Conceptos fundamentales de Aristóteles

TÉRMINOS DE ARISTÓTELES

 

NATURALEZA (PHYSIS).- Aristóteles distingue entre:

a)      seres naturales: tienen el movimiento por sí mismos.

b)      seres fabricados: tienen el movimiento en tanto que recibido de fuera.

Por ello sostiene que lo característico de todos los seres naturales es que se mueven, se desarrollan, se transforman, en función de una “fuerza interna”. Por tanto, la naturaleza, (physis) es el principio del movimiento y del cambio.

La noción de physis es importante en todos los filósofos griegos, pero fue Aristóteles quien con más detalle la estudió. Podemos afirmar que toda su filosofía gira en torno a este concepto, del mismo modo que la platónica lo hace en torno a la concepción de las Ideas.

En Aristóteles encontramos dos sentidos básicos del término <<natuiraleza>>, siendo el segundo de ellos más importante que el primero:

a)      La Naturaleza entendida como la totalidad de los seres naturales.

b)      La naturaleza entendida como el ser propio de las cosas (lo que las cosas son realmente). Por ejemplo, la naturaleza propia del ser humano es que es “un animal social y político”.

Tal y como hemos indicado, Aristóteles define la naturaleza como “la esencia de los seres que poseen en sí mismos y en cuanto tales el principio de su movimiento”.

Para explicar la naturaleza, Aristóteles desarrolla algunas teorías fundamentales:

–         La teoría hilemórfica (o de la materia y la forma)

–         La teoría de la potencia y del acto.

–         La teoría de las cuatro causas.

[Las anteriores teorías aparecen desarrolladas en el apartado 2 de los apuntes sobre la filosofía de Aristóteles].

 

SUSTANCIA (o SUBSTANCIA).- De acuerdo con la metafísica aristotélica es el ser independiente del cual se predican los atributos (o accidentes).

Etimológicamente sustancia procede del latín substantia, traducción del griego ousía: “lo que está debajo o subyace a algo”.

Para Aristóteles la sustancia es el sujeto en el que descansan las propiedades: el ser Sócrates, por ejemplo, del cual predicamos rasgos (propiedades o accidentes) como el ser ateniense, ser maestro de Platón, haber sido condenado a muerte, etc. Los accidentes (o propiedades de las cosas) sólo pueden existir vinculados a la sustancia; por ejemplo, no puede darse “la blancura” como tal, sino “cosas u objetos blancos”.

Además, Aristóteles concibe la sustancia como el sustrato o sujeto que no cambia, sino que permanece, a través de los cambios. Por ejemplo, somos el mismo individuo aunque nuestro aspecto varíe enormemente con el paso del tiempo; “eso que permanece” a través de todos los cambios, y que nos permite afirmar que un individuo o cosa sigue siendo el mismo a lo largo del tiempo, es lo que Aristóteles denomina <<sustancia>>.

Por otra parte, Aristóteles distingue entre:

a)      Sustancias primeras: son los sujetos individuales y concretos, compuestos de materia y forma.

b)      Sustancias segundas: Son los géneros y las especies, que tienen un carácter universal (y por ello abarcan multitud de sustancias primeras).

Por ejemplo: sustancia primera: Sócrates (individuo concreto)

Sustancias segundas: género: ser humano

especie: animal

POTENCIA-ACTO.- Mediante la teoría de la potencia y el acto Aristóteles pretende explicar el problema del movimiento. La <<potencia>> se entiende como el poder para ejercer una transformación en un objeto o la disposición para poder llegar a ser algo. El <<acto>> se concibe como el ser actual, la realidad del ser.

Si un ser antes no se movía y ahora se mueve, quiere decir que antes tenía la capacidad o el poder de moverse (tenía la potencia del movimiento), y cuando ya ha realizado el movimiento decimos que esa potencialidad se ha actualizado (está en acto). Si no existiera esta la potencialidad los seres permanecerían siempre inalterables, es decir, que sería imposible cualquier cambio o movimiento.

