciliado con algunos aspectos míos que pueden resultar femeninos.

P. ¿Cómo vivió el proceso de las inyecciones? ¿Con ansiedad? Se grababa la voz para ver si se volvía más grave.

R. Esperé un mes para decírselo a determinada gente. Lo sabían mis padres, algunos amigos, pero no determinados círculos, para ver qué sucedía con los cambios.

P. ¿Cómo afrontó el asombro de quienes conocían a la mujer que pasó a ser hombre?

R. Me las apañé. Por ejemplo, les dije a ciertas personas de confianza que lo fueran contando. Aunque viví momentos incómodos.

P. ¿Y en el trabajo?

R. Empecé a trabajar más tarde, en el hospital resultaba extraño que apareciera un hombre y en la bata los pacientes vieran mi antiguo nombre. Imagínate… Me daba pánico y como la ley te obliga a estar dos años hormonándote antes de cambiarte la identidad, pues…

P. Cuatro veces ha visto a su padre llorar. La tercera fue cuando le contó que había tomado su decisión.

R. Sí, y la cuarta fue cuando vio Cinema paradiso. No sé si mi padre se equivocaba al manifestar sus reservas. Su idea era que esperara cuatro años. ¿Cuatro años? ¿Otra condena? Una vez que tomé la decisión no lo dudé jamás.

P. ¿Qué edad tenía?

R. 24, ahora tengo 33 y los percibo como si hubiese pasado mucho tiempo porque esta es mi verdadera vida.

P. ¿No se siente como un niño de nueve años?

R. En algunas cosas, sí.

Jesús Ruiz Mantilla – El País

PRIMER ESTUDIO EN ESPAÑA sobre las necesidades de las personas no binarias

Presentamos el primer estudio en España sobre las realidades de las personas no binarias.
El estudio realizado por Gorka Tobalina e Isabel López, recoge las necesidades y las demandas de las personas no binarias en nuestro país.

Bruselas denuncia a Hungría ante la justicia europea por la ley anti LGTBI de Orbán

El Ejecutivo comunitario también lleva a Budapest ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por su negativa a renovar la licencia de Klubradio, una emisora crítica con el Gobierno

Miles de personas se manifiestan en Budapest en julio del año pasado contra la ley anti-LGTBI de Orbán.
Miles de personas se manifiestan en Budapest en julio del año pasado contra la ley anti-LGTBI de Orbán

La Comisión Europea prosigue con su marcaje al milímetro de la deriva antidemocrática de Hungría. El Ejecutivo comunitario ha anunciado este viernes la decisión de llevar al díscolo vecino del Este ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por una ley que discrimina a las personas “por su orientación sexual e identidad de género”, según un comunicado emitido este viernes por la Comisión. La norma húngara, aprobada en junio del año pasado, prohíbe hablar sobre la orientación sexual en escuelas y medios de comunicación. El Ejecutivo de la Unión Europea también ha denunciado a Budapest por su negativa a renovar la licencia de Klubradio, una emisora crítica con el Gobierno. Ambos episodios suman nuevas batallas en la larga guerra por tierra, mar y aire entre Bruselas y Budapest a cuenta de los valores europeos.

La Comisión considera que la normativa húngara es un claro desafío en materia de Estado de derecho. La legislación, dice el comunicado, “viola […] los derechos fundamentales de las personas (en particular de las personas LGBTIQ)” y también “los valores de la UE”. La norma salió adelante en medio de multitudinarias protestas, que llenaron las calles de Budapest de banderas arcoiris, pero con el cómodo apoyo parlamentario del partido ultraconservador Fidesz, del primer ministro Viktor Orbán, y los votos de la formación ultranacionalista Jobbik.

El paso de acudir a la justicia no es ninguna novedad. El recurso al Tribunal de Luxemburgo es el siguiente hito en el camino del largo y tortuoso procedimiento de infracción iniciado por la Comisión en julio de 2021 contra Hungría. Ante la ausencia de una respuesta convincente por parte de las autoridades húngaras y la ausencia de medidas concretas para revertir la situación, la Comisión, que es la institución encargada de velar por el cumplimiento de los tratados de la Unión, ha decidido acudir a la justicia europea. El proceso podría acabar con sanciones multimillonarias.

“Europa no permitirá nunca que se estigmatice a partes de nuestra sociedad: ya sea por quién ama, por su edad, su etnia, sus opiniones políticas o sus creencias religiosas”, dijo la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, en una comparecencia en el Parlamento Europeo poco después de que saliera adelante la legislación húngara.

Según el comunicado, la ley húngara “señala y persigue los contenidos que promueven o representan” lo que denomina “la divergencia de la identidad propia correspondiente al sexo de nacimiento, el cambio de sexo o la homosexualidad” para los menores de 18 años. A juicio de la Comisión, esto supone la vulneración “de forma sistemática” de varios preceptos de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, como “la inviolabilidad de la dignidad humana, el derecho a la libertad de expresión e información, el derecho a la vida privada y familiar, así como el derecho a la no discriminación”. Además, el Ejecutivo europeo cree que viola las directivas sobre servicios de medios audiovisuales en cuanto a la libre prestación de servicios transfronterizos de medios audiovisuales, la directiva sobre comercio electrónico, el principio de libre prestación de servicios, el derecho a la protección de datos y la directiva sobre la transparencia del mercado único.

