La coordinación óculo manual…

¡Hola peques !

Durante estas dos semanas hemos estado trabajando la coordinación aspecto de vital importancia y gran repercusión en el desarrollo y formación integral del niño y la niña. Nuestras actividades irán encaminadas a transformar en movimientos eficaces todas las acciones motoras. Si analizamos un determinado movimiento podemos darnos cuenta que el resultado del mismo depende de la combinación de varios músculos o grupos musculares de función opuesta pero que gracias a la coordinación van  a conseguir la precisión necesaria en el gesto para que se lleve a cabo la función requerida.

Entendemos la coordinación como una sucesión de movimientos perfectamente ordenados y estructurados, que permiten un mejor control y dominio del movimiento.

La coordinación segmentaria o específica es lo que denominamos normalmente como coordinación óculo motriz y que solemos dividir  en coordinación óculo manual y coordinación óculo pédica.

Genéricamente podemos decir que la coordinación segmentaria es el lazo de unión entre el campo visual y la motricidad fina de la mano o del pie. El objetivo fundamental de estas actividades óculo segmentarias será el desarrollar y enriquecer al máximo las posibilidades de reacción del alumnado mediante manipulaciones, prensiones y lanzamientos y recepciones de objetos con total facilidad de movimientos.

La coordinación óculo manual tiene como campo de acción la visión y la delicada motricidad de la mano y dedos. Por eso programamos muchos ejercicios de manipulaciones de objetos, lanzamientos y recepciones de pelotas de diferentes tamaños, colores y textura. Propiciaremos juegos y ejercicios de puntería y de adaptación al espacio: apreciación de trayectorias y velocidades, en las que tiene que seguir el desplazamiento del objeto con la vista. Al final del curso botará la pelota con la mano dominante, con bastante control y el próximo curso será capaz de botar el balón en movimiento.

Todas estas actividades ayudan a desarrollar las competencias social y ciudadana, autonomía e iniciativa personal y la comunicación lingüística.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.