LAS CIGÜEÑAS BAILARINAS

Las cigüeñas bailarinas

En el colegio ya hemos finalizado el proyecto de investigación sobre «Las cigüeñas» ( todos los cursos de Educación Infantil) y las familias han colaborado enviando materiales para nuestra investigación.

¡Gracias familias! ¡ Somos un buen equipo!

En el proyecto nos han acompañado dos cigüeñas a las que les hemos puesto el nombre de sus creadoras: Ita y Bea.

Para acompañar el desarrollo del proyecto y, como no podía ser de otra manera, escribí un cuento inspirado en otro de mis cuentos favoritos para la clase.

CUENTO INSPIRADOR:

LAS JIRAFAS NO PUEDEN BAILAR

NUESTRO CUENTO:

LAS CIGÜEÑAS BAILARINAS

Una mañana de otoño la cigüeña Ita llegó volando a la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, en la isla de Tenerife.

Construyó su nido en lo alto de la Torre de La Concepción, un hermoso lugar desde el que podía observar las calles de la ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Tan contenta estaba que empezó a cantar.

Ita era una preciosa cigüeña de suaves plumas blancas con ligeros toques de negro. Su pico era largo y colorado y sus piernas tan largas que, cuando se ponía de pie en el nido, se podía ver desde todos los rincones de la ciudad.

Le gustaba mucho cantar y bailar

Cerca de la Torre de La Concepción había una academia de baile.

Ita soñaba con ir a esa academia y aprender a bailar ballet.

No era nada raro verla en lo alto del nido mover sus largas piernas al ritmo de la música que salía de la academia.

 Todas las tardes bajaba del nido y se asomaba a la puerta de la academia para mirar cómo bailaban los niños y las niñas con su tutú y zapatillas de ballet.

 Pero no podía alejarse mucho del nido porque estaba incubando dos huevos y no podía dejarlos solos a merced de los depredadores. Menos mal que Ita y su pareja el cigüeño Leopoldo compartían las tareas de incubar los huevos y limpiar el nido.

En sus viajes por el mundo, en busca de lugares más cálidos para anidar, había aprendido los bailes populares de los países que visitaba.

En el continente africano aprendió a bailar danzas africanas.

En Europa recorrió varios países. Cuando estuvo en Rusia aprendió a bailar el Kasachok. En España aprendió a bailar sevillanas, jotas aragonesas, isas canarias y otros bailes populares.

En Asia aprendió a bailar danzas tradicionales japonesas y en La India bailó al ritmo del baile de Bollywood.

Ahora Ita vivía feliz en las islas canarias y cada otoño, con su pareja Leopoldo, regresaba a su nido de la isla de Tenerife.

Pronto se enamoró de la ciudad de La Laguna y decidió criar allí a sus dos cigoñinos.

Aunque era feliz con Leopoldo en su precioso nido de la Torre de La Concepción, echaba de menos a una amiga para charlar de sus cosas. Cosas de cigüeñas.

 Un día que estaba asomada a la puerta de la academia de ballet descubrió que otra cigüeña volaba por encima de su cabeza.

Ita levantó el vuelo y siguió a la cigüeña blanca hasta su nido en lo alto del Teatro Leal.

En el  preciso instante en que Ita posaba sus largas patas en el tejado del Teatro Leal se estaba representando una obra de teatro.

Era una obra de piratas. A Ita le encantaban los piratas.

 Al observar a los actores y actrices en plena representación Ita supo, en ese preciso instante, que quería ser actriz de musicales.

Ya se veía a sí misma haciendo una obra musical, cantando con su pico su peculiar crotoreo y bailando sevillanas al ritmo de las castañuelas.

De repente oyó un canto que tan bien conocía. Era el crotoreo de una cigüeña. Siguió ese sonido tan familiar y descubrió un nido de cigüeña muy parecido al suyo.

En el nido había otra cigüeña que incubaba dos huevos grandes y blancos como la nieve.

Al verla, la otra cigüeña se asustó. Pensó que venía a robarle los huevos y se acercó a Ita para preguntarle qué estaba haciendo en su territorio.