Budapest ha argumentado de forma habitual que su legislación es clave para proteger a la infancia. Bruselas en cambio considera que la ley contiene disposiciones que “no están justificadas en función de la promoción de este interés fundamental” o son “desproporcionadas para lograr el objetivo declarado”.

Este nuevo cañonazo llega dos días después de que la Comisión publicara su tercer informe anual sobre el Estado de derecho, un exhaustivo repaso a la situación del respeto a los valores europeos en los Veintisiete, y en el que Hungría ya se llevaba una seria andanada por sus continuos incumplimientos relacionados, entre otras materias, con la corrupción vinculada a las élites del poder y los ataques a la sociedad civil, en especial al colectivo LGBTI.

El texto sobre el Estado de derecho denunciaba el agravamiento de la situación para la sociedad civil, con “un posible efecto amedrentador” en varios países, entre ellos Hungría. En este Estado miembro, detallaba el texto, “la sociedad civil independiente sigue estando bajo presión y las organizaciones que representan a la comunidad LGBTI denuncian haber sido objeto de campañas de desprestigio lanzadas por el Gobierno, mientras que el papel del Estado en la financiación de la sociedad civil plantea dudas”.

A Hungría, contra la que la Comisión activó en abril el llamado mecanismo de condicionalidad, una herramienta para salvaguardar los fondos europeos de los incumplidores en materia de valores europeos, le reclamaba además que establezca “un sólido historial de investigaciones, procesamientos y sentencias definitivas en casos de corrupción de alto nivel”; que garantice “la independencia y la eficacia de las investigaciones y los enjuiciamientos”, además de abordar “el amplio alcance de las inmunidades de los altos cargos”. Hungría es uno de los escasos socios comunitarios que aún no ha recibido el visto bueno a su plan de recuperación contra el zarpazo de la covid, algo a lo que se sigue resistiendo Bruselas precisamente por sus incumplimientos en este campo.

El informe del Estado de derecho también daba un severo tirón de orejas a Budapest por la situación en materia de libertades de prensa, el centro de otra de las enconadas contiendas de Bruselas con el Gobierno de Viktor Orbán. “La continua publicidad estatal a los medios de comunicación progubernamentales crea un terreno de juego desigual en el panorama mediático”, señalaba el informe, que subrayaba “la preocupación” por la “independencia editorial y financiera” de los medios públicos. “Los profesionales de los medios de comunicación siguen enfrentándose a retos en el ejercicio de sus actividades, incluso con la vigilancia de los periodistas de investigación”, añadía.

Este es precisamente el campo donde la Comisión ha anunciado otro procedimiento contra Hungría. El organismo capitaneado por Von der Leyen ha anunciado este viernes que también lleva a Budapest ante la justicia europea por rechazar la renovación de la licencia de Klubradio, una de las emisoras más críticas con el Gobierno de Orbán. “Las acciones desproporcionadas y discriminatorias de Hungría impidieron a Klubradio continuar su actividad en el sector de la radiodifusión sobre la base de la frecuencia de radio”, señala la Comisión en un comunicado.

El Ejecutivo comunitario cree que “los derechos de uso de las radiofrecuencias deben asignarse sobre la base de criterios objetivos, transparentes, no discriminatorios y proporcionados”, algo que contravino Hungría. “Abordamos los ataques a los medios independientes a través de todas las herramientas que tenemos”, ha escrito en redes sociales la comisaria europea de Valores y Transparencia, Vera Jourová, al hacerse pública la decisión.

La comisaria también ha aplaudido el nuevo paso dado por el Ejecutivo contra Polonia en el enfrentamiento a cuenta de dos sentencias de su Tribunal Constitucional, emitidas en 2021, que colocaron al país al borde de la ruptura legal con la UE. Las decisiones del máximo intérprete de la constitución polaca cuestionaban la supremacía del ordenamiento jurídico comunitario sobre el nacional, uno de los pilares sobre los que descansa la arquitectura de la UE.

En concreto, la Comisión ha enviado este viernes un dictamen motivado a Polonia, el siguiente paso preceptivo en el procedimiento de infracción iniciado contra Varsovia en diciembre de 2021 por las citadas sentencias. En ellas, el órgano judicial “consideró […] que las disposiciones de los Tratados de la UE eran incompatibles con la Constitución polaca”, apunta el comunicado emitido este viernes. Polonia dispone ahora de dos meses para adoptar las medidas necesarias para cumplir la legislación de la UE. De lo contrario, la Comisión podría llevar el caso ante el Tribunal de Justicia.

Guillermo Abril – EL PAÍS