Así pues, en todo ser podemos distinguir:

–         lo que ese ser ya es (acto).

–         lo que ese ser puede llegarv a ser, pero todavía no es (potencia).

Por ejemplo: una semilla es un árbol o una planta en potencia; un niño es un hombre en potencia. Cuando nos encontramos ante el árbol o ante el hombre adulto decimos que las potencialidades de la semilla y del niño, respectivamente, “se han actualizado”.

Aristóteles define el movimiento en general como el paso de la potencia al acto.

 

CAUSA.- Para Aristóteles la causa es el factor o principio del que depende una cosa. Aristóteles distingue cuatro tipos de causas (teoría de las cuatro causas):

a)      causa material: aquello de lo que está hecho algo.

b)      causa formal: aquello que un objeto es.

c)      causa eficiente: aquello que ha producido ese algo (explica el <<por qué>> de las cosas).

d)      causa final: aquello para lo que exiate ese algo, a lo cual tiende o puede llegar a ser (explica el <<para qué>> de las cosas).

Para Aristóteles la causa fundamental que explica la realidad es la causa final (teleología).

Aristóteles pone el ejemplo de una escultura: supongamos que se trata de una escultura del dios Zeus hecha de bronce por un escultor para embellecer una plaza. En este caso:

–         causa material: el bronce

–         causa formal: la figura del dios Zeus

–         causa eficiente: el escultor

–         causa final: embellecer la plaza

Una idea fundamental es que para Aristóteles la ciencia consiste en el conocimiento de las causas de los fenómenos que se quiere explicar.

 

SER SOCIAL.- Aristóteles subraya que los seres humanos, por su propia naturaleza, tienden necasariamente a vivir en una sociedad políticamente organizada. Sólo los animales y los dioses pueden vivir aislados. El hombre es por naturaleza un ser social, como lo prueba su lenguaje y capacidad de razonamiento, muy superiores a las de los animales. También el hombre es una animal político, que necesita vivir en la polis (Estado).

El <<impulso natural>> del ser humano hacia su conservación y reproducción le lleva a unirse a otros: primero formando la familia, luego en la reunión de varias familias formando una aldea o pueblo, y finalmente en la ciudad o polis (Estado).

El ser humano necesita de la sociedad para satisfacer sus necesidades y poder realizar sus funciones propias (las racionales). Por ello la vida preferible para el hombre es la vida en comunidad con otros seres humanos. Para Aristóteles el Estado es una comunidad de ciudadanos, es decir, un conjunto de hombres libres que participan en los asuntos políticos (administración de justicia y gobierno), y su finalidad es promover la <<felicidad de los ciudadanos>>. (Ahora bien, para Aristóteles sólo son hombres libres los varones de las clases superiores, dejando fuera a las mujeres, los esclavos, los campesinos, artesanos, etc.)

 

FELICIDAD (EUDAIMONÍA).- Para Aristóteles la felicidad es el bien supremo del hombre. La ética aristotélica es eudemonista, pues considera que la felicidad es el fin u objetivo último del ser humano. En su obra Ética a Nicómaco (o Ética Nicomáquea), Aristóteles compara al ser humano con un arquero apuntando al blanco, donde, de la misma forma que el objetivo de aquel es dar en el blanco, el fin del hombre no puede ser otro que el de ser feliz (cualquier otra finalidad, como el dinero, la salud, etc. no es sino un instrumento o medio para alcanzar el fin supremo que es la felicidad).

La felicidad es el único fin último del ser humano, el único fin <<autárquico>> (que se basta a sí mismo). En la Ética a Nicómaco analiza Aristóteles en profundidad en qué consiste la felicidad en tanto que fin supremo del hombre.