Ita le explicó que la había seguido hasta allí movida por la curiosidad y las ganas de tener una amiga con la que hablar de sus cosas. Cosas de cigüeñas y futuras mamás.

La otra cigüeña, que se llamaba Bea, escuchó con enorme interés lo que su nueva amiga le estaba contando. Le hablaba de sus viajes y de sus deseos de aprender a bailar ballet.

Bea le contó que a ella también le gustaba mucho bailar, cantar y contar chistes y que estaba feliz y encantada de ser su nueva amiga.

Las dos cigüeñas amigas fueron juntas a clases de ballet y también aprendieron a bailar otros bailes canarios, como la isa, la polca o la danza del trigo. También inventaron una danza propia: la danza de las cigüeñas.

Un, dos, tres, cuatro. Levanto la pata derecha. Levanto la pata izquierda. Muevo las alas y doy media vuelta.

Y así, entre baile y baile, las dos cigüeñas amigas recorrieron el mundo con su espectáculo musical.

El día del estreno en el Teatro Leal de La Laguna, Ita tuvo un accidente y se quebró una pata. El veterinario se la vendó con mucho cuidado y le recomendó no apoyarla en el suelo hasta que se curara del todo.

Ita salió al escenario con una pata para arriba y otra pata para abajo pero era capaz de moverse con la misma soltura de siempre por el escenario. Aprendió a bailar con una sola pata y se le daba muy pero que muy bien.

En realidad se le daba REQUETEBIÉN

BRAVOOOOO. BRAVOOOOO

Los espectadores le gritaban BRAVOOO y aplaudían sin parar.

Ita recuperó la confianza en sí misma y voló y bailó. Bailó y voló por el escenario al ritmo de la danza de las cigüeñas.

Bea miraba a su amiga orgullosa de su hazaña y del buen equipo que hacían juntas.

Ita y Bea se quedaron a vivir para siempre en la ciudad de La Laguna y todos los otoños acuden fieles a su cita con el Teatro Leal para representar la danza de las cigüeñas.

Fueron las mejores amigas y solían comer juntas en una pequeña tasca cercana al Teatro Leal donde pedían su menú favorito: pescado salado espolvoreado de gofio, lagartijas en tempura e insectos caramelizados.

FIN

ACTIVIDADES

En el tablón de la asamblea colocamos nuestro mapa conceptual:
Lo que sé, lo que quiero saber y lo que he aprendido

El proyecto de investigación es de la editorial Santillana. Nivel 1.

A lo largo del proyecto se han llevado a cabo las propuestas didácticas de la editorial ( muy interesantes e inspiradoras) pero también hemos ido aportando nuestras propias ideas, vivencias, materiales y propuestas aportadas por las familias para el desarrollo del proyecto.

Estas son algunas de las actividades propuestas:

  1. El juego de los huevos en equilibrio.

2. Adivinanzas sobre las cigüeñas.

3. Poesías y cuentos basados en historias reales sobre cigüeñas.

4. Información y curiosidades sobre las cigüeñas.

5. Cuento personalizado con texturas.

6. Manualidades y murales sobre las cigüeñas ( con diferentes técnicas y materiales)

7. Un móvil con forma de cigüeña.

Hemos aprendido y disfrutado mucho con este proyecto de investigación.

Nuestra AUTOEVALUACIÓN ha sido muy positiva. Nos ha gustado mucho el proyecto y hemos trabajado REQUETEBIÉN.

Comenzamos el segundo trimestre con un nuevo proyecto de investigación: «El juego y los juguetes». Estamos muy motivados e ilusionados.

¿Nos ayudas en la investigación?

¿Cuál es tu juego o juguete favorito?

¿Conoces algún cuento donde los protagonistas sean juguetes? ¿Nos lo recomiendas?

Te leemos

2 comentarios

  1. Hola,

    te acabo de mandar un email.

    Enhorabuena por el excelente blog.

    Un saludo

    Pili – https://www.elblogdetubebe.com

    1. Buenas tardes:

      Muchas gracias por el comentario y tus palabras.

      Gracias por creer en la magia de los cuentos.

      Ya miro el email.

      Un abrazo.

Responder a mcanlop Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.