La felicidad, según Aristóteles, consiste en una forma de vida, estable y duradera, y no en momentos concretos que sólo nos pueden dar un disfrute pasajero. La auténtica felicidad consiste para él en una tarea a realizar a lo largo de toda nuestra vida. Más concretamente, para Aristóteles la felicidad del ser humano se basa en llevar una vida conforme a la razón y la sabiduría  (puesto que lo peculiar del hombre es que es un ser racional), y guiados siempre por la virtud. Por ello considera que el hombre más feliz es el filósofo. Además de la vida basada en la razón (sabiduría) y la virtud, Aristóteles considera que para alcanzar la felicidad es necesario disponer de los bienes materiales necesarios para poder tener una vida digna (lo cual sólo se puede conseguir en el seno de la polis).

 

 

 

Hominización y Humanización

En el siguiente archivo pdf puedes encontrar las características principales de los procesos de hominización y humanización, así como una definición del concepto de cultura:

https://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoblog/johergon/files/2013/05/Hominización-Humanización.pdf

 

Concepciones de la Filosofía

EL SABER FILOSÓFICO

 <<CONCEPCIONES DE LA FILOSOFÍA>>

 Al tratar de esquematizar las distintas concepciones de la filosofía tropezamos con el inconveniente de que hay tantas concepciones de la filosofía como sistemas filosóficos, y hasta tantas como filósofos. En un intento por sintetizar las distintas formas de entender la filosofía, y sin pretender ser exhaustivos, podemos destacar las concepciones siguientes:

 

a) La filosofía como saber de saberes.- Desde esta concepción se destaca que la filosofía es un discurso de segundo orden o un discurso sobre discursos (es decir, un saber abstracto). La filosofía permite generalizar afirmaciones de ciencias particulares y aplicarlas a ámbitos más generales. También la filosofía plantea problemas que afectan a determinados supuestos de un saber dado, a sus límites o a sus pretensiones y cuestiona presuntas evidencias de la experiencia común. De este modo, las distintas disciplinas científicas se ocuparían del conocimiento y explicación del mundo (o de alguna parte de la realidad), y la filosofía constituiría un discurso de segundo orden que toma como objeto de reflexión a aquellas disciplinas.

 

b) La filosofía como concepción general del mundo.- También se concibe la filosofía como un saber absoluto y general acerca del mundo. Desde este punto de vista la filosofía consistiría en un corpus de ideas, más o menos coherentes, en el que se recogen las concepciones últimas y más generales que el ser humano sostiene en relación al mundo en el que vive. Los partidarios de esta concepción suelen considerar que hay dos niveles en la filosofía entendida como concepción general del mundo: un primer nivel constituido por el conjunto de ideas y creencias generales que los seres humanos adquirimos en los procesos de socialización; y un segundo nivel, que podemos denominar “filosofía académica” o “filosofía profesional”, que se encarga de ilustrar, es decir, de someter a la luz de la razón, aquellas concepciones globales que la gente mantiene de manera inconsciente.

 

c) Concepción positivista de la filosofía.- Desde ciertas concepciones positivistas (que toman a la ciencia como modelo de todo conocimiento) se considera que los problemas de los que actualmente se ocupa la filosofía serán en el futuro estudiados y explicados por la ciencia. Algunos partidarios de esta concepción manifiestan que los problemas tratados por los saberes científicos formaron parte, en algún momento, de los temas abordados de un modo mucho más general por los filósofos, de modo que es de esperar, según estos autores, que los temas aún tratados por la filosofía pasen en algún momento a ser objeto de las ciencias. Desde el positivismo también se considera a la filosofía como un compendio general de los resultados de la ciencia, sosteniendo que el filósofo es un <<especialista en generalidades>>.

 

 

d) La filosofía como análisis del lenguaje.- Desde la corriente de la filosofía analítica se considera que la tarea propia de la filosofía es la clarificación conceptual. La filosofía, de acuerdo con esta concepción, no es un saber substantivo (un cuerpo sistemático de conocimientos), sino únicamente una actividad: la actividad de análisis del lenguaje. Tal análisis tiene como finalidad la clarificación de los conceptos filosóficos y científicos, tratando de mostrar que la mayoría de los problemas filosóficos son pseudoproblemas (falsos problemas) creados por un uso incorrecto o inexacto del lenguaje.

 

e) La filosofía entendida como <<historia de la filosofía>>.- Desde esta perspectiva se considera que la filosofía no es sino el conjunto de problemas de los que históricamente se han ocupado los filósofos, así como las soluciones (o intentos de solución) que se han propuesto para tratar de resolver tales problemas.

 

f) Concepción postmoderna de la filosofía.- Para los postmodernos la filosofía no puede ofrecernos un saber substantivo acerca del mundo, pues conceptos como verdad, bien, libertad, belleza, etc., de los que se ha ocupado tradicionalmente la filosofía, no tienen un valor objetivo, sino que se han ido construyendo a lo largo de la historia dependiendo de las distintas sociedades, culturas y momentos históricos. Consideran que no existe la verdad en sentido absoluto, por lo cual no podemos alcanzar un conocimiento objetivo y seguro acerca del mundo. Lo más que podemos hacer, según los partidarios de esta concepción de la filosofía, es tratar de persuadir y convencer a los demás de nuestros puntos de vista, sin pretender llegar a demostraciones válidas para todos, aceptando que los distintos puntos de vista pueden ser igualmente válidos, pues no hay ningún criterio seguro que nos permita determinar qué visión del mundo es la correcta.

 

g) La filosofía como sabiduría práctica.- Desde esta perspectiva se considera que la filosofía no debe ser un saber meramente teórico, sino que la finalidad fundamental de la reflexión filosófica es la de dotar al ser humano de un conjunto de ideas y principios que le permitan afrontar las dificultades con las que a menudo tropieza en la vida. Se considera la filosofía como sabiduría para la vida, que en gran medida trata de dotar de sentido a la existencia humana. En esta concepción de la filosofía podemos situar a los estoicos y al existencialismo, ambas corrientes filosóficas que se generaron en épocas de crisis.

 

h) La filosofía como crítica de la cultura.- Para algunos autores la tarea principal de la filosofía ha de ser el análisis crítico de la sociedad y la cultura para poner de manifiesto una serie de condicionantes socioculturales, prejuicios, etc.. que aunque muchas veces no son conscientemente conocidos por la mayoría de las personas, influyen decisivamente en nuestra forma de pensar, sentir y actuar. Con ello se pretende contribuir a  producir cambios sociales y culturales que permitan superar las situaciones de injusticia social y de opresión en las que se encuentra una gran parte de la humanidad. En definitiva, esta crítica de la cultura trata de evitar que aceptemos sin más el estado actual de la sociedad, y seamos conscientes de los problemas existentes y de lo que podemos hacer para intentar superarlos.

 

Hemos de tener en cuenta que estas distintas concepciones de la filosofía no son excluyentes entre sí. Es decir, que puede haber un modo de entender la filosofía que participe de varias de las concepciones anteriores.

Lo importante aquí es percatarnos de que la filosofía problematiza aspectos de la realidad que para otras disciplinas o saberes no son problemáticos. Así, la filosofía indaga sobre su propio sentido y se pregunta <<¿Qué es la filosofía?>> . Para otras ciencias este tipo de preguntas no es relevante y por ello muchas veces no llegan ni siquiera a planteárselas.

Dilema del periodista secuestrado

El dilema del periodistasecuestrado es un famoso ejemplo de problema ético en el que el protagonista debe escoger entre dos alternativas, ninguna de la scuales es óptima desde un punto de vista moral.

Este dilema nos permite reflejar las diferencias entre importantes teorías ñeticas, como son el utilitarismo y la ética deontológica.

En el siguiente documento encontrarás este dilema y varias actividades relacionadas con el mismo:

DILEMA PERIODISTA SECUESTRADO